Guatemala

La República de Guatemala: 2020 Huracanes Eta e Iota - Llamado urgente de asistencia

Format
Appeal
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Para asistir a 110 000 personas

La FAO requiere 4 millones de USD

Periodo: Diciembre 2020–noviembre 2021

Síntesis

América Central se ha visto gravemente afectada por una temporada de huracanes sin precedente, con el Huracán Eta, de categoría 4, azotando la región a 225 km/h a principios de noviembre, seguido por el Huracán Iota, de categoría 5, dos semanas después. Las lluvias repentinas, los fuertes vientos, las inundaciones y las marejadas que han provocado estos huracanes han afectado a un total de aproximadamente cinco millones de personas en América Central y México, que ya estaban siendo severamente afectadas durante años de patrones de clima erráticos y, más recientemente, por los efectos de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), dando lugar a posibles efectos catastróficos.

Hasta la fecha, alrededor del 24% de la población afectada se encuentra en Guatemala, con más de 1,2 millones de personas en las regiones del norte y el noreste del país que enfrentan situaciones de desplazamiento y de pérdida de vidas, hogares, bienes productivos y medios de vida, impactando así la agroindustria, la silvicultura, la ganadería, la producción de cultivos (café, frijol, frutas, maíz y verduras) y la pesca artesanal. Los huracanes azotaron al país al inicio de la nueva temporada de siembra y, si las lluvias continúan, es probable que los cultivos de frijol y maíz sufran daños irreparables, especialmente en la parte este de Guatemala, provocando así pérdidas significativas de cosechas. El sector ganadero también ha sido afectado con la pérdida de animales, y alrededor de 4 432 familias se han visto afectadas en los Departamentos de Alta Verapaz y Quiché.

El daño a la agricultura, la ganadería y los medios de vida rurales podría empeorar aún más la situación de inseguridad alimentaria en el país en un momento crítico, teniendo en cuenta la segunda temporada de siembra que se aproxima y la temporada de escasez, cuando las existencias son tradicionalmente bajas. Muchos de los hogares también han perdido sus reservas de alimentos y corren el riesgo de enfrentarse a una inseguridad alimentaria aguda. La vulnerabilidad de las comunidades indígenas en particular se ha visto exacerbada debido a los daños en carreteras y puentes, concretamente en la región metropolitana y en el Departamento de Petén, así como en el Departamento de Alta Verapaz, uno de los más afectados y cuya población es predominantemente indígena (89.7%). Se espera también que el desempleo y la pérdida de ingresos incrementen.

En un país donde 3,7 millones de personas padecen inseguridad alimentaria grave en niveles de crisis o peor (Clasificación Integrada de las Fases de la Seguridad Alimentaria, octubre de 2020), los efectos de Eta e Iota han empeorado aún más la situación, por lo que son necesarias medidas urgentes para facilitar el apoyo de emergencia a los medios de vida de las poblaciones más vulnerables.

Análisis de la situación

1,2 millones de personas afectadas en la regiones norte y noreste

Daños en 119 913 hectáreas de tierras cultivadas (frijol y maíz)

126 812 animales perdidos (aves, cerdos, ganado, peces y pequeños rumiantes)

11 departamentos con riesgo de derrumbes e inundaciones a raíz del alza en los niveles de 14 ríos tras el paso del Huracán Iota