ACNUR acoge con beneplácito la adopción de una nueva ley en El Salvador para ayudar a las personas desplazadas por la violencia

Report
from UN High Commissioner for Refugees
Published on 10 Jan 2020 View Original

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, acoge con beneplácito la aprobación por parte de El Salvador de una ley para proteger, ayudar y ofrecer soluciones duraderas a las personas desplazadas internamente o en riesgo de desplazamiento en la nación centroamericana debido a la violencia ejercida por el crimen organizado y las pandillas criminales.

La ley, aprobada por una contundente mayoría en la Asamblea Nacional de El Salvador el 9 de enero, permitirá que decenas de miles de víctimas del desplazamiento forzado en el país tengan acceso a asistencia humanitaria vital y puedan recobrar el goce de sus derechos fundamentales, incluyendo el acceso efectivo a la justicia. Además, la ley prevé que se establezca, por primera vez, un sistema nacional integral que reúne a una amplia gama de instituciones del Estado para colaborar en la prevención y respuesta al desplazamiento forzado.

Una vez firmada por el presidente Nayib Bukele, la ley podrá tener un impacto positivo y duradero en las vidas de los 71.500 salvadoreños que, según estimaciones, se vieron forzados a desplazarse dentro de las fronteras de su país entre 2006 y 2016, así como en las decenas de miles de personas que se encuentran en riesgo desplazamiento.

El texto de la Ley Especial para la Prevención y Protección Integral de Personas en Condición de Desplazamiento Forzado Interno, redactado con el apoyo técnico de ACNUR, se alinea a los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos de las Naciones Unidas y a otras normas internacionales para la protección de los derechos de las personas desplazadas internas, incluyendo el derecho a solicitar y recibir asistencia humanitaria, la tutela de la unidad familiar, el derecho a un nivel de vida adecuado y a soluciones duraderas. La ley también establece mecanismos para permitir que las personas afectadas por el desplazamiento interno puedan proteger y recuperar los bienes muebles e inmuebles que se vieron obligados a abandonar en su huida.

La ley refleja el creciente impulso que se está dando en Centroamérica y en otros lugares para reconocer y responder al fenómeno del desplazamiento interno. En Honduras, donde se estima que 247.000 personas se vieron obligadas a desplazadas dentro de su país por causa de la violencia, el Congreso Nacional está considerando una legislación similar a la ley aprobada en El Salvador. México también reconoce el grave impacto del desplazamiento interno y ha expresado su compromiso de aprobar medidas legislativas en materia a nivel federal.

ACNUR reitera su disposición a continuar ofreciendo asistencia técnica y operativa a los gobiernos de Centroamérica y México para ayudarles a mitigar las causas y consecuencias del desplazamiento forzado, de acuerdo con los compromisos asumidos por los países de la región como parte del Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS).

En octubre, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, estableció un Panel de Alto Nivel sobre Desplazamiento Interno para aumentar la atención mundial sobre el tema y avanzar en la búsqueda de soluciones para este problema que afecta a más de 40 millones de personas en todo el mundo, por causa de los conflictos y la violencia.

Para más información, por favor contactar:

En Ginebra: Liz Throssell, throssel@unhcr.org, 41 22 739 8941
En Ciudad de México: Sibylla Brodzinsky, brodzins@unhcr.org, + 52 55 8048-5054
En Panamá: William Spindler, spindler@unhcr.org, +507 6382-7815
En Panamá: Diana Díaz, diazdi@unhcr.org, + 507 6646-34-69
en El Salvador: Óscar RamÍrez, ramirezo@unhcr.org, +503 2209-3585
En Nueva York, Kathryn Mahoney, mahoney@unhcr.org, +1 347 443 7646