Honduras + 5 more

Declaración de Emergencia: SitRep nº 2 - Frontera Sur Honduras

Attachments

ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN

El ingreso de migrantes irregulares a Honduras se mantiene en ascenso, según cifras de la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO) y la municipalidad de Trojes, departamento de El Paraíso, que evidencia que el ingreso promedio en los albergues situados en Trojes y Danlí supera las 500 personas diarias. No obstante, se estima que la cifra podría ser todavía mayor debido a que existe un subregistro dada la cantidad de puntos sin control o “ciegos” por los que están ingresando los migrantes a territorio hondureño.

Estimaciones de Bruno Barahona, subcomisionado departamental de COPECO en El Paraíso, y Oscar Vasquez, regidor municipal de Trojes indican que en los últimos 9 días han ingresado al país por el paso fronterizo de Trojes unas 5.166 personas, algunos de los cuales han recibido atención en cuatro centros de acogida situados en los municipios de Trojes (Carlos Roberto Reina y Nuestra Señora del Perpetuo Socorro) y Danlí (Jesús está Vivo y Sagrado Corazón de Jesús).
La Organización Internacional de las Migraciones (OIM) en su reporte del 22 de abril refiere que entre los grupos de migrantes que han ingresado a territorio hondureño el 67% son del sexo masculino y 33% femenino, y destaca entre las nacionalidades de origen a cubanos, venezolanos, haitianos, congoleses y vietnamitas, entre otros.

El Instituto Nacional de Migración (INM) reportó que entre el 1 de enero y el 4 de abril de 2022 ingresaron al país de forma irregular 21.407 personas por diferentes puntos, unas 574 personas en promedio diariamente, que quedaron estancados en Trojes y Danlí, donde debían pagar la sanción administrativa de U$220 por ingresar de manera irregular al país, muchos de ellos no tenían dinero para realizar este pago.

Tras la situación de emergencia declarada en los municipios de Trojes y Danlí, el INM declaró el 12 de abril una excepción de pago de la multa a todos los migrantes que ingresaron al país en Semana Santa (del 13 y el 17 de abril) para contribuir a evitar las aglomeraciones en la frontera.
Adicionalmente se solicitó a los funcionarios de migración y otras autoridades facilitar el tránsito de migrantes en condición irregular que estuvieran en el territorio, en una muestra de preocupación por parte de las autoridades nacionales respecto a la situación de los migrantes.
El 15 de abril el INM informó que ha establecido un sistema de monitoreo ante la posibilidad de formación de una nueva caravana de hondureños con intenciones de viajar a los Estados Unidos, a la que se esperaba podrían unirse extranjeros que han ingresado de forma irregular a territorio hondureño.

El flujo migratorio hacia Estados Unidos podría experimentar un ascenso, después de que el Departamento de Seguridad Interna (DHS) de ese país diera a conocer el pasado 1 de abril que el Título 42 o estatuto de salud pública establecido por el gobierno de Donald Trump en 2020, que tenía suspendido el asilo para migrantes irregulares, será rescindido a partir del 23 de mayo de 2022.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) a través de su representante en Honduras, Andrés Celis, destacó, el 13 de abril, que la crisis migratoria que se registra en la frontera sur de Honduras demanda impulsar respuestas coordinadas y solidarias. Describió que existe una combinación de movimiento masivo de personas que buscan un mejor estar —migrantes—, con personas que no han podido quedarse en su lugar de origen —refugiados.

Paralelamente apuntó que hay poca capacidad de absorción y de respuesta de las autoridades y la sociedad civil frente a la movilización de personas y advirtió el riesgo que corren los migrantes que llegan a la zona, de caer o continuar bajo el control de mecanismos de traficantes de personas, vulnerabilidades y riesgos en materia de libertades y derechos sexuales.