Cuba

Cuba Sequía - Resumen mensual No. 1 (Marzo-Mayo 2017)

Attachments

Resumen

  • La situación de intensa sequía afecta al país desde el segundo semestre de 2014 y se agudizó en el primer trimestre de 2017.

  • Se considera una de las peores sequías del último medio siglo. Según especialistas, esa tendencia no se revertirá en el corto plazo.

  • Más de 690,000 personas sufren limitaciones en el abasto de agua, de ellas 635,000 en Santiago de Cuba.

  • 142 municipios afectados, 40 de ellos con sequía severa.

  • La región central del país es la más impactada debido a los grandes déficits de precipitaciones en los últimos tres años.

  • La presa Zaza, la de mayor capacidad de almacenamiento en el país, ubicada en la provincia Sancti Spíritus, se encuentra solo al 11% de su capacidad.

  • En los últimos tres años han muerto fundamentalmente por hambre durante periodos de sequía, alrededor de 500,000 cabezas de ganado, 12,5 % del total de la masa ganadera del país.

Visión General de la Situación

La sequía es un tema de gran preocupación en el país por su impacto directo en la escasez de agua para el consumo humano, la agricultura y la seguridad alimentaria de cientos de miles de personas. Labores de higiene y saneamiento y la prestación de servicios públicos son también impactadas por esta situación.

Unas 860,900 personas reciben el agua en ciclos de distribución cada vez más espaciados -algunos alcanzan hasta 40 días-; y más de 58,700 personas reciben el servicio mediante carros cisternas, debido al agotamiento de las fuentes de abasto. Más de 635,000 personas están afectadas en Santiago de Cuba, donde desde 2010 no se supera la media histórica de precipitaciones.
La escasez de precipitaciones es el factor fundamental de la presente situación. Aun cuando el comportamiento de las precipitaciones en el primer trimestre del año ha sido próximo a lo normal en el territorio nacional, al acumular el 70% de su media histórica, el volumen de agua caído no fue suficiente para revertir los impactos del episodio de sequía que se desarrolla desde mediados del año 2014.

El agua embalsada es inferior al de marzo de 2016, con apenas el 34% de la capacidad útil, lo que repercute desfavorablemente en la disponibilidad de agua para el abastecimiento a la población y cubrir las necesidades de la agricultura, principalmente el cultivo del arroz.)

Hasta abril, 151 embalses disponían de menos del 50 % del llenado útil y, de ellos, 98 por debajo del 25 %, dentro de ellos 26 se encontraban secos. Los territorios más críticos con la disponibilidad de agua útil en los embalses son Sancti Spíritus (8%) y Ciego de Ávila (11%)

Las cuencas subterráneas del país presentan una situación desfavorable, Hasta abril, se reportaban 15 acuíferos en estado crítico, la mayor parte de ellos ubicados en Sancti Spíritus (3), Ciego de Ávila (3) y Camagüey (4), por lo que expertos recomiendan prestar especial atención a la zona central del país.

La situación es agravada por la intrusión salina, que penetra en la isla dada la configuración del territorio nacional, y afecta los depósitos de agua subterránea.

Debido al deterioro de la infraestructura hidráulica el volumen anual de pérdidas se estima en 784 millones de metros cúbicos, lo que representa el 45 % del total bombeado.

En el país, el 60% del agua se emplea en labores agrícolas; el 20%, en el consumo de la población; el 5%, para el uso industrial y el resto en otras actividades económicas. La infraestructura hidráulica está integrada por 242 presas, 729 micro presas, 64 plantas potabilizadoras, canales magistrales y estaciones de bombeo, entre otras.