Ecuador

Ecuador: Una granja comunitaria se abrió para los afectados por el volcán Tungurahua

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Luis Chunata no se da por vencido. Luego de una hora de caminata por un sendero estrecho llegó, junto con otras cuatro personas, al sitio donde sembró, hace tres meses, una hectárea de papas. La propiedad colinda con la hacienda Releche, de la parroquia Candelaria, a 40 minutos del cantón Penipe.

La plantación, a simple vista, no tiene plagas, pero este agricultor de la comuna Capil indica que es necesario fumigar.

"Nos unimos entre cinco vecinos y sembramos papas. Invertimos USD 3 000 en la compra de semillas. La venta de la cosecha nos ayudará a mejorar nuestra situación económica, afectada por el volcán Tungurahua".

En la propiedad hay pastizales y sembríos de papas, mora, tomate de árbol, zanahoria y un bosque nativo, en donde se encuentran árboles de quichuar y chilca.

El año pasado, el Ministerio de Agricultura de Chimborazo compró este lugar para reubicar a 20 familias de las comunidades Palictahua y Capil, afectadas por la lluvia de ceniza. La granja tiene 38 hectáreas y fue adquirida en USD 140 000.

Desde entonces, los moradores de los dos pueblos utilizan el suelo para la siembra. Allí se instaló una Unidad Productiva, que cuenta con el asesoramiento de los técnicos del Ministerio en la producción de mora, tomate de árbol, papas, maíz y zanahoria.

Seg=FAn Serafín Medina, presidente de la comunidad Palictahua, la propiedad está parcelada. Cada familia recibió 4 000 m=B2 de terreno para el cultivo.

En la parte alta, a más de 3 500 metros sobre el nivel del mar, hay 12 hectáreas de bosque primario. Los beneficiarios decidieron convertir la zona en una reserva faunística. En las 26 hectáreas restantes, la gente cultiva pastos, papas, mora, tomate de árbol, cebolla y maíz.

A esto se suma la construcción de 14 establos para albergar a 70 reses. Estas bodegas son de madera y paredes de ladrillo. Además, tienen bodegas para almacenar forraje y heno. El fin es alimentar a los semovientes, en caso de una emergencia en el volcán.

"La propiedad es de gran ayuda, porque aquí nos refugiamos con nuestros animales cuando aumenta la actividad del Tungurahua", cuenta Medina.

Luis Chunata comparte el criterio del dirigente. El hombre dice que está contento porque en la propiedad no cae ceniza. Además, comenta que en la evacuación de 1999 vendió cinco vacas lecheras a bajo precio.

Seg=FAn Chunata, los comerciantes de ganado pagaron 300 000 sucres por cada res, cuando en el mercado costaban 600 000.

"Perdimos mucho dinero. En los 10 años del proceso eruptivo, decenas de campesinos han sido perjudicados. Ahora, en estos terrenos estamos tranquilos y esperamos mejorar los ingresos".

Ayer, los campesinos de Palictahua organizaron una minga en la granja. El objetivo fue limpiar el canal de riego cubierto con ramas, lodo y basura.

Allí, Hernán Merino, de 28 años, indica que sembró 500 plantas de mora.

"La altura impide que las plantas crezcan con rapidez, porque la mora a los seis meses debía estar lista para la cosecha. Las plantas tienen un año de sembradas y recién empezaron a florecer".

Merino recuerda que en la evacuación no supo a dónde trasladar a sus 22 reses.

"Vendí 12 animales en 250 000 sucres cada uno. Fue una pérdida. Con el resto del ganado fui a Matapalo, en la provincia de Bolívar. Allá estuve 18 meses y luego regresé. Hoy tratamos de recuperarnos", dice mientras limpia la zanja con un azadón.

En la minga también estuvo Samuel Sánchez, de 46 años. "En el terreno que tengo en Palictahua no puedo sembrar papas y mora. Por eso, cultivamos en la granja".

Ligia Samaniego, responsable del área del Ministerio de Agricultura en Penipe, cuenta que la entidad apoya y asesora a los campesinos en la siembra de mora y papas. "A finales de este mes se iniciará el proyecto de mejoramiento de pastos para guardarlo en las bodegas de la propiedad".