Informe de situación: terremotos en El Salvador 2001

Report
from Cruz Roja Española
Published on 21 Mar 2001


Contexto
El Salvador ha sido asolado por dos grandes terremotos en los primeros meses del año 2001, que también se sintieron en los países vecinos. El sábado 13 de enero un temblor de magnitud 7.6 en la escala de Richter sacudió la costa de El Salvador a las 11:33 hora local (17:33 hora peninsular española). Las zonas más afectadas por este primer sismo fueron San Miguel, Santa Ana, San Vicente, Usulután, La Libertad, La Paz y San Salvador, siendo La Paz y La Libertad donde se registraron más daños. En este último departamento, un deslave de tierra sepultó más de 500 casas en el barrio Las Colinas.

Un mes después, el 13 de febrero otro terremoto de gran intensidad, 6.6 grados sacudió, a las 8:22 hora local (14:22 hora peninsular española), el país centroamericano, causando importantes daños. El epicentro se localizó en el Departamento de Cuscatlán, a 33 km de profundidad. Los Departamentos más afectados fueron: La Paz, San Vicente y Cuscatlán.

Durante dos meses, El Salvador no ha dejado de temblar. Los grandes temblores y las réplicas continuas de diversa intensidad han causado importantes daños en la infraestructura, fundamentalmente en viviendas, escuelas, hospitales y carreteras. Asimismo, esta situación ha generado que la población viva en un ambiente de desconfianza y nerviosismo permanente.

El Presidente de la República de El Salvador, Francisco Flores, declaró el mismo día 13 de enero el Estado de Emergencia Nacional y pidió ayuda internacional para socorrer a las víctimas del seísmo.

Los últimos datos facilitados por el Comité de Emergencia Nacional son los siguientes:


13 de enero
13 de febrero
TOTAL
Fallecidos
827
322
1.149
Lesionados
4.520
3.536
8.056
Viviendas destruidas
92.080
52.820
134.900
Viviendas soterradas
688
0
688
Viviendas dañadas
130.005
48.055
178.060
Damnificados
1.160.316
372.603
1.532.919
Edificios públicos dañados
908
30
938
Derrumbes
574
45
619
Hospitales
18
5
23
Unidades de Salud
85
27
112
Otros establecimientos de salud
11
2
13
Escuelas afectadas
1.366
200
1.566

Fuente: Prensa Nacional salvadoreña obtenido del documento "Proyecto Madrid"

Últimos eventos

Las acciones de la Cruz Roja Salvadoreña continúan centrándose en las distribuciones de ayuda humanitaria, agua potable, techo mínimo, apoyo psicológico y prevención de enfermedades.

En el mes de marzo un total de 429 réplicas se han asolado El Salvador - no todas sensibles a la población-, sin que se produjeran daños, sin embargo, esta situación incrementa la incertidumbre y el miedo entre la población, especialmente entre aquellos que han sido gravemente afectados por los terremotos anteriores.

Se espera que la época de lluvias se adelante. Las autoridades locales estiman que antes de que las lluvias comiencen, alrededor de 20.000 viviendas deben estar construidas con el objetivo de evitar nuevas tragedias, que incremente el número de damnificados. Asimismo, existe el temor de que se produzcan nuevos desastres, la llegada de las lluvias puede ocasionar nuevos deslizamientos de tierra e inundaciones dada la fragilidad de la tierra después de tantos movimientos de tierra.

Actuación de la Cruz Roja Española

La Cruz Roja Española (CRE) mantenía en el terreno tres delegados permanentes en el país cuando sucedió el terremoto. Se encontraban ejecutando los proyectos que la CRE había implementado en el país para apoyar las acciones de Cruz Roja Salvadoreña (CRS) en favor de los damnificados por el huracán Mitch. Tan pronto se conoció la noticia en España, la CRE activó su dispositivo de emergencia, sus números de teléfono para atender las donaciones la sociedad española, mientras tanto, los delegados que se encontraban destacados en el país colaboraban con la Cruz Roja Salvadoreña para atender a las víctimas de la tragedia.

La Cruz Roja Española ha centrado su actividad en los departamentos de Usulután y San Vicente - ambos afectados por los dos terremotos-, estando todas sus acciones enmarcadas dentro del Plan de acción presentado por la CRS. Como en cualquier emergencia y atendiendo las necesidades surgidas y el plan de acción de la Cruz Roja Salvadoreña, la intervención de nuestra Institución se ha estructurado en 3 fases:

FASE DE EMERGENCIA. Centrada en el rescate de las víctimas y en la atención de las necesidades más urgentes. Se desarrolla en los días inmediatamente posteriores a los terremotos.

FASE DE ESTABILIZACIÓN, REHABILITACIÓN Y AYUDA HUMANITARIA. Dirigida a atender las necesidades básicas de la población (alimentos, agua, techo, asistencia sanitaria básica ...) por un espacio de dos o tres meses, tiempo en el que se estima la recuperación de sus actividades económicas.

FASE DE RECUPERACIÓN Y RECONSTRUCCIÓN. Simultáneamente a la fase de estabilización, rehabilitación y ayuda humanitaria, se inicia una fase de identificación y definición de proyectos de reconstrucción de viviendas e infraestructuras y de proyectos de desarrollo comunitario y económico personal.

El objetivo de la Cruz Roja Salvadoreña con el apoyo de la CRE, es integrar todas sus actuaciones a corto y a largo plazo, para atender las necesidades más inmediatas provocadas por la catástrofe, así como contribuir a la estabilización y recuperación de la población damnificada.

La Cruz Roja Española considera que las actividades de Ayuda Humanitaria, Rehabilitación y Desarrollo son fases de un mismo proceso. Sólo desde este enfoque integral de nuestras actividades de cooperación se puede conseguir que nuestras intervenciones tengan un impacto real a largo plazo para las personas y comunidades.

Teniendo en cuenta que, en El Salvador, se ha vivido una situación de constante emergencia, en las que las acciones se han ido solapando, la CRE ha apoyado a la CRS en las tareas de rescate y evacuación de las víctimas. Nada más conocer el alcance del primer terremoto envió cinco millones de pesetas a la CRS con el objetivo de apoyar a sufragar los primeros gastos operacionales y atender las necesidades básicas de los afectados. Asimismo, gran parte de los insumos repartidos por la CRS en las horas posteriores al desastre formaban parte de una donación de CRE con la que se pretendió crear un fondo de emergencia que permitiera una respuesta rápida de la CRS.

A continuación, se presentan las acciones llevadas a cabo por la Cruz Roja Española para apoyar el dispositivo de la Cruz Roja Salvadoreña y las necesidades de los damnificados.

Envío y distribución de Ayuda Humanitaria

La Cruz Roja Española han mandado dos aviones (16 y 18 de enero) con ayuda humanitaria, equipos de rescate, mantas, tiendas de campaña familiares, camas para tiendas, sacos de cadáveres, bidones de agua, pastillas potabilizadoras, etc.

Los voluntarios de Cruz Roja Salvadoreña, apoyados por los delegados de CRE, comenzaron la distribución del material el 17 de enero en los Departamentos más afectados por el terremoto.

Desde el inicio de la emergencia, la Cruz Roja Española ha apoyado a la Cruz Roja Salvadoreña en las tareas distribución humanitaria. Se están distribuyendo paquetes familiares de ayuda humanitaria integrados por alimentos, productos de higiene y limpieza y techo mínimo, etc. Cruz Roja Española colabora con estas distribuciones en los Departamentos de San Vicente y Usulután, atendiendo a 7.500 familias.

La Cruz Roja Española mantiene dos delegados permanentes en el terreno realizando las distribuciones de ayuda humanitaria, lo que ha permitido la identificación de nuevos proyectos tanto de agua y saneamiento como de rehabilitación y desarrollo comunitario de cara al futuro.

Agua y Saneamiento

Como consecuencia de los movimientos de tierra, las infraestructuras de abastecimiento de agua quedaron dañadas en diferentes partes del país. En un principio y con el apoyo de Cruz Roja Hondureña se desplazaron hasta las comunidades más afectadas, distintas plantas potabilizadoras de agua con capacidad de abastecer de agua potable a una población de 4.000 personas. Técnicos voluntarios hondureños se desplazaron a El Salvador, para capacitar al personal salvadoreño en el uso y manejo de las plantas.

La Cruz Roja Española mantiene una planta potabilizadora en la comunidad de las Mesitas, en el Bajo Lempa, así como 32 centros de acopio de agua potable en Jayaque (La Libertad), Santiago de María y El Progreso (Usulután), así como en el hospital de San Vicente. Estos tanques son abastecidos varias veces a la semana por un camión cisterna.

Asimismo, Cruz Roja Española está trabajando en la identificación de proyectos de agua y saneamiento. La Cruz Roja Salvadoreña está colaborando con FUSADES (Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social) para trabajar en la rehabilitación de pozos que permita abastecer de agua potable a las comunidades afectadas.

Alojamiento temporal

La CRE ha apoyado a la CRS en la asistencia a las personas que se han quedado sin un techo bajo el que cobijarse. Miles de personas se encuentran viviendo en los albergues que se han improvisado para atender a estas familias. El albergue "El Cafetalón", uno de los más grandes, y que llegó a acoger a más de 4.000 personas (actualmente, hay 664 personas acogidas), la Cruz Roja ha proporcionado mantas, colchonetas y tiendas de campaña. Igualmente, la CRE ha donado 35 toldos plásticos para instalar cocinas comunales, con las que se busca aumentar el nivel de participación de la comunidad en el proceso de adaptación, fomentando el trabajo comunitario y la distribución de responsabilidades entre todos los miembros de la comunidad.

A petición del Gobierno de El Salvador, Cruz Roja Salvadoreña ha asumido la gestión de este albergue. El objetivo es atender a aquellas familias que no disponen de techo ni de medios para satisfacer sus necesidades, a la vez que se facilita su salida a una vivienda digna en la mayor brevedad posible. En este caso, la colaboración de Cruz Roja Española está basada en el apoyo a la salida de las familias albergadas, que recibirán un kit básico (cama, cocina, higiene, alimentos, saneamiento y agua) y apoyo en el traslado hasta su nuevo punto de ubicación.

Salud

Las condiciones sanitarias en las comunidades afectadas por el terremoto se han deteriorado sensiblemente, por lo que equipos de salud de Cruz Roja están trabajando en la atención sanitaria primaria de los damnificados y en la prevención a través de Brigadas médicas (equipos de salud móviles).

Todas las distribuciones que la CRS está realizando van acompañadas por Brigadas Médicas, acción que está siendo apoyada por nuestra Institución. Estas Brigadas salen diariamente y tienen como objetivo proporcionar atención básica en salud e identificar necesidades en las comunidades visitadas.

Estas Brigadas Médicas financiadas por CRE han intervenido en los departamentos de La Libertad, San Vicente, La Paz y Cuscatlán. Una vez finalizada la fase de emergencia, una de las brigadas se ha centrado en el departamento de Usulután, en los municipios de Jucuapa y Jiquilisco, donde se ha proporcionado formación para el trabajo comunitario. La otra brigada se encuentra ubicada en San Vicente, más enfocada a la asistencia en salud primaria.

Respecto al Banco de Sangre de la Cruz Roja Salvadoreña, una de las principales entidades del país, encargada de la recogida de sangre y gestión de la misma, la Cruz Roja Española está colaborando con 20.000.000 ptas. para su equipamiento, así como mejorar y garantizar su operatividad, dado que como consecuencia de los terremotos su equipo quedó dañado.

Rehabilitación y reconstrucción

Simultáneamente a la fase de estabilización y ayuda humanitaria, la Cruz Roja Salvadoreña con el apoyo de la delegación de Cruz Roja Española está trabajando en la definición de un programa de rehabilitación y reconstrucción de viviendas e infraestructuras, así como de programas de desarrollo comunitario (educación en salud e higiene, organización de las comunidades, desarrollo económico...) y de desarrollo económico personal.

Dentro de esta fase se identificarán y definirán criterios para proyectos de rehabilitación de viviendas e infraestructuras (escuelas, centros de salud...), aprovechando la positiva experiencia en este campo de Cruz Roja Española dentro del Plan Especial del Huracán Mitch. Gracias a esta intervención, la Institución ha desarrollado criterios y procedimientos operativos que garantizan la legalidad de la propiedad de las viviendas e infraestructuras, así como la seguridad de las mismas ante posibles catástrofes. También, se han desarrollado herramientas para analizar y valorar el impacto medioambiental de las construcciones.

En el ámbito de la reconstrucción y rehabilitación de viviendas, la intervención tendrá dos líneas bien definidas:

Apoyo a la rehabilitación de viviendas que han sufrido daños con el terremoto, pero que pueden ser rehabilitadas.

Reconstrucción de viviendas para aquellas familias cuyas viviendas han sido completamente destruidas por el terremoto.

Las gestiones para comenzar la reconstrucción y rehabilitación tanto de viviendas como de escuelas y centros de salud, ya se han iniciado y varios proyectos han sido identificados en las zonas más afectadas.

La Cruz Roja Española apoyará la reconstrucción, rehabilitación y equipamiento de 20 escuelas en los departamentos de San Vicente, La Paz, San Salvador, San Miguel, La Unión, Usulután y Ahuchapán.

Actuación de la Cruz Roja Internacional

La Cruz Roja Internacional lanzó un Llamamiento preliminar el día 14 de enero, que fue concretado el día 24 de enero, de acuerdo con la evaluación de necesidades realizada por la Cruz Roja Salvadoreña. Este llamamiento forma parte del plan global de acción elaborado por la Cruz Roja Salvadoreña, un total de 154.000 beneficiarios son la meta según el plan, mientras que el llamamiento de la Federación se enfoca específicamente en 30.000 beneficiarios. Además, el Llamamiento, incluye apoyo logístico, al transporte y a la coordinación de todas las acciones.

La Cruz Roja Internacional, también mantenía una delegación permanente en El Salvador que estaba trabajando en coordinación con la Cruz Roja Salvadoreña en proyectos de desarrollo relacionados con el huracán Mitch. Tanto su respuesta, como la del resto de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja, fue inmediata. Los miembros de la Cruz Roja respondieron enérgicamente al llamamiento de la Federación y más de 15 Sociedades Nacionales se desplazaron al país centroamericano en los primeros días, tales como: Cruz Roja Americana, Alemana, Canadiense, Francesa Guatemalteca, Hondureña, Italiana, Japonesa, Nicaragüense, Venezolana, etc.

De acuerdo con el Plan de Acción de la Cruz Roja Salvadoreña, se han definido los siguientes objetivos dentro del Llamamiento:

Objetivo 1: Satisfacer las necesidades básicas y apoyar el reasentamiento de la población del macroalbergue El Cafetalón.

Objetivo 2: Satisfacer las necesidades básicas y apoyar el reasentamiento de 30.000 familias en los Departamentos de Sonsonate, Ahuachapán, Cuscatlán, San Miguel, Santa Ana, La Libertad, La Paz, Usulután, San Vicente y San Salvador.

Objetivo 3: Prevenir el brote de epidemias proporcionando la atención médica primaria y preventiva para poblaciones desplazadas.

Objetivo 4: Proporcionar el apoyo psicosocial a la población afectada y a los voluntarios de la Cruz Roja.

Objetivo 5: Mejorar la salud de las comunidades afectadas por el desastre por medio del desarrollo de brigadas de salud en las comunidades.

Objetivo 6: Asegurar la capacidad de la CRS para entregar servicios efectivos de respuesta al desastre, a corto y medio plazo.

Objetivo 7: Fortalecer la capacidad de respuesta y preparación para desastres de la CRS y de las comunidades para explorar e implementar las medidas apropiadas de mitigación a nivel local, y fortalecer los vínculos entre las filiales de la Cruz Roja Salvadoreña y las comunidades vulnerables.

Objetivo 8: Aumentar el bienestar social de la población afectada por medio de un mayor respeto a los derechos de los más vulnerables -incluyendo a los niños y personas de la tercera edad- y una reducción en la incidencia de violencia familiar y de la comunidad.

Objetivo 9: Fortalecer a las filiales de la CRS y aumentar su habilidad para abordar las necesidades de los más vulnerables por medio de programas y la entrega de servicios sostenibles y efectivos.

Objetivo 10: Promover la visibilidad y una imagen coherente de la Cruz Roja.

En lo que se refiere a la gestión del mayor macroalbergue, El Cafetalón, instalado en Santa Tecla, las acciones de la Cruz Roja se están centrando en actividades de agua y saneamiento y educación comunitaria, así como el apoyo al proceso de retorno a casa, que consiste en el reparto de paquetes ayuda humanitaria que ayuden a los albergados a reiniciar sus vidas fuera del albergue. En un principio, se espera que el 30 de abril todas las personas que se encuentran en el mismo, lo hayan abandonado.

De acuerdo con los objetivos establecidos, hasta el momento, la CRS con el apoyo de la Cruz Roja Internacional, ha atendido a más de 70.000 personas. Además, en las últimas semanas, se ha repartido ayuda humanitaria en diferentes comunidades del departamento de Cuscatlán y La Paz, 1600 familias han recibido kits de alimentos, 8.025 personas recibieron kits de cocina y se han repartido 568 kits de higiene y mantas. Asimismo, 1.478 familias se han beneficiado de la donación de alimentos realizada por una empresa privada francesa de alimentos, que ha sido canalizada a través de la CR Francesa. Las labores relativas al abastecimiento de agua potable y la instalación de tanques se mantiene, en colaboración con la CR Americana y OXFAM.

La gran intensidad de los terremotos ha dejado importantes secuelas psicológicas en la población salvadoreña. Miles de personas están teniendo problemas de ansiedad que se manifiesta, entre otras, en dificultades para dormir y relacionarse con los demás. Ante esta situación, la Cruz Roja Salvadoreña, con la colaboración de la Cruz Roja Americana, ha intensificado su proyecto de Salud mental para atender a las poblaciones más afectadas. El apoyo psicosocial para las personas afectadas por los terremotos, así como con los voluntarios que han colaborado en las labores de emergencia, es fundamental. En este sentido, se está trabajando con 1.500 voluntarios y miembros de la CRS con la intención de que compartan sus experiencias, hablando con otros voluntarios que han vivido lo mismo, así como con profesionales expertos.

Cruz Roja Española tiene activado su teléfono 902 22 22 92 y mantiene abierta una campaña de sensibilización y recaudación de fondos en favor de las víctimas de los terremotos en los principales bancos y cajas de ahorros de todo el país.