Guatemala

Apreciación del Impacto de la Depresión Tropical 12-E, en la Seguridad Alimentaria y Nutricional del Paìs

Format
Assessment
Sources
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

  1. ANTECEDENTES DE LA SEGURIDAD ALIMENTARIA Y NUTRICIONAL DEL PAÍS PREVIOS A LA DEPRESIÒN TROPICAL 12-E 1.1

SEQUÍA DEL AÑO 2009

El año 2009 se caracterizó por la presencia del fenómeno climático “El Niño”, resultando en una prolongación de la época seca con un régimen irregular de lluvias. Una franja del territorio guatemalteco conocida como “el corredor seco” por sus terrenos semiáridos, degradados, de bajo rendimiento, con predominancia de cultivos de ladera y períodos recurrentes de sequía, atraviesa varios municipios de los departamentos de Alta Verapaz, Baja Verapaz, El Progreso, Zacapa, Chiquimula, Jutiapa, Santa Rosa, Jalapa y El Quiché.

La producción agropecuaria en esta franja se ha visto más afectada este año, exponiendo a sus habitantes a una mayor vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria y nutricional, y en consecuencia a mayor riesgo de agudización de problemas nutricionales.

El Gobierno de Guatemala con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos-PMA- realizó una valoración rápida de Seguridad Alimentaria y Nutricional –SAN-, los resultados obtenidos permitieron determinar que en los(as) niños(as) evaluados el 11% presentaban desnutrición aguda, distribuidos así: 5% con desnutrición aguda severa y 6% con desnutrición aguda moderada. No se encontraron diferencias por sexo; sin embargo, las proporciones de desnutrición eran mayores en los(as) niños(as) de menor edad: 17% entre los de 6 a 11 meses, 15% entre los de 12 a 23 meses y 12% entre los de 24 a 35 meses de edad. La proporción de desnutrición aguda entre los de 36 meses o más fue de 4%. Lo anterior confirma que en general la mayor ocurrencia de desnutrición se encuentra entre los menores de tres años, enfatizando la necesidad de focalizar acciones en estos grupos de edad.

La desnutrición aguda (perímetro braquial menor de 23 cm) en las mujeres estuvo presente en 13.4%. Esta tiene mayor concentración en las edades más tempranas de la vida fértil, su ocurrencia es de 25% en las mujeres que en este estudio estaban en el grupo de 10 a 19 años. No se observó asociación entre el estado fisiológico (embarazo, lactancia) con la ocurrencia de desnutrición. Si bien el número de hijos (as) vivos de la madre no estuvo asociada con la probabilidad de ocurrencia de desnutrición aguda materna, sí estuvo asociada a la probabilidad de desnutrición aguda de los(as) niños(as) alcanzando mayores proporciones en ellos conforme aumenta el número de hijos (as) vivos, siendo el máximo en el grupo de mujeres entre siete y nueve hijos (as).

El tipo de fuente de agua para consumo humano se encontró asociado a la ocurrencia de desnutrición aguda en los(as) niños(as): Las proporciones de niños(as) fueron mayores en los hogares donde el agua era obtenida de camiones repartidores o de ríos, manantiales o lagos en comparación con las menores proporciones encontradas en hogares con agua entubada pública o dentro del domicilio. Este tipo de asociación no se observó respecto a la ocurrencia de desnutrición en las mujeres. La cobertura de suplementación con vitamina A en los (as) niños(as) es de 84%, la de vacuna de sarampión en los de 12 a 59 meses es de 93%, sin diferencias por estado nutricional.