Colombia

Colombia: Juan Carlos rehízo su vida a punta de trabajo

Source
Published
Origin
View original

Pasó de ser una persona amenazada a cuidar personas.

Hace dos años Juan Carlos y su familia tuvieron que dejar todo lo que conocían. Él fue amenazado por actores armados en el departamento del Guaviare, oriente de Colombia y su historia se sumó a la de más de siete millones de desplazados registrados en el país.

"En la finca teníamos de todo: yuca, plátano, panela y animales. Todo para llegar a la ciudad, donde todo toca comprarlo. Pasamos muchas necesidades porque no había dinero ni trabajo y tocaba meternos a trabajar en lo que fuera, en lo que resultara", dice Juan Carlos. No fue fácil lidiar con las dificultades económicas de empezar de cero en una ciudad desconocida, una a la que no quería llegar pero le tocó.

Después de la desaparición de su hermano mayor y la muerte de su esposa por una enfermedad, Juan Carlos salió de su finca junto a su madre y 10 hermanos hacia Villavicencio (centro oriente de Colombia). Su tierra la vendieron a bajos precios a raíz del temor que tenían.

Para poder mantener a su familia, Juan Carlos trabajó por sueldos bajos en construcción, elaboración de cercas, limpieza de potreros y hasta fumigación de cultivos hasta que se encontró con el programa de acceso al empleo para víctimas del conflicto armado y la violencia del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en el departamento de Meta (oriente de Colombia).

El objetivo de este programa es mejorar las condiciones económicas de estas personas a través del fortalecimiento de sus capacidades laborales y el acceso a un empleo formal.

Fue así como, en 2016, Juan Carlos se vinculó laboralmente con la empresa Seguridad Furtiva LTDA, donde ahora es considerado un empleado ejemplar. "Él se ha desempeñado como excelente guarda de seguridad desde que entró. Siempre lo pongo de ejemplo porque se le ve el esmero y las ganas de salir adelante", dice Gustavo Bastidas, director operativo de la compañía.

Un año después de ingresar al programa, Juan Carlos recibe un salario fijo con todas sus prestaciones sociales, lo que le permite tener la estabilidad que él y su familia necesitan para cumplir con sus proyectos. Algún día quieren volver a trabajar sus propias tierras.