El Salvador + 2 more

El Salvador, Honduras, y Nicaragua: Actualización de la perspectiva de seguridad alimentaria de monitoreo remoto (diciembre 2020)

Format
Situation Report
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Eta e Iota deterioraron aún más la seguridad alimentaria de la región

MENSAJES CLAVE

  • Las necesidades alimentarias estarán por arriba de lo normal en los tres países de la región, debido a que las lluvias por arriba de lo normal redujeron las opciones de empleo y las reservas de los hogares, más allá de las afectaciones por el impacto económico del COVID-19 y las pérdidas de cosechas del año anterior.

  • En las áreas rurales damnificadas por los eventos meteorológicos, se espera una menor disponibilidad de alimentos por la pérdida de reservas arrastradas por las inundaciones y las pérdidas de los cultivos de postrera; también un menor acceso a los alimentos por la caída en los ingresos debido a las pérdidas en los cultivos comerciales, a los daños en infraestructura que dificultarán el acceso físico entre zonas, y a la pérdida total de bienes. Lo anterior causará un adelanto en la temporada anual de escasez de alimentos en enero/febrero, la cual concluirá con la cosecha de primera en septiembre. En las áreas urbanas afectadas, los hogares verán afectada su seguridad alimentaria por la pérdida de viviendas y fuentes de empleo.

  • Se estima que, a pesar de los actuales esfuerzos de asistencia humanitaria, muchos de los hogares impactados directamente por los huracanes Eta e Iota, en las áreas urbanas y rurales de Honduras y Nicaragua estarán en Crisis (Fase 3, CIF) durante todo el período de análisis, por un limitado acceso y disponibilidad de alimentos a causa de la pérdida de cosechas y menor demanda de mano de obra.

  • De diciembre 2020 a febrero 2021, aunque existirá una mejora en el acceso y disponibilidad de alimentos respecto a meses anteriores para los hogares rurales pobres ubicados fuera del área de afectación por Eta e Iota, debido a la cosecha de postrera y apante/postrera tardía y al incremento en la demanda de mano de obra, esta será menor a lo esperado debido a leves daños por el exceso de humedad y el daño en las vías de acceso hacia las áreas donde migran. Para el segundo período de análisis, la situación se deteriorará estacionalmente con el establecimiento de la temporada de escasez de alimentos. Estos hogares continuarán en Estrés (Fase 2, CIF) durante todo el período, con excepción de los más pobres de la zona cafetalera salvadoreña y el corredor seco hondureño que continuarán en Crisis (Fase 3, CIF).

  • Los hogares pobres urbanos no afectados por Eta e Iota en los tres países verán una leve mejoría en su situación alimentaria a medida que la economía continúa dinamizándose, luego de la reapertura. Sin embargo, esa recuperación será gradual y estará más basada en la informalidad, lo que incrementa la vulnerabilidad económica de estos hogares. Se prevé que los hogares más pobres se encuentren en Estrés (Fase 2, CIF) durante todo el período de perspectiva, mientras que el resto de los hogares no presentarán inseguridad alimentaria aguda.