Costa Rica

UNICEF: desigualdades y efectos de la pandemia amenazan el presente y futuro de la niñez y adolescencia en Costa Rica

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original
© UNICEF/CostaRica

Brecha digital es un duro golpe para su aprendizaje, su inclusión social y la empleabilidad futura.

  • La pobreza y la ausencia prologada de las aulas afectan el presente y futuro de esta población.
  • Brecha digital es un duro golpe para su aprendizaje, su inclusión social y la empleabilidad futura.

San José, Costa Rica, 8 de septiembre- La pandemia por COVID-19 no solo puso en evidencia las inequidades y desigualdades que han venido afectando a la niñez y las juventudes en el país desde hace varias décadas, sino que también acrecentó problemas como el aumento de la pobreza infantil, el desempleo juvenil, la exclusión educativa, la brecha digital y la discriminación de grupos vulnerables, el crimen organizado, las distintas formas de violencias y repercusiones en la salud mental, situaciones a las que se suman los impactantes efectos del cambio climático.

“*Las niñas, niños, adolescentes y jóvenes nos vienen haciendo un llamado urgente de ayuda. Los efectos de la pandemia vinculados a la disminución de las clases presenciales, la brecha digital, la pérdida o disminución de vida social y la crisis económica afectan el presente y futuro de esta población. Debemos tomar medidas urgentes e impulsar un nuevo pacto nacional por la educación y los derechos de la Infancia, enfatizó ***Patricia Portela de Souza, Representante de UNICEF Costa Rica.**

Niñez y adolescencia en cifras. En el país viven más de 1.400.000 niñas, niños y adolescentes menores de 18 años, de los cuales el 30% tienen edades entre los 0 y los 5 años, 31% de 6 a 12 años y 39% de 13 a 17 años.

Según la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) 2020, de los 5.104.510,00 de habitantes que conforman 1.604.705,00 de hogares, de los cuales el 26,2% son hogares pobres. Cerca de 32% de las personas menores de 18 años que viven en estos hogares son pobres, lo que significa que 1 de cada 3 niños y niñas es pobre.

Los años 2018, 2019 y 2020 dejaron enormes consecuencias en el sistema educativo costarricense. Las huelgas y, fundamentalmente la pandemia ocasionada por el virus SARSCoV-2, al igual que en otros países, llegó en un momento en que no se esperaba y, por ende, no estaban dadas las condiciones para enfrentar una crisis de esta magnitud.

A pesar de los esfuerzos realizados el impacto negativo sobre la educación no tiene precedentes. Las afectaciones en el sector educación y la dificultad de acceder a los recursos formativos podrían ser una condición problemática que estas generaciones arrastren durante su inserción futura al mercado laboral.

Según los datos oficiales del MEP, en el 2020, de las 1.179.147 personas estudiantes matriculados, 18.834 están excluidos y 1.530 no presentan reportes de asistencia. Eso podría interpretarse como que la ‘pérdida’ es baja (entre excluidos y si reportes suman menos de un 2%). No obstante, debe adicionarse a ese grupo el 63% de personas estudiantes matriculadas, ya que presentaron problemas de acceso a dispositivos y/o internet, lo que generó problemas de continuidad en el acceso a los servicios educativos, factor clave para asegurar sus trayectorias y aprendizajes.

UNICEF se suma al llamado de que hizo el Estado de la Educación y a los esfuerzos del MEP para atender de manera urgente los efectos severos que el “apagón educativo” ha generado por los rezagos y problemas estructurales no resueltos, los efectos de la pandemia y la rigidez del sistema educativohan tenido en los aprendizajes de las niñas, niños y adolescentes y el impacto que esta situación tiene y tendrá en la exclusión educativa y en el desarrollo social y económico del país.

La pandemia agudizó las brechas tecnológicas y sociales que enfrentan las personas estudiantes, generando una "**nueva forma de exclusión educativa**".

Hoy más de 400.000 niñas, niños y adolescentes no tienen acceso a las nuevas tecnologías, o que afecta su posibilidad de tener una educación de calidad, su aprendizaje y las oportunidades para un desarrollo integral, Reforzamos la necesidad de establecerse una **Alianza Nacional de Educación **para buscar una salida a la crisis educativa.

La salud mental es otro aspecto que requiere especial atención, ya que el aumento de los suicidios de personas adolescentes y jóvenes, y el incremento de las diferentes formas violencia contra esta población también plantean grandes desafíos que deben ser atendidos con celeridad.

Cuatro encuestas de opinión realizadas por U-Report Costa Rica en 2020 revelaron que las personas adolescentes y jóvenes en Costa Rica han experimentado ansiedad, aburrimiento y depresión, durante la pandemia del Covid-19. A estas cifras se suma el hecho de que, en 2019, hubo 3.188 intentos de suicidio en el país, de los cuales el 64% fueron hombres. El rango de edad con mayor afectación fue de entre 15 y 19 años, con una tasa de 179,4 por cada 100.000 habitantes.

Con respecto a la violencia contra la niñez y adolescencia, las cifras del PANI muestran que, en el primer semestre de la pandemia en el año 2020, se recibieron casi un 12% más de denuncias, con respecto al total de denuncias recibidas en el 2019.

Los incrementos más altos según el tipo de amenaza o violación de derechos, fue en el caso de: Negligencia por Educación: con casi un incremento del 73% más en relación con el 2019; Explotación Sexual Comercial: con casi un incremento del 44% más en relación con el 2019. Con porcentajes similares de incremento alrededor de un 28%, se encuentran: negligencia por salud, abuso sexual e ideación suicida.

Una encuesta telefónica realizada recientemente por UNICEF sobre sobre la “Situación de la Niñez y Adolescencia ante la Emergencia nacional por Covid-19” señala que 15,8% de las personas encuestadas considera que en algunas ocasiones la persona menor se sintió amenazada, humillada o ridiculizada por las personas que la o lo cuidan y un 24.7% reconoce que en algunas ocasiones la persona menor recibe nalgadas.

Un 5% de las personas entrevistadas que reconocen que la persona menor ha recibido en el último año golpes más fuertes que una nalgada, mientras que en un 2.7% de los hogares se utilizan mucho los gritos y/o insultos cuando hay conflictos o pleitos y un 15.8% acepta que la persona menor recibe gritos o insultos por parte de otros miembros del hogar, aunque con una frecuencia muy baja.

En el área de salud preocupa el aumento de casos COVID-19 en personas menores de edad. De acuerdo con el Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia, el porcentaje de casos en niños, niñas y adolescentes infectados con el virus SARS-CoV2 respecto del grupo de personas mayores de 18 años ha pasado de 8.2% en enero de 2021 a 9.35% en agosto de 2021. De acuerdo con el PANI, el 20 de abril del 2020 el número de nuevos casos era de 103, para el 30 de ese mes (sólo 10 días después) se reportaban 206 y para el 11 de agosto se sumaron 312 en un solo día.

Al 7 de septiembre de 2021, el Ministerio de Salud contabiliza 47.716 personas menores de edad contagiadas con SARS-CoV2 causante de la COVID-19, 12.015 activos, 7 en UCI de 0 a 19 años y 18 fallecidos.

El COVID-19 ha afectado de manera general a toda la población, sin embargo, sus efectos han sido muchos más devastadores para las niñas, niños y adolescentes que pertenecen a poblaciones altamente vulnerables como lo son los migrantes, refugiados, indígenas, con discapacidad, afrodescendientes y LGTBIQ, quienes corren mayor riesgo de los impactos socioeconómicos inmediatos y secundarios del COVID-19.

No dejar a Nadie Atrás, es uno de los principios transformadores de la Agenda 2030, a partir del cual se posiciona de forma clara y enfática que el Desarrollo Sostenible solo será alcanzado si se incluye por igual a toda la población. La igualdad y la inclusión, no pueden ser solo una aspiración, deben convertirse en una realidad cotidiana innegociable.

Hoy, en UNICEF reiteramos nuestro compromiso con la niñez y las juventudes de seguir trabajando incansablemente por el cumplimiento de sus derechos y la construcción de una Costa Rica más justa e inclusiva para todos y todas.

UNICEF apoyó la iniciativa Generación del Bicentenario, que hoy hizo entrega al Presidente de la República, Carlos Alvarado, su pacto por la niñez y las juventudes donde hacen un llamado urgente para generar nuevas oportunidades e impulsar transformaciones profundas. Ver el vídeo aquí: https://youtu.be/0qnyoSzmHU

Contactos de prensa

Andrei Arias

Asociado de Comunicación

UNICEF Costa Rica

Teléfono: +506 8304 3265

Correo electrónico: aariasleon@unicef.org