El Salvador + 4 more

Resumen regional del impacto de la Depresión Tropical 12-E en Centroamérica. Cuantificación de daños y pérdidas sufridos por los países de la región en el mes de octubre de 2011

Format
Assessment
Sources
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

(16 de diciembre, 2011) Se necesitan al menos 4.329 millones de dólares para rehabilitación, reconstrucción, gestión del riesgo y adaptación al cambio climático en los cinco países de América Central afectados en octubre por la depresión tropical 12E, informó hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

La evaluación de los daños ocasionados por las intensas lluvias registradas en esta región fue realizada en conjunto con los equipos técnicos de los países y con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del Banco Mundial y del sistema de Naciones Unidas.

Los recursos estimados para rehabilitación y adaptación al cambio climático son adicionales a los requerimientos de carácter humanitario que hicieron los países durante la emergencia. Las mayores dificultades para la reconstrucción las presentan Nicaragua y Guatemala, pese a que los principales daños y pérdidas los experimentó El Salvador.

La CEPAL presentó los principales resultados de este estudio regional, solicitado por los propios gobiernos, durante la reunión del Grupo Consultivo para la Reconstrucción y el Desarrollo de Centroamérica realizada este viernes en San Salvador, El Salvador.

La depresión tropical 12E afectó a cerca de 2,6 millones de personas en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, dejando daños y pérdidas por un total de 1.968 millones de dólares.

Las lluvias azotaron con especial fuerza a El Salvador, que concentra casi 55% de la población afectada. En este país el fenómeno meteorológico dejó un costo aproximado de 902 millones de dólares, 4,25 % del producto interno bruto (PIB) de 2010, principalmente por daños en transporte y viviendas, además de pérdidas en agricultura, ganadería y pesca.

El segundo país más golpeado en términos de costos materiales fue Nicaragua, que sumó 445 millones de dólares en daños y pérdidas. Le siguen Guatemala, con 333 millones de dólares, Honduras, con 203 millones de dólares, y Costa Rica, con 83 millones de dólares.

A nivel regional, el sector de la infraestructura, que incluye transporte, comunicaciones, energía, agua y saneamiento, encabeza la lista de costos, con 668 millones de dólares. En segundo lugar aparece el ámbito productivo, que considera a la agricultura, ganadería, pesca, industria, comercio y turismo, con daños y pérdidas por 600 millones de dólares.

Los costos en el sector social, que comprende vivienda, salud, educación y patrimonio, alcanzan los 378 millones de dólares. De igual forma, la evaluación consideró el impacto específico que tuvieron las lluvias sobre las mujeres de los cinco países: unos 7,7 millones de dólares.

Según la CEPAL, la intensidad de las lluvias registradas en octubre responde a la variabilidad climática atribuible a los nuevos escenarios de cambio climático. El organismo llamó especialmente la atención sobre el efecto acumulativo de los desastres naturales que han azotado en los últimos años a la región centroamericana.

Las prioridades son la recuperación de la capacidad productiva para evitar mayores pérdidas en sectores vulnerables de la sociedad, principalmente en las zonas rurales, a fin de evitar un deterioro en la seguridad alimentaria regional y en la economía familiar.

Otros desafíos son mejorar la cooperación regional en materia de seguridad alimentaria, avanzar hacia una gestión integral de riesgos y considerar al ordenamiento territorial como un elemento esencial para reducir la vulnerabilidad. Además, urge perfeccionar las normas de construcción y establecer mecanismos financieros para proteger los equilibrios fiscales.

Los daños cuantificados por la CEPAL afectan en diverso grado la estabilidad presupuestaria y las metas de crecimiento y de desarrollo social de los países de América Central, especialmente la reducción de la pobreza, la desnutrición y la desigualdad, indicó esta comisión regional de las Naciones Unidas.