Ecuador + 1 more

Brigadas de documentación renuevan visas a refugiados

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

SAN LORENZO, Ecuador, 24 de enero (ACNUR) - Del 18 al 20 de enero, la Dirección de Refugio (DR) del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración del Ecuador, con el apoyo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), envió una brigada de documentación para renovar visas de refugiados y certificados de solicitantes de asilo en San Lorenzo, ciudad fronteriza ubicada en la costa pacífica ecuatoriana, a tan solo 15 kms del Municipio de Tumaco, en le departamento de Nariño, Colombia. Se atendieron a cerca de 700 personas.

Cientos de personas acudieron para realizar la renovación de estos documentos que en la mayoría de los casos se encontraban vencidos desde hace varios meses debido a las dificultades que deben enfrentar refugiados y solicitantes de asilo para llegar hasta la ciudad de Esmeraldas, en donde se encuentra ubicada la oficina de la Dirección de Refugio. Entre las limitaciones se encuentran el costo de la movilización, que muchas veces equivale al ingreso mensual de estas personas, el desconocimiento, el miedo a ser deportados, entre otras. Ecuador actualmente es el país con el mayor número de refugiados en América Latina, con alrededor de 55.000 refugiados reconocidos, de los cuales el 11% vive en la provincia de Esmeraldas.

María (nombre ficticio) expresó su alegría por haber podido renovar su documento y el de sus cinco hijos, que los tenían vencidos desde hace más de un año. Ella explicaba que había perdido las esperanzas de renovar su documento debido a los altos costos de transporte y además por la dificultad de viajar con sus cuatro hijos pequeños a Esmeraldas.

“Estas brigadas lideradas por la Dirección de Refugio fueron muy importantes”, mencionó Oscar Sánchez-Piñeiro, Jefe de la oficina de ACNUR en Esmeraldas, “porque permiten que los refugiados cuenten con los documentos necesarios para acceder a los servicios esenciales de salud, educación, y trabajo y para poder desplazarse sin problemas. Aunque llegaron mucho más refugiados de los que se anticipaban, los compañeros doblaron los esfuerzos y trabajaron largas horas para poder atender a la mayor cantidad posible de personas”.

El Defensor del Pueblo de Esmeraldas estuvo presente durante el primer día y gestionó para que más de 600 personas puedan expresar por escrito al Ministro de Relaciones Exteriores su necesidad de protección internacional y su imposibilidad de acceder al procedimiento. La DR y el ACNUR explorarán la posibilidad de realizar nuevas brigadas en las próximas semanas debido a que no fue posible atender a toda la población necesitada.

Durante las brigadas, varias organizaciones de la sociedad civil incluyendo a HIAS, Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes del Ecuador, Manos Amigas, Centro Claretiano de Justicia y Paz - Misión Thalatta Limones en la Parroquia San Pedro y San Pablo, apoyaron en la recolección de información de personas recién llegadas. Según la información recolectada, más de 600 personas que llegaron a Ecuador en los últimos meses en busca de seguridad, la mayoría provenientes de Tumaco, no han logrado presentar su solicitud de asilo. De acuerdo a los solicitantes, la situación en Colombia ha seguido deteriorándose. La mayoría de ellos son mujeres, niños y niñas que han huido debido a las amenazas, asesinatos de familiares y al despojo y ocupación de sus tierras por parte de grupos armados organizados.

Los solicitantes y refugiados necesitan asistencia urgente. A pesar de estar documentados, tienen acceso limitado al mercado laboral, a la atención médica y a la educación. La mayoría vive en condiciones precarias, especialmente por la cercanía a la zona de conflicto. Muchos se están refugiando en endebles cabañas que no les protegen de las fuertes lluvias que coinciden con los inicios de la temporada invernal. Otros, como el caso de los recién llegados a la Isla de Limones, duermen en albergues temporales proveídos por la Iglesia. La integridad física de estas personas corre riesgo debido a que muchos siguen siendo perseguidos por grupos armados. En el 2011, la oficina del ACNUR en Esmeraldas registró 15 homicidios de refugiados y solicitantes.

ACNUR