Cuba - Tornado y Tormenta Local de gran intensidad, Reporte de Situación No. 06 de la Oficina de la Coordinadora Residente (14 de febrero, 2019) [ES/EN]

Report
from UN Country Team in Cuba
Published on 14 Feb 2019 View Original
preview
preview

Este reporte ha sido elaborado desde la Oficina de la Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas en Cuba. Cubre el período de las 14.00 horas del 7 de febrero a las 12:00 del 14 de febrero (hora local).

Resumen

  • 18 personas permanecen hospitalizadas, cuatro de ellas graves y una en estado crítico.

  • De las más de 9,900 personas protegidas, 1,045 personas se encuentran albergadas en centros especialmente habilitados por el gobierno en las zonas afectadas.

  • Se elevan a más de 7,872 las viviendas dañadas. Se reportan 730 derrumbes totales y 931 parciales, la mayoría en los municipios de 10 de octubre,
    Guanabacoa y Regla.

  • 17,938 estudiantes debieron ser trasladados de sus centros de estudios por los severos daños en el sector educacional.

  • El Presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, compareció este miércoles 13 en el programa televisivo Mesa Redonda por segunda ocasión desde el tornado del 27 de enero.

  • Ministros y autoridades locales acompañaron al Presidente para informar a la población sobre los daños y el proceso de recuperación.

Visión General de la Situación

Unas 253,000 personas viven en las zonas devastadas por el tornado en cinco municipios de La Habana. El impacto es tan generalizado que, en no pocos Consejos Populares, los líderes comunitarios, el personal de salud, educación o de otros servicios, se encuentran también entre la población damnificada.

La prensa nacional publica recomendaciones para la especial atención que se debe tener con la población infantil y las personas ancianas, tras un desastre como el vivido en La Habana. En algunos de los municipios más afectados, como 10 de octubre, más del 20 por ciento de su población son personas adultas mayores, de 60 años y más. El sector de la educación mantiene reubicadas 11 instituciones educacionales para garantizar la continuidad del curso escolar en todos los niveles de enseñanza.

Tras la recuperación de los servicios básicos, se dedican esfuerzos importantes a la rehabilitación de 19 instalaciones de salud pública y a garantizar la atención a la población damnificada. Personal del sector de la salud se suma a las obras constructivas en las unidades, donde se registraron también importantes afectaciones en todo el equipamiento especializado y en los insumos médicos.

Las Oficinas de Trámites abiertas por el gobierno han atendido a más de 9,000 personas que acuden a reportar los daños sufridos en sus viviendas, se evalúan caso por caso y se decide la respuesta más adecuada: asignar techos y otros materiales constructivos para emprender la reconstrucción inmediata. En los casos de personas ancianas, enfermas o en otras condiciones de vulnerabilidad, se asignan brigadas de empresas constructivas estatales.

Hasta el momento se reportan más de 7,700 viviendas dañadas, incluidos 730 derrumbes totales y 931 derrumbes parciales. Como parte del proceso de respuesta, se conoció que instituciones nacionales han entregado locales que están siendo adaptados para la entrega de 240 viviendas y se trabaja en el inicio de la construcción por el Estado de nuevos inmuebles para la población damnificada. Se espera que los esfuerzos en este sentido se extiendan hasta finales de año por lo que un grupo importante de personas se mantendrán evacuadas durante ese tiempo.

Los daños en la vivienda incluyen, en muchos casos, la pérdida además de colchones para dormir, equipos electrodomésticos, muebles y una amplia gama de artículos personales de primera necesidad, que las familias necesitarán reponer.

Las donaciones de ropas, zapatos, artículos de aseo y juguetes se mantienen llegando desde diferentes puntos de Cuba a través de los centros abiertos por el gobierno provincial y por iniciativas puntuales de instituciones y organizaciones. El aporte para la población damnificada también arriba de otros países, a través de la gestión de las embajadas cubanas en el exterior.

Instituciones nacionales, organizaciones juveniles, proyectos y redes de la sociedad civil organizan brigadas de apoyo para la reconstrucción en las zonas devastadas por el tornado.