El Salvador

Comisión Nacional de Protección Civil aprueba “Plan Invernal 2011”

Source
Posted
Originally published
Origin
View original

San Salvador, 5 de mayo de 2011. La Comisión Nacional de protección Civil; de acuerdo al Artículo 18 de la Ley General de Protección Civil aprueba el “Plan Invernal 2011”, en el que se contempla la preparación de las instituciones tanto de gobierno como de socorro, empresa privada y organizaciones no gubernamentales ante las posibles emergencias que ocurran durante la época lluviosa a nivel nacional en las que participarán 59 mil 932 personas del Sistema Nacional de protección Civil.

El Director General de Protección Civil, Jorge Meléndez, expresó que “el objetivo del plan es proporcionar prevención, protección, auxilio y seguridad eficaz y oportuna a la población que habita en condiciones de riesgo causado por eventos hidrometeorológicos; a través de la coordinación interinstitucional e intersectorial a nivel nacional”.

Puntualizó, que en el país se han identificado 1,710 comunidades ubicadas en zonas de riesgo de las cuales 955 están expuestas a enfrentar deslizamientos y 755 inundaciones. El Departamento de San Salvador cuenta actualmente con 289 comunidades en riesgo, Usulután con 225, La Libertad 175, Cuscatlán 159, Chalatenango 131, Santa Ana 127, Ahuachapán y San Vicente con 109, Sonsonate 100, San Miguel 86, La Paz 83, La Unión 73, Cabañas 26 y Morazán 18. En tal sentido, se cuenta con 1,188 albergues a disposición de proveer refugio a los posibles afectados.

El funcionario, indicó que este dispositivo de prevención y seguridad en caso de una emergencia nacional se activarán las 7 Comisiones Técnicas Sectoriales (CTS) de: Logística, Seguridad, Albergues, Científico-Técnica, Salud, Servicios de Emergencias e Infraestructura y Servicios Básicos. A su vez, este mismo trabajo a nivel departamental será coordinado por cada Gobernador Departamental, quien estará a cargo de dirigir dichas acciones.

Destacó, que el 8 de abril la DGPC firmó un convenio de cooperación con la empresa de servicios de paquetería y logística, DHL, por lo que en caso de suceder desastres de gran magnitud durante la presente época invernal se contará con el apoyo de su Equipo de Respuesta de Desastres (DRT por sus siglas en inglés), para asistir a la población salvadoreña en la operación logística de la ayuda humanitaria.

La Unidad de Alerta Temprana de la Dirección General de Protección Civil (DGPC) y el Observatorio Ambiental, del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, (antes SNET) estarán a cargo de observar el comportamiento de la temporada de huracanes; a fin de identificar las amenazas potenciales con la finalidad de dar los avisos correspondientes y en algunos casos calcular el posible grado de afectación.

También, manifestó que el adelanto de la estacion lluviosa se espera para la segunda semana de mayo comenzando en la zona norte, occidente y la parte central; lo cual tiene que ver con la incidencia parcial del fenómeno de La Niña. Estimó, que la estación lluviosa se desarrolle entre el 21 de mayo al 16 de octubre y que la transición de la estación lluviosa hacia la época seca ocurra del 17 de octubre al 13 de noviembre.

Señaló, que para la presente temporada de lluvia se prevén 3 temporales previstos para junio, septiembre y octubre; asimismo, se espera que en la zona del Océano Pacífico se formen 8 tormentas tropicales, 4 huracanes categoría 1 y 2; además de 5 huracanes intensos categoría entre 3, 4 y 5.

Algunas de las 755 zonas propensas a inundaciones, a nivel nacional son: La Barra, Los Llanitos Matalapa y El Capichul de Santa Ana; El Tablón, Monte Rico, El Ceibo, Los Izotes, Playa Blanca y Barrancones en La Unión; El Chino y Barra de Santiago en Ahuachapán; La Canoa, Babilonia, La Pita, Montecristo, Rancho Grande, El Jícaro, Tasajera y Tauro de Usulután; entre otros.

De las 955 áreas sensibles a deslizamientos se mencionan: los volcanes de San Salvador, San Vicente y Conchagua de La Unión; asimismo, el Municipio de Alegría, Santiago de María, Santa Elena, Tecapán, San Agustín y Jucuarán de Usulután; San Jorge, Chinameca y Chirilagua de San Miguel; Juayúa, Apaneca, Salcoatitán, Ataco, Nahuizalco y San Pedro Puxtla al occidente del país junto a La Pedrera Santa Lucía y Las Chinamas de Ahuachapán.

Los posibles escenarios de intervención o emergencias que pueden atenderse son: deslizamientos, daños a la salud, daños a las líneas vitales y daños a la infraestructura productiva.

Perspectivas

Los factores de riesgo como las fuertes pendientes de las cuencas, la deforestación, erosión del suelo y el incremento de asentamientos humanos aceleran la vulnerabilidad en el territorio nacional, de tal forma habrá que poner mayor énfasis en las zonas altas de la parte norte de Chalatenango, Morazán, la cordillera de occidente, Ataco, Apaneca, Juayúa, El Picacho, Volcán de Chinchontepec, La Pedrera de Santa Lucía de Ahuachapán, así como en las partes bajas de las cuencas de la zona costera; sobre todo en las quebradas de corto recorrido en las zonas urbanas y las principales cuencas hidrográficas.

De igual forma, la intensidad de las lluvias se han modificado debido al cambio climático ocurriendo más eventos súbitos, extremos y extraordinarios, que en los últimos años ha mostrado una incidencia mucho mayor asociado al fenómeno de La Niña.

La perspectiva climática para la última semana de mayo sobre el caudal de algunos de los ríos que están dentro de la cuenca del río Lempa y río Paz, es que aumentarían entre un 20 y 40 %; mientras que el resto de las cuencas podrían alcanzar un aumento de 20% o menos. El río Jiboa, registraría los mayores incrementos de su caudal debido a las descargas controladas del Lago de Ilopango.

Los ríos de Cara Sucia y Cuilapa en el Departamento de Ahuachapán; río Chilama, El Jute, Comasagua y río Chanseñora, además el río Sucio en La Libertad; río Sepaquiapa y ríos que desembocan al Estero de Jaltepeque en La Paz; ríos afluentes del Grande de San Miguel y Goascorán en los departamentos de La Unión y San Miguel, incluyendo aquellos que drenan desde la cordillera de Jucuarán y ríos que desembocan en el Golfo de Fonseca son los ríos que presentan más altas posibilidades de desbordamiento por sus crecidas rápidas.

En mayo y junio Existe la posibilidad de desbordamiento principalmente en la zona oriental y costa central del territorio nacional, específicamente en los ríos que drenan de la cordillera de El Bálsamo en La Libertad, además, de los ríos que desembocan en el Golfo de Fonseca y ríos afluentes del Goascorán. La canícula se presentaría la primera quincena de agosto.

Los ríos que podrían registrar crecidas que superen los 2.8 metros sobre el nivel normal entre finales de septiembre y principios de octubre y con posibilidades de desbordamiento son: río Grande de San Miguel, Paz y Jiboa.

La condición esperada en los embalses de las centrales hidroeléctricas del Río Lempa, es que se estima un comportamiento normal en los embalses Guajoyo y Cerrón Grande; por lo que existe la probabilidad de que alcancen su altura máxima de operación antes de la finalización de la época lluviosa.