Guatemala

Guatemala: Reporte de Situación No. 1 Sequía (al 28 / 08 / 2014)

Attachments

Destacados

  • El Gobierno de Guatemala ha declarado estado de calamidad por sequía ocasionada por el comportamiento ENOS (Fenómeno de El Niño) lo cual ha devastado los cultivos de granos básicos.

  • Se ha perdido más del 70% de los cultivos principalmente de pequeños productores de granos básicos de subsistencia.

  • 236,034 familias afectadas en todo el país (1 millón 100 mil personas aproximadamente). El Gobierno ha decretado estado de calamidad en 16 departamentos, 165 municipios donde están afectadas 234,611 familias. Las acciones estarán focalizadas en los departamentos de Jutiapa, Chiquimula, Zacapa, Huehuetenango, Sololá, Totonicapán, Chimaltenango, San Marcos, Guatemala, Retalhuleu, Baja Verapaz, Santa Rosa, Quiché, El Progreso, Suchitepéquez y Jalapa.

  • 500,000 niños y niñas en riesgo de inseguridad alimentaria y nutricional.

  • Esta crisis se suma a dos años de malas cosechas (2012-2013), y al impacto de la reducción de empleo para jornaleros ocasionada por la crisis de la roya del café durante las últimas dos cosechas.

Panorama de la Situación

En junio se inició a manifestar lluvia por debajo de lo normal en los departamentos de Sur Oriente y meseta central lo cual se fue agudizando y ampliando en todo el territorio nacional en los meses de julio y agosto, con un saldo de hasta 45 días sin lluvias, representando la sequía más fuerte en los últimos 40 años (Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología). El déficit de lluvias se presentó en el período más importante para la producción de maíz y frijol, ocasionando pérdidas significativas en estos cultivos.

Los medios de vida de miles de familias del corredor seco dependen de dos grandes pilares: La producción de granos básicos para el auto consumo y el jornaleo agrícola principalmente en el corte de café. Estas dos fuentes de ingreso se han visto afectadas recientemente, la primera afectada por tres años de lluvias irregulares y en consecuencia malas cosechas y la segunda por el impacto de la roya en la producción de café, disminuyendo las oportunidades de empleos para los jornaleros.