El Salvador

Informe de la Relatora Especial sobre los derechos humanos de los desplazados internos acerca de su visita a El Salvador (A/HRC/38/39/Add.1)

Format
UN Document
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Consejo de Derechos Humanos
38º período de sesiones
18 de junio a 6 de julio de 2018
Tema 3 de la agenda

Promoción y protección de todos los derechos humanos, civiles, políticos, económicos, sociales y culturales, incluido el derecho al desarrollo

Nota de la Secretaría

La Secretaría tiene el honor de transmitir al Consejo de Derechos Humanos el informe de la Relatora Especial sobre los derechos humanos de los desplazados internos, Cecilia Jimenez-Damary, acerca de su visita a El Salvador.

El Salvador sufre una epidemia de violencia generalizada causada por las maras, con una tasa de homicidios superior a la de la mayoría de los países afectados por un conflicto. A consecuencia de esta situación tan lamentable, hay un grado extremadamente elevado de desplazamiento interno. La Relatora Especial considera que el problema del desplazamiento interno es una crisis oculta y no reconocida públicamente en El Salvador. Por lo común, las víctimas de la violencia y el desplazamiento interno tienen que encargarse de tomar sus propias medidas de seguridad y protección, ya que no hay un sistema de protección estatal eficaz para los desplazados internos. Si bien las dificultades que afronta el Gobierno son considerables, es esencial que reconozca plenamente los problemas del desplazamiento interno, lo que aún no ha hecho, para hacer frente, de manera eficaz, a la crisis y brindar la protección y las soluciones duraderas necesarias a los desplazados internos.

I. Introducción

  1. La Relatora Especial sobre los derechos humanos de los desplazados internos,
    Cecilia Jimenez-Damary, visitó El Salvador por invitación del Gobierno entre el 14 y el 18 de agosto de 2017. Mantuvo consultas con altos representantes gubernamentales, órganos y organismos de las Naciones Unidas, organizaciones de la sociedad civil y organizaciones no gubernamentales (ONG) de ámbito nacional e internacional, así como con personas que habían sufrido desplazamiento interno. La Relatora Especial desea dar las gracias al Gobierno de El Salvador por su extraordinaria cooperación, y a todos los representantes gubernamentales con los que se reunió y que le facilitaron información valiosa tanto durante como después de su visita. Como se describe en A/HRC/38/39/Add.4, deben reconocerse las medidas adoptadas recientemente por el Gobierno para intentar abordar la falta de información sobre la situación de desplazamiento interno. En concreto, la Relatora Especial acoge con satisfacción la realización del estudio titulado “Caracterización de la movilidad interna a causa de la violencia en El Salvador”1, encabezado por el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública. En el estudio, que se ha llevado a cabo aplicando una metodología estadística a una muestra representativa a nivel nacional, se señaló que el 1% de la muestra había sufrido desplazamiento interno provocado por la violencia entre 2006 y 2016. Estos resultados pueden extrapolarse a la población total del país, lo que indica que al menos 71.500 personas se vieron desplazadas en El Salvador en ese período.

  2. La Relatora Especial se reunió con altos funcionarios, entre ellos el Ministro de Relaciones Exteriores, el Viceministro de Justicia y Seguridad Pública y otros altos funcionarios ministeriales (el Director General de la Policía Nacional Civil, la Directora de Atención a Víctimas y el Director General de Migración y Extranjería), así como con el Ministro de Gobernación y Desarrollo Territorial. Se reunió además con representantes de la Unidad de Defensoría Pública, miembros de la Asamblea Legislativa y la Corte Suprema de Justicia, magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema y representantes del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, el Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia y el Instituto para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia.
    También se reunió con alcaldes y otros funcionarios municipales y visitó el Centro de Atención al Migrante de La Chacra. Además, mantuvo consultas con embajadores y otros miembros del cuerpo diplomático.

  3. La Relatora Especial también se reunió con el equipo de las Naciones Unidas en el país y desea dar las gracias a su Coordinador Residente y al resto del equipo, así como a los representantes de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU-Mujeres) y otras instancias que le proporcionaron un apoyo y una información extraordinarios en relación con las cuestiones del desplazamiento interno. También agradece a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos el valioso apoyo que le prestó para preparar y realizar su misión. Visitó a víctimas del desplazamiento interno y a sus representantes, y da las gracias, en particular, a los ciudadanos, los activistas y los representantes de organizaciones de la sociedad civil que se reunieron con ella y le facilitaron información esencial.

  4. La visita de la Relatora Especial se centró en el desplazamiento ocasionado por la violencia generalizada, en particular la de las maras que se dedican a la delincuencia organizada. La Relatora Especial destaca que esta causa de desplazamiento interno entra claramente en el ámbito de aplicación de los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos de 1998, según los cuales el desplazamiento interno puede ser causado por factores como los conflictos, los desastres naturales, los proyectos de desarrollo y, de modo particularmente significativo en el contexto de la visita a El Salvador, la violencia generalizada. Aunque muchos vinculan el desplazamiento interno directamente con los conflictos y los desastres, es importante reconocer que los Gobiernos tienen la obligación de prevenir el desplazamiento causado por la violencia generalizada, darle respuesta y proteger los derechos humanos de los desplazados internos en la medida en que lo permitan su capacidad y sus recursos.