El Costo de la Doble Carga de la Malnutrición: Impacto Social y Económico - El Salvador, Octubre 2019

Resumen

La asociación entre el Programa Mundial de Alimentos (WFP) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) se remonta a 2003, cuando ambas organizaciones se unieron para realizar estudios conjuntos en el ámbito de la desnutrición infantil. A partir de 2005 desarrollaron y aplicaron la metodología del Costo del Hambre en la región de América Latina y el Caribe y luego en África. Esta vez, como resultado del aumento del sobrepeso y la obesidad, en un contexto en el cual todavía existe desnutrición, se amplió el modelo de análisis para medir el impacto social y económico de la doble carga de la malnutrición. Luego del estudio piloto, en esta segunda fase del estudio, y con el apoyo del Instituto de Nutrición de Centro América y Panamá (INCAP), se ha trabajado en Guatemala, El Salvador, Honduras y República Dominicana, con el rol fundamental en El Salvador de las instituciones de Gobierno a través del Comité Asesor Nacional (CAN) que guió el proceso de implementación del estudio desde la fase de identificación y recolección de datos hasta la fase de validación de resultados del reporte.

Para el caso de El Salvador, en la dimensión incidental retrospectiva del modelo se estimaron efectos y costos que la malnutrición generó para 2017. En la dimensión prospectiva, los efectos y costos futuros resultantes de la malnutrición que afectó a la población salvadoreña en el año 2017 se proyectaron para el período 2018-2081.

A continuación, se listan los principales efectos y costos asociados a la desnutrición:

  • El costo público en salud se estimó en 10,3 millones de dólares, que representan el 1,6% del total del gasto público en salud para el año 2017. Se estima una carga total de mortalidad de 290 152 acumulada desde 1953, mostrando una significativa disminución a partir de 1983.
  • El costo total para el sistema de educación representa un 0,89% del gasto público social en educación de 2017.
  • Se estima que, del total de 49 888 repitencias observadas en 2017, el 21% se asocia a desnutrición. El costo total de cada repitencia es de USD 822, de los cuales el costo para el sistema educativo alcanza los USD 740 y el costo para cada familia los USD 83.
  • El costo total por pérdidas de productividad en el año de análisis representó 1 680,2 millones de dólares que equivalió a 6,8% del PIB.
  • Los costos anuales futuros ascienden, en salud, a alrededor de 0,33 millones de dólares y en educación a 0,14 millones de dólares. Por su parte, el costo anual por pérdida de productividad potencial, debido a desnutrición, oscila entre 11,7 y 19,1 millones de dólares (dependiendo de la tasa de descuento aplicada).

A continuación, se listan los principales efectos y costos asociados al sobrepeso y la obesidad:

  • El costo total para el sistema público de salud en 2017, dada la carga de diabetes e hipertensión, ascendió a 586,3 millones de dólares. Esto equivale al 92,3% del gasto social en salud. De incorporarse a estas estimaciones las demás enfermedades contempladas en el modelo de análisis de costos de salud como consecuencia de la malnutrición, este costo podría incrementarse hasta en un 17%.
  • Los costos por pérdida de productividad potencial debido al ausentismo laboral relacionado a la carga de morbilidad y a las muertes prematuras atribuibles a la obesidad alcanzó a 49,9 millones de dólares en 2017, lo que es equivalente a un 0,20% del PIB de ese año.
  • Los costos anuales futuros para el sistema público de salud se estiman entre 669 y 698 millones de dólares (dependiendo de la tasa de descuento aplicada). El costo anual por pérdida de productividad potencial debido al ausentismo laboral y la mortalidad prematura oscila entre 72 y 75 millones de dólares (dependiendo de la tasa de descuento), equivalente al 0,30% del PIB de 2017.