Santiago, laboratorio de la desalinización de agua en Cuba

Report
from Government of Cuba
Published on 10 Jul 2018 View Original

La puesta en marcha de tres modernas desalinizadoras en el municipio de Guamá constituye una gran fortaleza para enfrentar venideros períodos de sequía

SANTIAGO DE CUBA.— Con la próxima puesta en marcha de tres modernas desalinizadoras en el costero municipio de Guamá, el inicio de la ejecución de otra que beneficiará a la termoeléctrica Antonio Maceo y el funcionamiento estable de la planta de Boca de Cabañas, la mayor de su tipo en el país, esta oriental provincia se ratifica como un laboratorio para la desalinización de agua salobre en el país.

La ingeniera Janet Cobo Triana, delegada del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) en Santiago de Cuba, calificó este hecho como una gran fortaleza para enfrentar venideros períodos de sequía, los que, según la actual variabilidad climática, son cada vez más frecuentes e intensos.

Cobo Triana explicó que jóvenes especialistas y técnicos fueron entrenados, primero, en la terminal de Santa Cruz, en La Habana, y posteriormente con los expertos de la empresa suministradora, para el manejo de la novedosa tecnología, de la cual no se tenía experiencia previa en la provincia.

Las plantas de Guamá estarán instaladas en las estaciones de bombeo Palo Gordo, el Francés y Bahía Larga, y constituyen una garantía de continuidad en el servicio a la población, desde una fuente segura para el consumo humano, aun en situaciones extremas como la vivida con la intensa sequía que azotó el territorio hasta mediados del pasado año y que obligó a paralizar la entrega del vital líquido desde sus fuentes de abasto, en su mayoría pozos, por presentar concentraciones de sales por encima de lo que establece la norma cubana.

Con un sistema de ósmosis inversa y la peculiaridad de ser la única del país vinculada directamente con el abasto a la población, la desalinizadora Boca de Cabañas, en Santiago de Cuba, ha entregado hasta la fecha más de medio millón de metros cúbicos de agua potable, a razón de 50 litros por segundo, para abastecer, de conjunto con el aporte del embalse Parada, las demandas de 270 litros por segundo del sector hidrométrico Agüero-Mar Verde.

Aledaña a la planta de Boca de Cabañas se inició asimismo la ejecución de la obra civil de una nueva planta de 200 metros cúbicos por hora para la termoeléctrica Antonio Maceo, que independizará totalmente a la importante industria del sistema de Parada y mantendrá la vitalidad del servicio ante eventos de sequía hidrológica.

Cobo Triana insistió en que mantener la novedosa tecnología en buen estado de conservación, desde una buena operación de lo instalado, es el reto que enfrenta el sistema de recursos hidráulicos santiaguero, convertido en capital de la desalinización en Cuba.