Colombia + 2 more

Informe conflicto armado en Colombia: Fronteras - la infancia en el límite

Format
Analysis
Source
Posted
Originally published

Attachments

INTRODUCCIÓN

Colombia afronta desde hace más de cuarenta años un conflicto armado interno que ha profundizado las desigualdades y la pobreza en los sectores más vulnerables del país. En el marco de este conflicto han perdido la vida un promedio de 4.500 personas por año, principalmente civiles y se ha provocado el desplazamiento masivo de tres millones de personas y el refugio de cientos de miles en países fronterizos y en otros continentes. Los efectos se han hecho sentir no sólo en territorio colombiano, sino en las vidas de cientos de miles de personas en países vecinos como Ecuador y Venezuela. Los niños, niñas y jóvenes han sido fuertemente afectados en los tres países por las consecuencias de la lucha armada insurgente y contrainsurgente, y en especial en sus oportunidades de estudio, de acceso a la salud, a la seguridad alimentaria, a crecer en una familia que los proteja y acompañe, y a crear un proyecto de vida en paz y armonía con sus comunidades.

Este documento, producido por la Coalición internacional para Acabar con la Utilización de Niños y Niñas Soldados (Coalition to Stop the Use of Child Soldiers) y la Coalición contra la vinculación de niños, niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia (Coalico), tiene como intención plasmar las experiencias de niños, niñas y jóvenes colombianos, ecuatorianos y venezolanos en relación con el conflicto armado colombiano; advertir sobre las variadas y crecientes formas de reclutamiento y vinculación que se están desarrollando en zonas de frontera por los grupos armados que operan en la región; y llamar la atención sobre otros tipos de explotación asociadas a zonas de conflicto, como la prostitución y el trabajo infantil en actividades clandestinas. Se espera que este enfoque a la problemática fronteriza despierte en las autoridades correspondientes de los tres países y en todas las agencias que trabajan con niños y jóvenes en peligro de reclutamiento o vinculación, la imperiosa necesidad de reevaluar planes y prioridades nacionales para darle a este tema la urgencia programática y política que tanto necesita.

El documento está organizado en seis partes. Las tres primeras tratan sobre los contextos nacionales en Colombia, Ecuador y Venezuela, el marco legal nacional vigente en materia de vinculación de menores de 18 años y la práctica encontrada en cada país sobre este fenómeno. La cuarta parte habla en particular sobre los vínculos entre desplazamiento interno, refugio, situación de frontera y vinculación a grupos armados. La quinta se centra en las políticas y programas específicos que se desarrollan en cada país para afrontar los problemas descritos anteriormente y la =FAltima sección desarrolla los desafíos que quedan por enfrentar y se provee una lista de recomendaciones para todos los actores relevantes.

El presente informe fue redactado por Michael Bochenek, de Human Rights Watch, Andrés Vázquez y Claudia Ricca de la Coalición para acabar con la Utilización de Niños y Niñas Soldados, y la Coalición contra la vinculación de niños, niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia (Coalico). El documento fue elaborado con el apoyo de organizaciones no gubernamentales (ONG) en Colombia, Venezuela y Ecuador. En Colombia, cuatro investigadores (tres de ONG miembros de Coalico y uno de una ONG internacional) visitaron comunidades receptoras de personas en situación de desplazamiento en Bogotá, Cartagena y Barrancabermeja en julio y agosto de 2004, con varias visitas de seguimiento hasta diciembre de 2004. En Ecuador, un equipo de seis personas (tres de ONG ecuatorianas, uno de una ONG Colombiana y uno de una ONG internacional) visitó las provincias de Esmeraldas, Sucumbíos y Carchi, las tres provincias en la frontera con Colombia, en marzo de 2005. En Venezuela, un equipo de tres personas (representantes de una ONG Colombiana, una venezolana y una internacional) visitó los estados de Alto Apure, Táchira y Zulia en abril y mayo de 2005.

Los equipos hicieron más de 250 entrevistas individuales con refugiados y personas desplazadas, miembros de las comunidades receptoras, maestros y maestras, trabajadores y trabajadoras sociales, oficiales locales y de protección del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y representantes de ONG locales e internacionales. Las entrevistas fueron semi-estructuradas, utilizando una lista de preguntas desarrolladas en talleres realizados antes de las misiones en Colombia y Ecuador.