Cuba

Cuba huracán Irma - Necesidades urgentes a 1 mes |13 de Octubre 2017

Attachments

DATOS CLAVES:

  • 158,554 Viviendas dañadas

  • 466 Granjas avícolas dañadas

  • 4 Acueductos interrumpidos

  • 980 Centros de salud dañados

  • 2,264 Centros de educación dañados

1.- A un mes del paso del Huracán Irma, el más fuerte formado en el océano Atlántico, continúan las necesidades humanitarias en 11 de las 15 provincias del país. Las condiciones básicas y los medios de vida de millones de personas han sido severamente afectados.

2.-Las autoridades nacionales y locales han respondido rápidamente en la protección y la recuperación inmediata. Los daños son tan severos que se requiere, de manera inmediata, acompañar estas acciones.

3.-Las evaluaciones iniciales indican afectaciones críticas, causadas por el impacto destructivo del Huracán, en viviendas, acceso al agua potable y servicio eléctrico, instituciones de salud y centros educacionales, instituciones que almacenan o distribuyen alimentos, producciones agropecuarias y pesca, carreteras y telecomunicaciones.

4.-El acompañamiento a estos esfuerzos es clave para cubrir las necesidades más urgentes de las personas y territorios más afectados.

Resumen

A menos de un año del impacto del Huracán Matthew y en un contexto de intensa sequía, el poderoso Huracán Irma afectó Cuba por más de 72 horas, entre el 7 y el 10 de septiembre de 2017. Este huracán, el mayor formado en el Atlántico, provocó intensas lluvias, fuertes vientos e inundaciones costeras sin precedentes, que afectaron gran parte del país.

Las fases Informativa, de Alerta y de Alarma Ciclónica del Sistema de la Defensa Civil cubrieron todo el territorio nacional, excepto el municipio especial Isla de la Juventud. Más de 10 millones de personas, el 94% de la población del país estuvieron en Fase de Alarma Ciclónica al mismo tiempo. Por su gran diámetro, más de 800 kilómetros, varios territorios sufrieron el impacto directo del huracán por más de 24 horas.

Ante el peligro, 1.9 millones de personas fueron evacuadas - 17% de la población - a centros de evacuación y casas de familiares y amigos. Pese a las medidas de prevención adoptadas por las autoridades, este huracán provocó la pérdida de diez vidas humanas.

De forma inmediata, tras el paso del huracán, el país decretó la fase recuperativa para iniciar las tareas de higienización, restablecimiento de la red eléctrica y de comunicaciones, reconstrucción de viviendas y la rehabilitación de servicios públicos. No obstante, por la magnitud y extensión de los daños, la respuesta nacional requiere acompañamiento urgente.

Necesidades Humanitarias

Aún cuando la evaluación de los daños no ha finalizado, valoraciones iniciales indican afectaciones críticas en las viviendas, el acceso al agua potable, al servicio eléctrico y las telecomunicaciones, los sectores de salud y educación, la infraestructura de almacenamiento y distribución de alimentos y las producciones agropecuarias y la pesca.

Según información publicada por las autoridades nacionales sobre la situación de las viviendas dañadas, desde la Provincia de Guantánamo hasta La Habana, 14,657 de las 158,554 viviendas dañadas fueron totalmente destruidas.

Las personas también perdieron sus bienes de primera necesidad, entre ellos colchones, muebles, utensilios de cocina y artículos de higiene. Más de 11,000 personas continúan recibiendo apoyo con alimentos y otros recursos de primera necesidad en las provincias más afectadas.

Los severos daños al sistema electro-energético, los acueductos, y la pérdida de tanques en viviendas e instituciones limitan el acceso a agua segura y al saneamiento en los territorios afectados. Esta situación se complica al combinarse con la sequía que afectaba la región desde hace cuatro años.

Fueron dañadas 95,000 hectáreas de tierra destinadas a la producción de alimentos. Instalaciones porcinas, avícolas y acuícolas sufrieron severos daños, al igual que instituciones que facilitan el acceso a alimentos, como instituciones para el cuidado de ancianos y comedores sociales.