Colombia

Más de 10 mil alojamientos temporales se han construido en el país

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Yineth Pinilla

Tras el paso del fenómeno de la niña, por Colombia, un poco más de 10 mil familias vieron como sus viviendas resultaron afectadas por los efectos que generó esta acción natural.

Al paso de las lluvias, que además de inundaciones generó deslizamientos de tierra y otros hechos que afectaron a los colombianos, el Gobierno Nacional vio la necesidad de buscar alternativas de vivienda para quienes lo requerían.

En su momento, se pensó en alternativas como los arrendamientos, que las familias buscaran apoyo de familiares, amigos o vecinos para poder vivir en sus viviendas, al igual que la construcción de alojamientos temporales o la entrega de carpas, con lo que se buscaría solucionar el problema habitacional para los afectados.

Fue así como se inició la construcción de 4.000 alojamientos, en las zonas afectadas de los departamentos de Atlántico, Magdalena, Norte de Santander, Antioquia, Bolívar y Sucre. En estos departamentos el fenómeno de la niña había dejado, en 2010, igual número de familias perjudicadas y era necesario iniciar el proceso.

En junio de 2011, siguiendo el proceso, el Grupo Sectorial de Alejamientos Temporales, con los recursos de Colombia Humanitaria, se siguió adelante con el proceso, incluyendo familias de los departamentos del Cauca, Cesar, y Risaralda, donde la temporada de lluvias también había ocasionado complicaciones para un número considerable de ciudadanos.

Así la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres —UNGRD-, siendo la responsable general de los alojamientos sigue adelante con la construcción de estas soluciones provisiones de viviendas y con las que se ha llegado a quienes lo han requerido.

Cómo va el proceso

La Unidad ha venido realizando la construcción de estos alojamientos provisionales en zonas aptas y donde las familias afectadas se sientan tranquilas, esto mientras sus sitios de vivienda se rehabilitan o se reubican en zonas que no presenten problemas en caso de algún fenómeno natural.

Estos alojamientos se han venido construyendo en: Antioquia, municipio de Turbo-Currulao (para 66 familias); Turbo-Arenera (70 familias); Bocas del río Turbo (17 familias). Sabanalarga (218 familias); Ponedera (96 familias);
Candelaria (396 familias); Repelón (448 familias); Manatí (298 familias), en el Atlántico.

En el departamento de Bolívar son 540 alojamientos temporales distribuidos así:
Arenal (100) Arjona (150); El Carmen de Bolívar (100); San Fernando (100) y San Pablo (100); en Florencia, Caquetá, 72 familias beneficiadas con los alojamientos; En Patía, Cauca 17 alojamientos; En Córdoba: Puerto Libertador (390 alojamientos); Montería (60); Ayapel (150).

En el Banco, Magdalena, 200 familias se ven beneficiadas con los alojamientos, al igual que en el Plato 106. En Virginia, Risaralda (180 familias beneficiadas):
En Norte de Santander, en los municipios de Gramalote, Cucutilla, Sardinata, Labateca,
Ragonvalia, Bucarasica, Pamplonita, Lourdes, se benefician 167 (familias), 29, 3, 3, 4, 3, 5, 6, respectivamente. En Sucre, departamento de Sucre se levantaron 209 alojamientos, en San Benito Abad, 390 y en San Marcos 50.

Cabe resaltar que para la construcción de estos albergues también se ha contado (en algunos sitios) con el apoyo de la Cruz Roja Colombiana, la Organización Internacional para las Migraciones —OIM- , Pastoral Social y OFDA (Asistencia para Desastres de los Estados Unidos)

Qué son alojamientos temporales

Son el lugar donde las personas afectadas por emergencia/ calamidad y/o desastres naturales o antrópicos pasan un tiempo transitorio y temporal hasta que puedan regresar a sus hogares o sean reubicados por el Gobierno Nacional.

Los alojamientos temporales deben ser planeados, de tal forma que tras una tarea previa de autoridades locales y regionales se definan los lugares que van a ser usados como alojamiento temporal (debe ser claro que para el caso colombiano no se deben contemplar instituciones educativas), para que las familias puedan ser albergadas temporalmente.