Honduras

Cluster de Educación Honduras: Estrategia de Respuesta a la Emergencia Eta-Iota (Agosto 2021 - Agosto 2022)

Format
Appeal
Sources
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

PRESENTACIÓN

El derecho a la educación es un derecho que se ve particularmente afectado en las emergencias, al ser un derecho habilitante impacta sobre un conjunto de derechos que ponen en alto riesgo a la comunidad educativa y de ella en particular a los niños, niñas y adolescentes, llevándonos a la necesidad de prepararnos para mantener la continuidad de la escolaridad en cualquier circunstancia adversa que se presente. En Honduras dos huracanes, “Eta e Iota”, azotaron a la población;sus viviendas, medios de vida y servicios se vieron afectados. Es importante resaltar que los efectos de los dos huracanes han sido más devastadores que el huracán Mitch (1998), dejando consecuencias humanitarias para millones de ciudadanas y ciudadanos hondureños.

Poco más de 600 Centros educativos fueron utilizados como albergues y de ellos a casi diez meses el 1.5 % aún continúa ocupado y el resto en progresiva recuperación de infraestructura; más de 300 mil niños impedidos de continuar su escolaridad siendo sus profesores también afectados. Este escenario se ve agudizado en las zonas de afectación por huracanes debido a la presencia del SARS COV 2 (COVID19) y se generaliza en todo el país hasta la fecha, presentándose un cierre de las escuelas “generalizado y prolongado”. A partir de marzo del 2020, luego de un mes y medio de desarrollo de actividades educativas, se suspendieron las clases presenciales para poco más de 1 millón 850 mil estudiantes,situación que aún continua con graves consecuencias en el aprendizaje, el desarrollo y la salud emocional. Aproximadamente hace tres meses los centros educativos del Departamento de Ocotepeque, donde hubo poca afectación por las TTEI, habrían retomado actividades escolares. Mientras en otros departamentos afectados por las TTIE y por el COVID, más de un centenar de escuelas están desarrollando actividades educativas por decisión y acuerdo de padres de familia y maestros. En estos departamentos como Yoro, Francisco Morazán y Santa Bárbara, cada escuela ha hecho uso de recursos diversos para atender a los estudiantes en semi presencialidad.

La continuidad de la educación en emergencias es vital, porque crea y sostiene entornos seguros para los estudiantes posibilitando el acceso y demanda de otros derechos; además de desarrollar capacidades para enfrentar el impacto de las crisis. Dicha continuidad depende principalmente en la coordinación y armonización de los actores involucrados en alianza con el Estado, la cooperación internacional, los organismos no gubernamentales nacionales e internacionales y la comunidad educativa; para tal efecto el Clúster de Educación desarrolla la “Estrategia de Respuesta del Sector Educativo” que implica el alineamiento a los objetivos sectoriales nacionales de largo plazo y los sistemas existentes para que los niños, maestros, padres de familia, comunidades y la infraestructura escolar estén mejor preparadas para hacer frente a emergencias y respondan adecuadamente.