Respuesta amplia y coordinada marcó acción de Gobierno ante drama humano causado por trágica erupción del volcán de Fuego

Report
from Government of Guatemala
Published on 13 Jan 2019 View Original

Rodrigo Pérez

Ciudad de Guatemala, 14 ene (AGN). El Gobierno de Guatemala desplegó un amplio esfuerzo interinstitucional en diversos frentes de trabajo para atender y aliviar la tragedia provocada por la erupción del volcán de Fuego, ocurrida el 3 de junio.

Walter Monroy, subsecretario de Gestión de Riesgo de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) y director de los procesos de recuperación, dijo que hubo una “articulación de esfuerzos” a partir de la “herramienta que tenemos como país”: el “Marco Nacional de Recuperación”.

La respuesta efectiva de la administración que lidera el presidente Jimmy Morales incluyó el desembolso de 243.6 millones de quetzales para atender a los damnificados por el fenómeno natural en los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango.

De ese monto 188.9 millones de quetzales fueron asignados a siete proyectos de reconstrucción y mejoramiento de carreteras y puentes vehiculares, con sus respectivas empresas supervisoras, para un total de 5.63 kilómetros de red vial.

También fueron asignados 39.6 millones de quetzales a hospitales y áreas de salud de los tres departamentos afectados para que se atendiera a los damnificados y heridos.

Otros 6.1 millones de quetzales fueron invertidos por el Ministerio de Educación (Mineduc), en 25 aulas móviles para atender a 1.930 escolares de preprimaria y primaria, a fin de que no se interrumpiera su ciclo lectivo.

Además, el año cerró con una erogación de 9 millones de quetzales para ofrecer asistencia económica temporal y para la reactivación económica local y se proyecta, en 2019, una inversión de 16.2 millones de quetzales con este fin. Los montos de asistencia a las familias damnificadas oscilan entre 3.000 y 3.500 quetzales, de acuerdo con un censo respaldado por el Registro Nacional de las Personas (Renap).

Servicios y operaciones de búsqueda

La amplia respuesta dada por el Gobierno de Guatemala a la tragedia también incluyó 450 operaciones de búsqueda y rescate. Estas fueron coordinadas por el Ministerio de la Defensa y en ellas participaron cuerpos de socorro e instituciones de respuesta.

A ello se suman 16 proyectos de movimiento de tierras, remoción de obstáculos, limpieza y supervisión para la rehabilitación y paso por la ruta Nacional 14. Los trabajos incluyen puentes, áreas adyacentes y fueron programados por el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV).

Se llevaron a cabo 20.052 consultas médicas brindadas por el Ministerio de Salud a damnificados. Además, se atendió a 58 personas en estado de gravedad y realizó las gestiones para que 13 pacientes fueran atendidos en el extranjero.

Se construyeron, a través del Ministerio de la Defensa, 268 Albergues de Transición Unifamiliares (ATU) y 2.163 personas fueron trasladadas a éstos, en Escuintla y Sacatepéquez.

En tanto que la Policía Nacional Civil (PNC), desplegó a las áreas afectas por la erupción del volcán 4.256 agentes para que realizaran tareas de seguridad.

La erupción dejó 256 personas desaparecidas, al menos 203 fallecidas, 3.306 albergadas y 1,7 millones de afectadas en los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango, de acuerdo con la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

A ellas se suman 186 viviendas destruidas y 750 en riesgo. Además, una carretera destruida y cinco afectadas y dos puentes destruidos.

Esfuerzos articulados

“Los resultados son satisfactorios, porque si bien no hemos resuelto todos los temas debido a la magnitud del desastre, hemos dado pasos importantes y atendido las necesidades básicas de la población afectada, superando retos de todo tipo para lograrlo”, dijo Monroy a la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN).

Explicó que el trabajo se desarrolló mediante la “articulación de esfuerzos” a partir de la “herramienta que tenemos como país”: el “Marco Nacional de Recuperación”, que “dicta todas las acciones que el Ejecutivo debe coordinar y apoyar para lograr un proceso de recuperación efectivo e integral”.

Este proceso comprende la recuperación de la economía local, apoyo psicosocial, ferias de empleo, dotación de agua, aguas residuales, entre otros temas, explicó.

Citó como ejemplo principal la educación para los niños. “Nunca en lo que tengo de memoria en los nueve años de trabajar en la institución recuerdo haber visto el montaje de un campamento con el tipo de servicios que se tienen, tales como la escuela, que, incluso, tiene mejores instalaciones que otras que administra el Ministerio de Educación y que se edificó con módulos prefabricados”, comentó. De igual manera, se refirió al aspecto de la salud. “La verdad es que el proceso es bastante integral y se ha realizado de manera satisfactoria. Tal vez no a una velocidad como la que nosotros los técnicos quisiéramos, generalmente por falta de recursos, pero sí representa uno de los procesos de recuperación mejor atendidos y direccionados”, destacó