Costa Rica + 3 more

Evaluación del Impacto Socioeconómico de la COVID-19 en las Personas Desplazadas por la Fuerza Resumen Temático Núm. 4: el caso de Costa Rica, marzo 2022

Attachments

Información clave

  • Costa Rica ha experimentado una profunda recesión económica como resultado de la pandemia de COVID-19, sin embargo, sigue dando la bienvenida a aquellos que necesitan protección internacional de toda la región. Desde 2017, el número de personas refugiadas, solicitantes de asilo y otras personas de interés, principalmente de Nicaragua, aunque también de Venezuela y Cuba, entre otros, ha aumentado considerablemente, lo que ejerce presión sobre los sistemas nacionales.

  • Los datos de dos rondas de una encuesta telefónica realizada por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y Innovations for Poverty Action (IPA) entre marzo y agosto de 2021, comparable a una encuesta similar efectuada por el Banco Mundial sobre la población nacional, proporcionan información sobre cómo la pandemia de COVID-19 ha afectado la salud, los medios de vida y la vulnerabilidad general de estas poblaciones que son personas de interés (PoC, por sus siglas en inglés) del ACNUR.1

  • La encuesta revela que, para agosto de 2021, alrededor de uno de cada cinco hogares conformados por personas de interés (PoC) sufrió COVID-19. Además, el 36% de las personas encuestadas reporta haberse vacunado, y cerca del 80% cree que las vacunas son seguras y efectivas.

  • El impacto económico de la pandemia ha sido severo para los hogares de las PoC, con casi 3 de cada 4 personas encuestadas que reportaron ingresos familiares más bajos en la primera ronda en comparación con la situación previa a la COVID-19. Además, la inseguridad financiera de las PoC continúa siendo pronunciada con un 70% de las personas encuestadas que se vieron obligadas a agotar sus ahorros o depender de otros para satisfacer las necesidades diarias, y con la mitad que reportó no tener cuentas de ahorro bancarias o móviles.

  • La inseguridad alimentaria sigue siendo alta – a pesar de haber disminuido durante las rondas de las encuestas – el 61% de las personas encuestadas en la segunda ronda reportó que un adulto se saltó una comida en la última semana en comparación con solo el 12% de los nacionales en la ronda final de la encuesta del Banco Mundial. La población nicaragüense en particular se enfrenta a altos niveles de vulnerabilidad alimentaria, ya que 4 de cada 10 personas encuestadas nicaragüenses reportan que una niña o niño ha pasado hambre en los últimos 30 días.

  • A pesar de estas necesidades prevalecientes, la ayuda alimentaria y en efectivo a las PoC se redujo entre marzo y agosto de 2021. Del mismo modo, las solicitudes de apoyo del gobierno son menos comunes en la segunda ronda, y alrededor de 40% de las solicitudes de asistencia son rechazadas.

  • La población venezolana se encuentra en mejores condiciones en comparación con los hogares nicaragüenses y cubanos según lo evidencia la mayoría de las medidas estadísticas. Estos resultados probablemente reflejan su mejor perfil socioeconómico preexistente y la capacidad asociada para integrarse en la sociedad costarricense.