Equatorial Guinea

Guinea Ecuatorial: Explosiones en Bata, Informe de Situación No. 1, Hasta el 20 de marzo 2021

Format
Situation Report
Source
Posted
Originally published

Attachments

Este informe ha sido elaborado por la Oficina de la Coordinación Residente del Sistema de Naciones Unidas en Guinea Ecuatorial, en colaboración con los socios humanitarios. Ha sido publicado por la Oficina Regional de OCHA para África Occidental y Central (ROWCA). Abarca el período comprendido entre el [14 y el 20 de marzo de 2021]. El próximo informe se publicará en torno al [23 de marzo de 2021].

Destacados

• El 13 de marzo, UNOSAT publicó nuevas imágenes satélite que confirman que al menos 603 estructuras resultaron dañadas por la explosión en el campamento militar, de las cuales 238 parecen estar destruidas y 365 grave o moderadamente dañadas.

• Evaluaciones ambientales iniciales identifican como necesidad urgente la implementación de un programa localizado de educación sobre el riesgo de los artefactos explosivos (EORE) para la población civil que vive en un radio de 10 km del epicentro de la explosión. Para ello se ha lanzado una campaña específica.

• La pasada explosión destaca un aumento potencial de trabajo infantil en Guinea Ecuatorial.

• El acceso entre Malabo y Bata ha sido identificado como la mayor limitación para las operaciones de ayuda. Se necesita urgentemente el apoyo de los servicios de UNHAS.

Panorama de la Situación

Las evaluaciones iniciales de la Cruz Roja Nacional de la semana pasada identificaron al menos 3.900 personas (780 hogares) como directamente afectadas, incluyendo 400 hogares (2.000 personas) en el campamento militar de Nkuantoma, 100 hogares (500 personas) en Mondong, 150 hogares (750 personas) en Razel y 130 hogares (650 personas) en el barrio de Nkuantoma. Esta cifra fue corroborada por las imágenes satélite de UNOSAT emitidas el 13 de marzo, que indican que unas 603 estructuras resultaron dañadas, 238 de ellas destruidas y 365 con daños graves o moderados. Muchas personas que vivían en los alrededores de los campamentos militares han podido regresar a sus hogares 72 horas después de las explosiones. Sin embargo, las evaluaciones multisectoriales de necesidades que el equipo UNDAC y sus socios tienen previsto iniciar a partir del lunes 22 de marzo determinarán el alcance del impacto humanitario.

Debido a la naturaleza de esta emergencia, varios organismos técnicos con experiencia en seguridad de municiones se han desplegado para Bata bajo la coordinación del Centro Regional de las Naciones Unidas para la Paz y el Desarme en África (UNREC por sus siglas en ingles), incluidos el Equipo de Asesoramiento en Gestión de Municiones (AMAT) que pertenece al Centro Internacional de Desminado Humanitario de Ginebra (GICHD), Francia, Israel, Qatar y Camerún. Las evaluaciones iniciales confirman que existe un alto riesgo residual debido a las municiones sin explotar (UXO) esparcidas por la explosión. Se han localizado al menos 78 UXO. La mayoría han sido retiradas, pero varias no pueden ser retiradas por el peligro que suponen. MapAction ha completado una cartografía/sistema de información geográfico inicial para apoyar los esfuerzos de eliminación posterior. Se está trabajando en la destrucción de los que ya se han retirado.

La seguridad y protección de los civiles continúan siendo elementos fundamentales. Los equipos de evaluación han observado a personas recogiendo y vendiendo metal y a niños jugando en lugares peligrosos. Con las escuelas cerradas, se ha visto a niños de hasta 10 años recogiendo restos de metal para venderlos a un coste de tan sólo 40 pesetas, lo que indica un posible aumento del trabajo infantil. Esta situación demuestra la necesidad urgente de un programa localizado de educación sobre el riesgo de los artefactos explosivos (EORE) para la población civil que vive en un radio de 10 km del epicentro de la explosión. Mientras tanto, el gobierno ha tomado medidas inmediatas para instalar un sistema de seguridad en el lugar, limitando el acceso al mismo y estableciendo un puesto de policía a lo largo de la carretera principal. MAG/UNICEF, en colaboración con la UNESCO y UNREC, ha lanzado una campaña de divulgación sobre el riesgo residual. El ejército también ha instalado una línea telefónica de emergencia a la que los ciudadanos pueden llamar para informar sobre los artefactos sospechosos. Desde el 16 de marzo, el equipo militar ecuatoguineano encargado de responder a las solicitudes de la línea directa es acompañado por los miembros del equipo francés de desactivación de explosivos. Hasta ahora se han retirado más de 100 objetos.

Mientras tanto, el Comité Nacional de Gestión de Emergencias (EMC) sigue reuniéndose y supervisando la gestión de la ayuda en especie recibida de los donantes y del sector privado. El equipo está trabajando en una estrategia que garantice que la ayuda se canalice hacia la población más vulnerable y se evite el desperdicio. La OMS y el UNICEF también están reforzando su capacidad logística y siguen movilizando expertos adicionales para ayudar al gobierno a poner en marcha una gestión eficaz de almacenamiento y distribución de los insumos médicos y suministros no alimentarios donados por los Estados miembros, las empresas privadas y los particulares. Se está realizando un inventario del stock disponible para apoyar un sistema ordenado y responsable de distribución de alimentos y artículos no alimentarios a las personas afectadas.

El 15 de marzo, el Equipo UNDAC propuso una estructura de coordinación internacional en apoyo de la estructura nacional existente. La Coordinadora Residente de la ONU, con el apoyo de la Jefe del Equipo UNDAC, mantiene contacto directo con el gobierno, mientras que otras estructuras siguen en contacto con los ministerios e instituciones técnicas, según sea apropiado. Se ha creado un Centro de Operaciones de Emergencia (COE) en Bata, que está presidido por la jefe de equipo UNDAC y compuesto por los puntos focales de las agencias de la ONU, la FICR/Cruz Roja Nacional y representantes de las ONG. El COE se centrará en la coordinación de los sectores humanitarios propuestos y en tres células operativas: La Célula de Coordinación del EMT (CC del EMT); la Célula de Evaluación y Análisis (Célula A&A) y la Célula de Medio Ambiente.

El acceso entre Malabo y Bata es el mayor reto para las actividades de ayuda. Debido a la pandemia COVID-19, los viajes dentro del país están restringidos, y sólo operan un par de aerolíneas. El personal de las Naciones Unidas no está autorizado a utilizar vuelos comerciales para los destinos dentro del país. Por el momento, el personal de la ONU es transportado con vuelos de helicóptero gratuitos proporcionados por la compañía petrolera Chevron. Sin embargo, este servicio está llegando a su fin esta semana. La presencia de las Naciones Unidas en Bata es muy reducida, contando solo con la presencia de UNICEF, la FAO y la OMS antes de la emergencia. Con los esfuerzos de ayuda en curso, tras la explosión de municiones, se requiere una solución de transporte urgente para el movimiento del personal entre Malabo y Bata.

UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs
To learn more about OCHA's activities, please visit https://www.unocha.org/.