Guatemala

Guatemala: Actualización de la Perspectiva de Seguridad Alimentaria, diciembre de 2020

Format
Situation Report
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Disponibilidad y acceso a alimentos se complica tras el paso de las tormentas

MENSAJES CLAVE

  • En noviembre las tormentas Eta e Iota causaron abundantes lluvias durante varios días provocando saturación de agua en los suelos, desbordes de ríos, inundaciones y derrumbes, dañaron viviendas, infraestructura vial y cultivos principalmente en Petén, Izabal y Alta Verapaz, norte de Huehuetenango y Quiché, Chiquimula y áreas de Zacapa. En estas áreas algunos hogares siguen aislados y existen comunidades anegadas, con sistemas de alcantarillado colapsados, redes de distribución de agua segura y letrinas destruidas, y pozos y fuentes de agua contaminados.

  • Dichos hogares, que venían arrastrando problemas en el acceso de alimentos por las restricciones causadas por el COVID-19, sufrieron la pérdida de reservas de granos básicos, daños en siembras de postrera, reducción de jornales por afectación a las diversas plantaciones, falta de transporte y precios elevados de los alimentos. Miles de personas permanecen en albergues oficiales y no oficiales, dependiendo de la asistencia. Estos hogares experimentarán un inicio temprano de la época de escasez y una inseguridad alimentaria en Crisis (Fase 3, CIF) durante todo el periodo que cubre esta perspectiva.

  • A nivel nacional las restricciones impuestas por el COVID-19 han disminuido los ingresos para gran parte de los hogares rurales y urbanos, provocando el recorte de gastos no esenciales, el uso de ahorros y créditos, y la adaptación de su alimentación tradicional, clasificándose en una situación alimentaria en Estrés (Fase 2, CIF). Mientras que los hogares pobres ubicados en el corredor seco seguirán clasificados en Crisis (Fase 3, CIF) dado el uso prolongado de estrategias de afrontamiento para cubrir su dieta básica mínima como la venta inusual de animales o de herramientas de trabajo o la reducción de la calidad y cantidad de alimentos.

SITUACIÓN ACTUAL

Entre octubre y febrero se presenta la temporada de mayor demanda de mano de obra informal para la cosecha de diversos cultivos comerciales. El corte del café, la zafra de caña de azúcar, la cosecha de cardamomo, frutas y hortalizas, son las constantes fuentes de empleo a nivel local y de migración para los hogares más pobres. Las restricciones para frenar el contagio del COVID-19 (distanciamiento, medidas de bioseguridad, aforo), aunque más permisivas, siguen vigentes.

Las siembras de postrera iniciaron en tiempo con una perspectiva positiva. Sin embargo, la segunda temporada de lluvias del 2020 se caracterizó por lluvias arriba del promedio y una temporada de huracanes en la cuenca del Caribe más activa que lo usual. De acuerdo con los datos de USGS (CHIRPS), en octubre ya se registraban acumulaciones de lluvia de hasta 50 por ciento por arriba del promedio. Esto llevó a la saturación de suelos y al aumento de los caudales de los ríos. A inicios de noviembre, la influencia de la tormenta Eta en la región centroamericana provocó abundantes lluvias durante varios días con acumulaciones que llegaron a superar los 400 mm en el transcurso de 3 días (y superando el 400 por ciento del promedio del total de la temporada) y exacerbaron las condiciones húmedas del suelo y el nivel de los ríos, causando inundaciones, deslaves, derrumbes y daños en infraestructura principalmente en el noreste del país. Aunado a esta situación, menos de dos semanas más tarde, del 17 al 19 de noviembre, la depresión tropical Iota generó lluvias fuertes en las mismas áreas afectadas por Eta con acumulaciones que superaron los 500 mm (USGS/CHIRPS); lo cual prolongó las inundaciones y agudizó la saturación de suelos, llevando a un aumento en los daños a la infraestructura vial, viviendas y cultivos. De acuerdo con CONRED, al 17 de diciembre, se contabilizan 4,313 casas con daño severo y 58,079 con daño moderado. Según el MAGA se registran 136,761 has de cultivos dañados, y en las áreas urbanas inundadas, muchos locales comerciales se vieron afectados, perdiendo además su mercadería.