Guatemala + 2 more

Sistemas de alerta temprana contribuyen a reducir impactos de la sequía

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Mil millones de personas fueron afectadas por la sequía entre 1995 y el 2015 en el mundo, una cuarta parte de todas las personas afectadas por algún tipo de desastre relacionado con el clima a nivel global. En las últimas décadas los eventos de sequía han ocurrido con mayor frecuencia y se prevé que la tendencia aumente en los próximos años y décadas.

Estos temas fueron abordados en la segunda sesión de la jornada de capacitaciones sobre estrategias de sequía para Guatemala, Honduras y Nicaragua, de cara a la formulación de una política nacional y regional, en la que participan representantes del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

El proyecto busca aumentar las capacidades y conocimientos para la reducción de desastres por inundaciones y sequías. El evento es organizado por la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD), un organismo del Sistema de Integración Centroamericana.

Celina Kattan, representante de Global Water Partnership (GWP), organización involucrada en la gestión de recursos hídricos y que dirige la capacitación, explicó que la sequía puede representar pérdidas y daños mayores a los que se han podido cuantificar.

“En 2018 la sequía fue imprevista en Centroamérica debido al enfriamiento súbito en el Atlántico Norte. En Guatemala 1.5 millones de personas fueron afectadas y en todo Centroamérica 2.5 millones”, añadió Kattan.

La experta señaló que en las próximas décadas se prevé que la sequía aumente en frecuencia, severidad, duración y extensión. “Se verá lluvias más intensas en periodos más cortos, esto aumentará las inundaciones”, pronostica Kattan.

Alerta temprana

Durante la capacitación sobre estrategias de sequía para Guatemala, Honduras y Nicaragua, se discute sobre la imposibilidad de controlar que ocurran sequías, pero los impactos sí pueden mitigarse mediante estrategias.

Uno de los recursos para disminuir el impacto es el monitoreo de sequías y alerta temprana, que son la base para políticas efectivas que adviertan las condiciones inminentes del fenómeno climático.

Rodney Martínez, integrante de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), añadió que las sequías causan más muertes y desplazan más personas que cualquier otro fenómeno.

En Guatemala se espera que la canícula o sequía comience en la última semana de julio y se extienda hasta la quincena de agosto. El MARN tiene en ejecución el proyecto de Adaptación al Cambio Climático en el Corredor Seco, que es un empoderamiento a las comunidades y la mejora de sus prácticas agrícolas para reducir los impactos de la sequía.

Además, se realizan semanalmente jornadas de reforestación y fortalecimiento de los bosques, principalmente en las cuencas de las fuentes de recarga hídrica que surten a las comunidades.