Colombia

Los niños y niñas de Bolivar, Cauca ahora cuentan con agua potable y una tubería nueva en su institución educativa

Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Viernes 15 Diciembre 2017 Alexander Girón, coordinador de la institución educativa, nos cuenta sobre lo que nuestro proyecto ha logrado en el colegio en términos de salud y educación.

“En el primer aspecto, la ayuda de Save the Children se ha dirigido al fortalecimiento de las pruebas externas a través de formación a los estudiantes con talleres y simulacros con ellos.

Nos parece que en ese sentido ha habido avances, porque los muchachos ya tienen mayor conocimiento de qué es una prueba, cómo se estructura un formulario y tienen mayor experiencia con estas pruebas de simulación.

Aunque la institución siempre ha tenido un nivel superior y gracias a esto los hemos mantenido, la organización ha tenido un papel muy importante en el fortalecimiento a los estudiantes” Además, el proyecto tiene un componente de capacitaciones e infraestructura en instituciones que no tienen abastecimiento de agua y que tienen problemáticas de enfermedades en los y las estudiantes.

“En el municipio hemos tenido un problema de abastecimiento de agua que ha sido muy complicado. Es en todo el pueblo y no tenemos para abastecer a toda la comunidad, en temporada de verano hemos sufrido mucho. Ahora con la intervención de Save the Children esperamos a que las cosas cambien”. Explica qué ha cambiado en la institución educativa con nuestra llegada.

“Los tanques son mucho más amplios de los que teníamos, están ubicados estratégicamente y se cambiaron las baterías sanitarias por baterías sanitarias ahorradoras. Antes teníamos, más el problema de agua, baterías con unos tanques grandísimos, por eso se desperdiciaba el poco de agua que podíamos recolectar en invierno.

En la institución tenemos unos problemas legales con respecto las escrituras públicas y por eso no podemos acceder a los recursos de la Ley 21 y no tenemos recursos, inversiones y ayudas para la institución son de mínima cuantía.

Miramos con muy buenos ojos la ayuda que nos ha ofrecido la organización”.

De esta manera, aunque admite que se ha hecho bastante por los estudiantes, los retos que quedan son bastantes y tienen que ver con la conciencia en los beneficiarios.

“Muchas veces la gente no entiende que, en un proyecto de infraestructura, es fundamental la parte educativa; nosotros estamos conscientes de que tenemos un problema con el agua y no tenemos la conciencia de ahorro.

El papel de los docentes y directivos es intentar sensibilizar al estudiante para que el agua que nos llega tenga muchos más beneficios con el tratamiento que nosotros le demos. Tenemos que aprender a racionarla con otras campañas sobre salud y parásitos nos puede ayudar porque a los muchachos toca repetirles, lo que se les repite se les queda. Si bien es cierto que hay unas adecuaciones, eso no es el 100% de la ayuda, gran parte de la solución es nuestra formación”.