Honduras + 7 more

Centroamérica: Temporada de Huracanes 2020 Reporte de Situación No. 3 (Al 16 de noviembre de 2020, 8:00am EST)

Format
Situation Report
Source
Posted
Originally published

Attachments

Este reporte ha sido elaborado por OCHA en colaboración con los socios humanitarios. Cubre el periodo comprendido entre el 10 al 15 de noviembre de 2020. El próximo reporte se publicará alrededor del 18 de noviembre.

PUNTOS CLAVES

Millones de personas en Centroamérica que aún sufren los efectos del impacto de Eta se enfrentan a la amenaza de un segundo gran huracán en menos de dos semanas con la inminente llegada de Iota, que se prevé que entre potencialmente como una posible tormenta de categoría 5 para el 16 de noviembre en la noche, siguiendo prácticamente la misma trayectoria Eta.

• Iota llega a medida que las autoridades nacionales y las organizaciones humanitarias continúan llegando a comunidades previamente aisladas, especialmente en Honduras y Guatemala, para responder y obtener información sobre sus necesidades. Esta restauración gradual de acceso está revelando la magnitud preocupante del impacto de Eta y los efectos devastadores que Iota puede provocar en estas comunidades.

• Mientras que las organizaciones humanitarias siguen realizando esfuerzos de respuesta en las comunidades afectadas, los informes procedentes del terreno muestran unas condiciones alarmantes de albergue debido al hacinamiento, los incidentes de violencia, la violencia de género y la separación de las familias, el acceso limitado al agua potable, los alimentos y a la protección y las inadecuadas medidas de prevención de la COVID-19, situaciones que probablemente Iota agrave aún más con las evacuaciones preventivas y la alta probabilidad de que se produzcan estadías más prolongadas tras una tormenta con la intensidad proyectada por Iota.

4,9M Personas afectadas en todo Centroamérica y México

3M Personas afectadas en Honduras

900K Personas afectadas en Guatemala

55,3K Personas en albergues Honduras

17,6K Personas en albergues Guatemala

PANORAMA DE LA SITUACIÓN

Millones de personas que sufren las consecuencias de Eta están ahora a punto de enfrentarse a una segunda gran tormenta en menos de dos semnanas, con el huracán Iota que se dirige a las costas caribeñas de Centroamérica con una trayectoria prácticamente idéntica a la de Eta y que presenta un escenario potencialmente catastrófico tras su entrada proyectada como una tormenta de categoría 5. Iota, la trigésima tormenta con nombre de la temporada de huracanes del Atlántico de 2020, es actualmente un huracán de Categoría 4 con vientos sostenidos máximos de 245 km/h y se prevé que traerá lluvias de hasta 400 mm en Honduras, el norte de Nicaragua, Guatemala y el sur de Belice.
Estas condiciones provocarán inundaciones repentinas y peligrosas, así como deslaves en zonas de mayor altitud, riesgos que se agravan por la elevada saturación de los suelos a causa de Eta.

La amenaza que supone un segundo gran huracán es de suma preocupación para Honduras y Guatemala, donde las autoridades y las organizaciones humanitarias aún están realizando evaluaciones que siguen revelando la magnitud del impacto de Eta en millones de personas de cara a la llegada de Iota. Los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales y los equipos de las Naciones Unidas siguen enfocando sus esfuerzos en superar las graves limitaciones de acceso y a llegar a las comunidades afectadas, además de recopilar información más amplia sobre sus necesidades.

Las progresivas mejoras en el acceso también han aumentado el número de personas afectadas, de muertos y de personas en albergues. La agencia de protección civil de Honduras, COPECO, reporta ahora 3 millones de personas afectadas, 1 millón más que las cifras reportadas la semana anterior. En Guatemala, las 900.500 personas damnificadas por Eta son casi el triple de las cifras reportadas durante el mismo tiempo. Además, Honduras informó el 12 de noviembre que hay cerca de 103.000 personas aún aisladas a causa de Eta. Varios pueblos del norte de Guatemala, en su mayoría indígenas, siguen aislados debido a las inundaciones y los deslaves. Además, hay informes que indican que pueblos enteros han quedado completamente enterrados.

Tras la solicitud de Honduras para asistencia humanitaria internacional, se desplegó en Honduras un equipo de las Naciones Unidas para la evaluación y coordinación en caso de desastre (UNDAC) para ayudar al Gobierno y a las comunidades a evaluar las necesidades y coordinar la respuesta; el equipo de UNDAC ya está en San Pedro Sula, en el departamento de Cortés, uno de los focos de afectaciones. Guatemala también hizo una solicitud para asistencia de parte de organizaciones internacionales y apoyo bilateral el 11 de noviembre.

Mientras los socios humanitarios continúan dando una respuesta inmediata centrada en garantizar el acceso al agua potable, el saneamiento y la higiene (WASH), la seguridad alimentaria, la salud y la protección, la situación en los albergues de Honduras y Guatemala están causando mucha preocupación, puesto varios informes que señalan decenas de miles de personas enfrentándose a condiciones extremas sin disponer de espacios adecuados, de medidas de prevención o de equipos de protección para COVID-19, de acceso a los servicios de WASH o de seguridad alimentaria.

Los datos oficiales ya muestran que los casos notificados de COVID-19 en todo Honduras han aumentado en 2.100 casos entre el 6 y el 13 de noviembre, y se espera que haya más en los próximos días, mientras que los albergues de la capital, Tegucigalpa, tienen una tasa de pruebas positivas del 33 por ciento, según el Ministerio de Salud. Los informes de las evaluaciones intersectoriales en curso en Guatemala, donde se han notificado 17.500 casos en los albergues oficiales, confirman también las altas tasas de pruebas positivas de COVID-19.

También hay informes desde terreno procedentes de diversas zonas de Honduras en los que se indica la presencia y control de organizaciones criminales, la violencia, la violencia de género (VBG) y la separación de familias, donde se reportan más de 44.000 personas en los albergues. Además, las autoridades hondureñas, que aún están respondiendo a los efectos de Eta en al menos 745 comunidades en 155 de los 298 municipios, ordenaron evacuaciones de zonas de riesgo ante la llegada de Iota, aumentando el número de personas albergadas por encima de las cifras actuales.
Guatemala se prepara para Iota después de que 10 de los 22 departamentos declararon un estado de calamidad por Eta. En el norte de Nicaragua hay comunidades indígenas vulnerables que todavía están sufriendo los efectos de Eta, mientras que en el sur de Belice continúan haciendo frente a las aguas que aún no se retiran y que han afectado a entre 50.000 y 60.000 personas. Las peligrosas condiciones meteorológicas relacionadas con Eta e Iota ya han afectado a unas 224.000 personas en cinco departamentos del norte de Colombia. El Salvador, Costa Rica y Panamá ya han emitido alertas en todas las provincias. Aunque México no se encuentra directamente en la trayectoria proyectada de Iota, los estados surorientales de Chiapas, Tabasco y Veracruz recibieron fuertes lluvias entre Eta y un frente frío que afectaron al menos a 238.500 personas.

Iota se formó después de que la tormenta tropical Theta se formara en el Atlántico Norte como la 29ª tormenta con nombre, haciendo que la temporada de 2020 superara un hito sin precedentes para convertirse en la temporada de huracanes más activa registrada en la historia.

UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs
To learn more about OCHA's activities, please visit https://www.unocha.org/.