Misión de la ONU visitará zona de desastre ambiental en Barrancabermeja

Report
from El Espectador
Published on 11 Apr 2018 View Original

Así lo advirtió Erik Solheim, director ejecutivo del PNUMA. El comité de expertos, que estaría llegando la próxima semana, hará una evaluación de los impactos sociales y ambientales que dejó el derrame de petróleo del pozo la Lizama 158 de Ecopetrol

En una carta dirigida al ministro de Ambiente Luis Gilberte Murillo, el director ejecutivo del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) Erik Solheim, advierte que ha solicitado a la organización crear un comité que visite la zona donde ocurrió el derrame de petróleo por una falla del pozo La Lizama 158 de Ecopetrol.

“Solicité a la Unidad Ambiental Conjunta del PNUMA y a la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, junto con la Subdivisión de Gestión de Desastres y Conflictos Post Ambientales de las Naciones Unidas (ambos con sede en Ginebra), para que convoquen a un grupo de expertos internacionales que tengan la misión de visitar el sitio de emergencia”, advierte en la carta.

Según explica Solheim, la idea es que esta misión haga la visita dentro de una semana. Así, teniendo en fecha que la carta tiene la fecha del 10 de abril de 2018, se esperaría que la comitiva estuviera visitando áreas cercanas al corregimiento La Fortuna, en Barrancabermeja (Santander), la próxima semana.

El documento también advierte que la misión será coordinada directamente con el Ministerio de Ambiente, mientras que Juan Bello, jefe de la Oficina de Proyectos de Medios Ambiente de la ONU en Bogotá, tendrá la tarea de comunicarse directamente con los equipos en Ginebra y Panamá para lograr el éxito de la misión.

“El equipo de expertos internacionales producirá una evaluación rápida de los impactos sociales, ambientales y humanitarios del derrame de petróleo del poza la Lizama 158 de Ecopetrol”, señala Solheim. Además, indica que el equipo también dará un conjunto de recomendaciones técnicas para lograr los planes de respuesta, limpieza, remediación y restauración del área afectada, y apoyo a la población, los cuales deberán ser utilizados por el Ministerio de Ambiente.

Finalmente, el representante de la ONU también le ofrece a Murillo la opción de ayudar a mejorar la capacidad de preparación y respuesta de la cartera para estar mejor preparado frente a futuras emergencias similares.

Tras 28 días de presentar afloramientos de crudo, lodo y gas, el pozo La Lizama fue cerrado el 30 de marzo a las 6:30 de la tarde. Sin embargo, algunas de los daños ambientales persisten y aún no hay una investigación definitiva que apunte quién es el responsable de esta falla. Un desastre ambiental que derramó 550 barriles de crudo sobre distintos cuerpos de agua, entre ellos Caño Muerto, la quebrada Lizama y manchas en el río Sogamoso.