Haiti

Cooperantes cubanos laboran sin cesar en Haití

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original
Raymundo Gómez Navia (enviado especial de la AIN)

Puerto Principe, 16 ene (AIN) El doctor Carlos Alberto García, coordinador de la cooperación médica cubana en Haití, informó hoy que el personal cubano de la salud labora sin cesar en varios centros hospitalarios en esta capital, luego de la crítica situación creada por el sismo.

Los galenos, enfermeras y demás trabajadores de la salud, con el apoyo de los colaboradores de la pesca y otras ramas trabajan día y noche, y los equipos de cirugía laboran más de 18 horas, en una situación muy compleja para atender al pueblo haitiano.

Un grupo importante despliega su actividad en los departamentos cercanos (Aquin, Okay y otros), pues la demanda sobrepasa los servicios que hasta ahora se brindan.

Desde las siete de la mañana de este miércoles se logró abrir el Hospital Universitario en Delmas 33, uno de los dos hospitales más importantes de esta ciudad y que el día anterior estaba prácticamente colapsado, sin médicos y recursos para funcionar.

Los hospitales conocidos como Rennaissance y Ofatma son otros dos centros donde se encuentran los especialistas cubanos, todos con la aglomeración de centenares de casos pendientes de cura y operaciones.

La heroicidad conque labora el personal cubano es impresionante, como también lo son los trágicos testimonios de cuanto ocurre en las calles de esta capital, como el de un niño que llegó al hospital universitario rescatado por las brigadas de salvamento después de permanecer tres días bajo los escombros.

El menor, nombrado Nixon y a quien los especialistas cubanos brindan toda su atención para mantenerlo con vida, sobrevivió al derrumbe de su vivienda gracias a la acción protectora de su padre, quien se tendió encima de él y amainó con su cuerpo el impacto de la mole de bloques y cemento, hasta morir.

También se informó que se han incorporado médicos haitianos, y otros de la cooperación española y chilena, quienes han solicitado trabajar junto con los cubanos, mientras que algunos aseguramientos se han recepcionado y se espera un segundo envío procedente de Cuba.

La situación en la capital haitiana es sumamente crítica, y al tétrico panorama de los derrumbes se suman los centenares de cadáveres que permanecen insepultos en las calles o bajo los escombros, lo cual -según el doctor García- puede complicar la situación epidemiológica.

Haití: crónica de la tragedia

Raymundo Gómez Navia

Puerto Príncipe, Haití, 16 ene (AIN) El doctor Gonzalo Estévez Torres, epidemiólogo y segundo responsable de la brigada médica cubana, bien sabe de la tragedia que vive Haití tras el sismo.

En medio de la anormalidad habitual de este sufrido pueblo, unas horas antes parecía como si los primeros días del nuevo año profetizaran tal vez mejores tiempos.

"A las seis de la tarde del martes funesto ya estaban repletos de heridos estos portales", dice el galeno cubano.

"Entonces - recuerda afligido- sólo contábamos con dos o tres médicos y un clínico, y empezaron a trabajar sin desmayo: llegó Elíades, después otro médico, y luego otro más... y así, poco a poco, aumentó el personal cubano y ya sobre las ocho de la noche habíamos montado el punto de recepción en dos tiendas de campaña.

"Trabajamos en condiciones extremadamente difíciles. Fíjate en que este lugar no es un hospital ni una instalación médica, sino alojamientos y locales de la misión médica cubana, ubicada a escasos metros del derruido Palacio de Gobierno.

"Por supuesto, comenzaron a llegar heridos de todo tipo, muchos con fracturas completas, incluso con el fémur afuera, para los que no contábamos todavía con una solución viable.

"Terminamos de montar la tercera tienda de campaña alrededor de las cinco de la mañana del miércoles; así fue como pudimos instalar un salón de operaciones emergente en una de ellas, y a esa altura atender a más de 400 personas".

Resulta difícil sobreponerse ante tan dantesco panorama; aun así el doctor Estévez Torres explica cómo tras el sismo, siguió justo el momento conocido como Síndrome de la inactividad o de la desorientación, en que las personas son incapaces de hacer algo por ellas mismas o por los demás, aunque siempre hay sus excepciones.

"Después, añade, viene una fase de autoprotección, en que los individuos buscan atenderse ellos mismos, mejorar su status y resolver sus problemas. Luego, es que el ser humano alcanza cierta capacidad de ayudar a los demás, que es en definitiva lo necesario, lo que provocará el cambio.

"Hasta tanto la población no se percate que debe empezar, por ejemplo, a quitar escombros u ordenar el medio donde está viviendo -agrega- no habrá rebasado las consecuencias del terremoto.

"Para este pueblo, carente de recursos y con una pobreza extrema, ese período podría ser largo. Pero se debe tener en cuenta que, en la medida en que esa etapa se alargue, pueden desencadenarse otros acontecimientos: por ejemplo, un siniestro en alguna otra nación, en que la atención de ayuda humanitaria podría centrarse en ese último lugar, como hemos visto en otras ocasiones.

"Entonces, puede ser fatal para el pueblo haitiano un período demasiado largo de falta de reacción.

"Ese, afirma Estévez, es uno de los aspectos que nos proponemos trabajar con mayor énfasis entre los alumnos haitianos de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), quienes seguramente atenderán los numerosos puntos de concentración poblacional y, por tanto, deberán persuadir a los pacientes de cómo enfrentar el problema, por demás difícil en extremo, que tienen por delante".

Esta panorámica que explica el galeno cubano, fácil de describir teóricamente pero difícil de asumir en medio de las tensiones, es cuanto se refleja, en gran medida, cuando se recorren las calles y ruinas aún en pie de Puerto Príncipe.

Esta ciudad, arruinada ahora por la fuerza telúrica, es la que antaño desandaron los rebeldes que sublevaron al país para hacer la revolución, u hombres de la sensibilidad de Alejo Carpentier, capaz de concebir en ese escenario novelas imperecederas como El reino de este mundo.

Miembros de un equipo europeo de rescate, realizaban sus operaciones de búsqueda en una edificación derruida. Operadores de sonido rastreaban con sus equipos el lugar donde un perro marcaba la presencia humana debajo de los escombros. En la acera de enfrente medio centenar de personas miraban, aturdidas aún, la escena. Nadie ayuda, nadie aporta, son como "zombis" a lo que se les pide esclarecer la búsqueda.

Es fácil desde afuera de la trama: si todos se ponen a quitar un pedazo de bloque, cabillas y escombros, el rescate será más rápido.

Sin embargo, parece la tarea más difícil, acaso larga, de este mundo. Pero al final aflorará aquella sentencia de Ti Noel en el Reino de este mundo: el hombre es imponerse tareas, es mejorar lo que es.

Registran en Haití réplica de sismo de 4,5 grados

La Habana, 16 ene (AIN) Una réplica de 4,5 grados de magnitud se registró hoy en Haití, con lo cual aumentaron a 44 esos fenómenos asociados al potente terremoto que asoló a la capital de ese país el martes anterior.

El Instituto Geológico de Estados Unidos informó que los movimientos telúricos registrados en Puerto Príncipe, la capital haitiana, se han manifestado de manera frecuente con una intensidad entre los 4,4 y 5,9 grados.

Ese centro científico reportó en la noche del viernes un temblor de 4,7 grados, cuyo epicentro fue localizado a 75 kilómetros al oeste de Puerto Príncipe, completamente destruida y con miles de edificaciones derrumbadas, indica la agencia de noticias Prensa Latina.

El sismo del martes causó más de 50 mil muertos, 250 mil heridos y un millón 500 mil personas sin techo.

Unos 30 países colaboran en la ayuda a los damnificados, según reportes internacionales.

Países caribeños coordinan ayuda a damnificados en Haití

La Habana,16 ene (AIN) Países caribeños coordinan su ayuda a la población de Puerto Príncipe, tras el devastador terremoto que el martes último azotó a la capital de Haití.

La Comunidad del Caribe (CARICOM) analiza la contribución de sus socios para ofrecer asistencia sanitaria a los sobrevivientes del sismo, que dejó más de 50 mil muertos, 250 mil heridos y un millón 500 mil personas sin techo.

Según la agencia de noticias Prensa Latina, el aporte de los 15 gobiernos miembros se movilizará mediante la Agencia regional de Manejo de Emergencias y Desastres, la cual organizará y ejecutará las operaciones humanitarias de la zona en esa isla.

Los integrantes de CARICOM activaron sus planes nacionales de urgencia para sumarse a la respuesta del bloque integracionista, y sus sectores estatales y privados recolectan financiamiento que será entregado a la Cruz Roja de cada territorio, encargada de transferir los fondos.

Jamaica, por su parte, aceptó recibir en sus hospitales a heridos del sismo y prepara las condiciones en las zonas costeras de Portland y Saint Thomas, los puntos más cercanos con Haití, ante un posible flujo migratorio.

Ese país, convertido en el centro operativo de CARICOM, brindó el aeropuerto internacional Norman Manley, de Kingston, su capital, para facilitar la llegada de las donaciones de la comunidad internacional .

Granada, en tanto, donó 100 mil dólares y la aerolínea LIAT ofreció un avión y pilotos para transportar los suministros de la Comunidad.

Por su parte, CARILEC, la asociación regional de compañías eléctricas, está dispuesta a incorporar especialistas para restaurar el servicio energético en Haití, y Belice trasladará personal de salud, rescate y salvamento.

El gobierno de Dominica aportará botellas de agua, alimentos y medicinas y negocia con Venezuela la prestación de servicios de un buque para la futura transportación de ayuda humanitaria.

Entretanto, la Federación Internacional de la Cruz Roja informó en Ginebra que una caravana de 10 camiones partió hoy de República Dominicana con rumbo a la vecina Haití, destinada a aliviar la lenta distribución existente desde el congestionado aeropuerto de la capital haitiana, dice la AP.

Trabajadores de la Cruz Roja noruegos, fineses, españoles, daneses y japoneses partieron con un hospital de campaña de 50 camas, equipos para cirugía y una unidad de comunicaciones de emergencia y esperaban llegar esta tarde a Puerto Príncipe.

Por su parte, la agencia española EFE reporta desde Montevideo que la empresa estatal de agua potable de Uruguay (OSE) donó dos plantas potabilizadoras.

Cada planta puede producir 20 mil litros de agua potable por hora, aseveró Daoiz Uriarte, secretario general de OSE, quien agregó que se gestiona con las Naciones Unidas la mejor forma del envío.

Haití fue sacudida el martes pasado por un potente temblor, cuyo epicentro fue localizado a 15 kilómetros al suroeste de Puerto Príncipe, con una profundidad de 10 kilómetros.