Honduras

Boletín de Alerta No. 024-2016 Alerta roja en Choluteca

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

El nivel máximo de alerta por 24 horas se declara en la ciudad de Choluteca, la Comisión Permanente de Contingencias, Copeco, toma la determinación para que la ciudadanía se sume a los trabajos de los cuerpos de primera respuesta, que evacúan, atienden y rescatan en diferentes zonas que resultaron inundadas por las últimas lluvias.

Se solicita a todos los Comités de Emergencia en sus diferentes niveles, coordinar acciones de respuesta, con especial énfasis en la habilitación de albergues en los lugares requeridos y la facilitación logística para que fluya la asistencia humanitaria.

ALERTA VERDE.

Consecuente a la persistencia de una vaguada el Comité de Copeco, mantiene desde el mediodía de ayer, ALERTA VERDE para COPÁN, SANTA BÁRBARA, YORO, OLANCHO, OCOTEPEQUE, LEMPIRA, INTIBUCÁ, LA PAZ, COMAYAGUA, FRANCISCO MORAZÁN, EL PARAÍSO y VALLE, vigente hasta el mediodía de mañana viernes.

El pronóstico del Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos) de Copeco, advierte de la persistencia de lluvias en esas zonas, sobre todo en la tarde noche, producto del transporte de humedad del Pacífico.

Aunque en algunos sectores las lluvias no sean significativas, debido al nivel de saturación de agua en el suelo, la alerta establece el monitoreo de áreas con riesgos de deslizamientos o desprendimientos de rocas, así como las crecidas de afluentes vinculadas a lluvias en cuencas altas.

En ese sentido, el Sistema de Alerta Temprana (SAT), enfatiza que se deben suspender actividades de trabajo o esparcimiento en ríos y quebradas cuando se observe crecimiento, así como no cruzar ningún afluente en aumento.

Aunque la cuenca del río Choluteca baja su nivel de alerta a VERDE, se solicita a la población continuar en monitoreo ante cualquier crecida súbita.

La población en general debe tomar las medidas de prevención: limpiar cunetas y tragantes, podar árboles, asegurar techos u objetos que se puedan desprender por los fuertes vientos, vigilar el entorno de sus viviendas para detectar posibles deslizamientos de cerros y muros; también debe ponerse a resguardo ante tormentas intensas, actividad eléctrica, así como salir de lugares aledaños a corrientes de agua crecientes.