Colombia

La dimensión humanitaria tras los acuerdos de paz: propuestas para la comunidad internacional en Colombia

Format
Analysis
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

omunicado de prensa: Pese a una mejoría durante las negociaciones de paz, la crisis humanitaria en Colombia sigue siendo grave

Así lo indica un informe dado a conocer hoy en Bogotá, que fue elaborado por el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria- IECAH, de España, con apoyo del Centro Noruego para la Construcción de la Paz- NOREF (por sus siglas en inglés) y comisionado por la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios- OCHA en Colombia.

Madrid/Oslo/Bogotá. “A pesar de la mejoría en algunos indicadores humanitarios, sobre todo desde el inicio de las negociaciones de paz, la situación humanitaria que vive el país sigue siendo grave”, afirman los investigadores Francisco Rey y Sophie Duval en el informe “La dimensión humanitaria tras los acuerdos de paz: propuestas para la comunidad internacional en Colombia”, en el que se muestra la evolución de los principales indicadores humanitarios durante las negociaciones en La Habana. El documento contiene datos correspondientes al período comprendido entre noviembre de 2012 y noviembre de 2014, por lo que no incluye el impacto –positivo en algunas áreas- que ha tenido el cese unilateral de hostilidades declarado por las FARC- EP el pasado 20 de diciembre.

Para la elaboración de este reporte se entrevistó a más de cien personas de diversas instituciones públicas y privadas, nacionales e internacionales, durante los meses de agosto y septiembre de 2014, en Bogotá y los departamentos de Córdoba, Nariño y Valle del Cauca. En él se destacan, a la vez, los avances que ha habido en materia humanitaria en temas como el desplazamiento forzoso y el hecho de que, a pesar de ellos, el conflicto sigue generando víctimas diariamente y la situación en algunas zonas del país sigue siendo grave, por lo que los temas humanitarios deben ser uno de los pilares del trabajo de la cooperación internacional en un escenario post-acuerdo.

La investigación destaca que “un escenario post-acuerdo con las FARC-EP no significaría automáticamente el fin de todas las violencias” y que, “a pesar de posibles mejoras en los indicadores humanitarios a nivel nacional al reducirse significativamente las acciones de las FARC-EP, persistirían otros actores generadores de violencia (incluidos los Grupos Armados Post-Desmovilización- GAPD, BACRIM en el lenguaje oficial, y el ELN, en caso de que no haya negociaciones de paz con ese grupo), cuyo impacto humanitario puede tener variaciones regionales significativas”. Asimismo, el reporte indica que en un escenario post-acuerdo todavía pueden darse graves situaciones humanitarias, por lo que se recomienda mantener y, de ser necesario, incrementar la presencia de los actores humanitarios internacionales en Colombia. “Una retirada de la ayuda humanitaria demasiado apresurada puede tener consecuencias sobre las poblaciones vulnerables y afectar el propio proceso de paz –dice el documento-. Más aún cuando las regiones más afectadas por el conflicto enfrentan rezagos y retos históricos en materia de desarrollo”.

El informe reflexiona sobre los retos y oportunidades que esto implicaría para los actores humanitarios en Colombia, a la vez que hace algunas recomendaciones a la comunidad internacional para continuar respondiendo a las necesidades humanitarias, y profundizar la coordinación con las iniciativas de desarrollo y construcción de paz, y con el Estado: “El rol de la comunidad internacional humanitaria debe cambiar –dice-, reconociendo que la firma de un acuerdo de paz supone un replanteamiento de su relación con las autoridades estatales y locales orientado a fortalecer la coordinación, complementariedad y fortalecimiento de las capacidades institucionales”. El documento finaliza con una serie de recomendaciones a la comunidad internacional en relación con la incorporación de aspectos humanitarios en el trabajo post-acuerdo; el acompañamiento y la relación con el Gobierno y las instituciones locales; el monitoreo y verificación de los avances humanitarios, y en relación con el apoyo a la sociedad civil y sus organizaciones.

Datos específicos contenidos en el informe

  • Entre noviembre de 2012 y septiembre de 2014, al menos 347.286 personas fueron desplazadas en Colombia. Esto significa que mientras se llevan a cabo las negociaciones con las FARC-EP en La Habana, cada mes, cerca de 15.100 personas son forzadas a abandonar su lugar de origen como consecuencia del conflicto y la violencia. Cerca de la mitad de los desplazamientos en este período (48%) fue producto de las acciones de las FARC-EP y el ELN, mientras que los GAPD (“BACRIM” en el lenguaje oficial) generaron uno de cada cinco desplazamientos (19%). Teniendo en cuenta los tiempos estipulados por Ley para la toma y valoración de declaraciones, OCHA estima que la cifra total de desplazados en los dos primeros años del proceso puede ascender a más de 454.000 personas (noviembre 2012- junio 2014), es decir, que se mantendrían los niveles del período 2010-2012 cuando se desplazaron 460.564 personas. Por su parte, los desplazamientos masivos (más de 50 personas o 10 familias en un único evento) han disminuido un 34% durante las negociaciones.

  • Entre enero de 2013 y noviembre de 2014, 1.4 millones de personas sufrieron limitaciones de movilidad que restringieron su acceso a bienes y servicios indispensables para su supervivencia. De este total, para una de cada cinco personas las restricciones duraron más de una semana y afectaron su acceso a al menos tres servicios básicos, lo que según criterios de OCHA configura una situación de confinamiento (OCHA, 2014). Las causas más comunes de estas restricciones son las hostilidades, amenazas o limitaciones impuestas por los grupos armados no estatales, presencia y uso de minasantipersonal, munición sin explotar y artefactos explosivos improvisados, bloqueos de vías y alteraciones del orden público en el marco de protestas sociales. Según el análisis de OCHA, entre noviembre de 2012 y noviembre de 2014 el número de víctimas de minas antipersonal y munición sin explotar disminuyó un 38%, en comparación con el período comprendido entre noviembre de 2010 y noviembre de 2012.

  • Aunque no se cuenta con información oficial sobre el número de niños y niñas involucrados con grupos armados no estatales, entre enero de 2013 y octubre de 2014 cerca de 570 niños, niñas y adolescentes desvinculados ingresaron a programas especializados del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). Esto significa que cada mes al menos 26 niños y niñas se desvincularon de grupos armados no estatales. En el año 2013 las Naciones Unidas pudieron verificar 81 casos de reclutamiento y uso de menores por grupos armados en 25 de los 32 departamentos de Colombia, lo que evidencia la dispersión geográfica de esta problemática. En el 71% de los casos las FARC-EP son el actor armado responsable y en el 21% de los casos es el ELN. Estos casos se suman a los 343 casos de niños/as que en 2013 ingresaron al programa de desvinculados del ICBF.

  • Debido a la falta de información, la extensión y magnitud de la violencia sexual basada en género en el marco del conflicto, esta problemática es difícil de estimar. Entre noviembre de 2012 y septiembre de 2014 fueron registradas 548 víctimas de delitos contra la libertad y la integridad sexual, 88% de las cuales fueron mujeres. Niños, niñas y adolescentes constituyen el 27% de las víctimas.

  • Entre noviembre de 2012 y noviembre de 2014 se registraron más de 1.400 acciones bélicas que afectaron a 25% de los municipios del país. Las acciones bélicas (principalmente combates y hostigamientos) se concentraron en el norte del Cauca, Arauca, la región del nudo de Paramillo, la antigua zona de distensión en Caquetá, la costa pacífica y la región del Catatumbo. En contextos urbanos, los Grupos Armados Post Desmovilización- GAPD (llamados “BACRIM” en el lenguaje oficial) y estructuras armadas locales no identificadas suelen ser los principales protagonistas de la violencia armada. Según datos de OCHA, se estima que en los dos primeros años del proceso de paz con las FARC-EP el número de acciones armadas ha disminuido en un 34% con respecto al período comprendido entre noviembre de 2010 y noviembre de 2012.

  • Hasta su declaratoria de cese unilateral de hostilidades, las FARC-EP eran el actor con mayor participación en las acciones bélicas (52%), asociadas tanto a acciones unilaterales como a combates con la fuerza pública. Aun así, la participación de otros grupos armados en las acciones bélicas, incluyendo al ELN y los GAPD, se acerca al 48%.

SOBRE EL IECAH Y SUS ACCIONES EN COLOMBIA:

El Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria- IECAH, con sede en Madrid (España), es una iniciativa privada que agrupa a un conjunto de especialistas en los ámbitos del estudio de los conflictos y la cooperación, con especial énfasis en la ayuda humanitaria, con una amplia experiencia acumulada en diversas áreas temáticas y geográficas, tanto desde una perspectiva docente como investigadora, desarrollada en centros académicos y de análisis nacionales y extranjeros. Unen a ello una experiencia y enfoque práctico con mucha experiencia en ONG y otros organismos de cooperación.

Desde sus inicios, el IECAH ha prestado especial atención a la situación colombiana y ha realizado diversos proyectos en el país y con instituciones colombianas, algunas de ellas, académicas. De hecho, algunos de los miembros del Instituto han trabajado anteriormente en el país.

El IECAH forma parte del Instituto de Estudios Humanitarios de Colombia (IEH) y su codirector, Francisco Rey, es miembro de su Consejo de Notables. Con el IEH, red de organizaciones no gubernamentales, universidades y agencias de la ONU con presencia en Colombia, el IECAH ha realizado diversas acciones de formación e investigaciones sobre cuestiones humanitarias. El IECAH y sus miembros han participado en misiones de evaluación, monitoreo de proyectos, asistencia técnica y consultoría con entidades colombianas, PNUD, OCHA, ONG y la Delegación de la Unión Europea en Colombia, la Oficina Europea de Acción Humanitaria (ECHO) o la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo- AECID.

Para consultar el informe completo, visite:

Versión en español: Aquí Versión en inglés: http://www.peacebuilding.no

Para más información y/o solicitar entrevistas con Francisco Rey, contactar con: Nubia E. Rojas G. peacereporter@gmail.com Tel: 301730142

Recursos enlazados: La dimensión humanitaria tras los acuerdos de paz: propuestas para la comunidad internacional en Colombia