Colombia + 2 more

Colombia: iMMAP/DFS COVID-19: Análisis de la situación, marzo 2021

Format
Analysis
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

A. Contexto - Economía

La respuesta gubernamental a la emergencia por la COVID-19 se ha centrado en la salud pública y en las medidas de gasto social, por ello entre 2019 y 2020 el endeudamiento de los gobiernos de América Latina aumentó del 68% al 79%, colocando a la región como la más endeudada del sur global y la que presenta el mayor servicio de deuda en relación a las exportaciones con un 57%. Por consiguiente, existe un espacio muy reducido para realizar políticas públicas para estimular la recuperación y aliviar el impacto socio-económico de la pandemia (ECLAC 11/03/2021). Ante esta situación Colombia se ha visto en la necesidad de implementar una nueva reforma tributaria que busca recaudar 25 billones de pesos colombianos (USD $ 6.888 millones) para hacer frente al endeudamiento del país que equivale al 61,4% del PIB (La República 23/03/2021, Portafolio 29/03/2021).

Sin embargo, Colombia tiene una gran oportunidad para estimular su recuperación mediante la regularización en curso de los refugiados y migrantes provenientes de Venezuela, ya que la incorporación de un millón de personas al mercado laboral podría aumentar la tasa de crecimiento del PIB entre 0,3 pp y 0,5 pp, mientras que si se incorporan dos millones el efecto podría aumentar entre 0,5 pp y 0,9 pp según Fedesarrollo y el DNP. Adicionalmente, los refugiados y migrantes han incrementado la demanda agregada del país puesto que en la actualidad representan cerca del 4% de la población total, y su regularización puede incrementar el recaudo tributario. (Proyecto Migración Venezuela 19/03/2021, Portafolio 24/03/2021).

En consecuencia, el FMI prevé que la economía colombiana se expandirá un 5,1% en 2021 y un 3,6% en 2022, tras la reducción del 6,8% ocurrida en 2020. Se espera que el comercio exterior y el turismo sean los principales motores de la recuperación, por ello el BID ha llamado a consolidar el comercio intrarregional y fortalecer el sector de servicios (El Colombiano 22/03/2021, Portafolio 24/03/2021) .

En cuanto al mercado laboral, entre febrero de 2020 y 2021 la población ocupada disminuyó un 5,35%, la desocupada aumentó un 33,3% y la inactiva subió un 5,5%, destacándose un incremento de la población en edad de trabajar del 1,25%, posiblemente por el fenómeno migratorio. En todos los sectores económicos cayó la población ocupada y las actividades económicas más afectadas fueron las actividades artísticas (-1,5 pp), alojamiento y servicios de comida (-1 pp), industria (-0,7 pp), administración pública (-0,7 pp) y transporte y alojamiento (-0,6 pp) las cuales vieron reducida su demanda como consecuencia de las restricciones a la movilidad, la incertidumbre ante la economía, el auge del teletrabajo y una menor disponibilidad de clientes y recursos (DANE 31/03/2021).

En consecuencia, entre febrero de 2020 y 2021 la tasa de desempleo desestacionalizada aumentó 3,7 pp hasta ubicarse en 14,6% a nivel nacional, equivalente a 3.6 millones de personas desempleadas, mejorando 0,2 pp respecto a enero. La desocupación en hombres aumentó un 29% y en mujeres un 28%, así las cosas, la tasa de desocupación de estos grupos se ubica en 11% y 21% respectivamente. En este sentido los hombres son el grupo más afectado en términos relativos y las mujeres en términos absolutos, siendo la brecha de género más profunda en la población joven. También se observan brechas geográficas, pues las ciudades más afectadas continúan siendo Cúcuta (22,3%), Quibdó (22,1%), Ibagué (21,5%), Neiva (21%) y Riohacha (20,6%), las cuales presentan en promedio tasas de desempleo 5 pp más altas que la media de las 23 ciudades principales del país (DANE 31/03/2021).

La población que considera que la situación económica mejorará aumentó del 27,5% al 33,6% entre enero y febrero de 2021, evidenciando una mejora en las expectativas de mercado. También progresan las expectativas frente a la recuperación del empleo, dado que un 25% de los hogares en febrero prevén que el empleo mejorará, vs. el 18% en enero (DANE 26/02/2021, DANE 25/03/2021). El optimismo empresarial frente al futuro cercano se incrementó puesto que el Índice de Confianza Comercial (ICC) aumentó en 2,2 pp respecto a enero y se ubicó en el 34,2%, mientras que el Índice de Confianza Industrial (ICI) aumentó 4,5 pp, alcanzando un 8,2% en el mismo período (Fedesarrollo 18/03/2021). Estos resultados dan cuenta de la mejora en las expectativas respecto a la recuperación económica y pueden sugerir una tendencia a incremento de la inversión y del empleo, ya que las empresas generalmente asumen mayores riesgos y amplían su capacidad cuando mejoran sus perspectivas hacia el futuro. No obstante, el ICI se mantiene 1,6 pp por debajo de los niveles previos a la emergencia sanitaria, lo cual podría suponer un menor ritmo de recuperación comparado con el sector comercial y una mayor cautela a la hora de incrementar el personal y las inversiones (Fedesarrollo 28/02/2020).

Por otra parte, según estimaciones de la CEPAL la pobreza en América Latina (18 países) aumentó 7 pp y la pobreza extrema 4,4 pp en 2020, mientras que el PIB per cápita retrocedió a los niveles de 2010 (Somos Iberoamérica 04/03/2021). En el caso colombiano, las estimaciones de la OIT indican que la pobreza habría aumentado del 28,1% al 52,1% y la pobreza extrema del 7,6% al 28,3%, lo que equivale a un incremento de 1,9 veces y 3,9 veces el valor de 2019 respectivamente. En este sentido los hogares de jefatura masculina serían los más afectados debido a la mayor afectación en términos absolutos y una caída de ingresos más pronunciada como colectivo, en contraste, los mayores niveles de escolaridad de las mujeres podría estar generando un efecto de protección ante la pérdida de ingresos para ellas. Por ello, la incidencia de la pobreza y la indigencia monetaria se registra más alta en hombres, lo cual sugiere la necesidad de discutir la estrategia de género a aplicar en las medidas de atención (ILO 05/03/2021).

B. Contexto - Seguridad

En el primer trimestre de 2021 se evidencia un aumento en la cantidad de eventos y víctimas de desplazamiento forzado, confinamiento y ataques contra la población civil, en comparación con el mismo período de 2019.
Esto es consecuencia de la débil presencia institucional en diversas zonas del país, la volatilidad en las alianzas entre los carteles mexicanos y los grupos armados no estatales colombianos, la fragmentación de estos y la instrumentalización de la pandemia para consolidar su esfera de influencia (Indepaz 17/03/2021, ACAPS 29/03/2021, UNOCHA 01/04/2021, UNOCHA, 18/04/2021).

Preocupa que han emergido nuevos actores armados no estatales y que se han incrementado los combates y enfrentamientos por el control de las rutas del narcotráfico de la región Pacífico (Cauca, Chocó, Nariño, Norte de Antioquia y Valle del Cauca) y la frontera con Venezuela (Región del Catatumbo en Norte de Santander y Arauca), por esta razón la afectación humanitaria se concentra predominantemente en estos territorios y en menor medida en la región Andina y el Caribe (ACAPS 29/03/2021, UNOCHA 31/03/2021, UNOCHA 01/04/2021).

Concretamente la región Pacifico concentra el 77% de los desplazamientos masivos y presenta una afectación desproporcionada y recurrente en comunidades indígenas Embera (Chocó), Awá (Nariño), así como en varios consejos comunitarios y comunidades afrocolombianas, las cuales constituyen el 77% de las víctimas (UNOCHA 01/04/2021). También resalta el incremento de la violencia en La Victoria (Apure, Venezuela), donde se produjeron combates entre el Ejército venezolano y las disidencias de las FARC-EP que provocaron el desplazamiento de 5.409 personas venezolanas y colombianas (1.888 familias) hacia Arauquita (Arauca, Colombia) (UNICEF 01/03/2021, R4V 26/04/2021).

Por otra parte, la población indígena representó el 50% de la población confinada en marzo, cuando estas comunidades representan poco más del 4% de la población colombiana. El número de masacres aumenta y a 31 de marzo de 2021 se contabilizan 23 casos con 84 víctimas (ACAPS 29/03/2021, UNHCR 31/03/2021, UNOCHA 01/04/2021). Adicionalmente se registró el homicidio de 41 defensores de derechos humanos, con lo cual se alcanza un total de 462 desde la firma del Acuerdo de Paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP. Esta dinámica acrecienta las necesidades humanitarias especialmente en zonas rurales, en su gran mayoría donde operan grupos armados no estatales y cuya principal fuente de ingresos proviene de la minería ilegal, el tráfico y producción de drogas, la extorsión, la tala ilegal de maderas o el contrabando (HRW 13/02/2021, Indepaz 31/03/2021).

C. Contexto - Ambiental

En Colombia se elevó la tasa de deforestación en un 23% desde 2016, lo que supone una degradación de los ecosistemas, la calidad de vida de sus habitantes rurales y una mayor exposición ante desastres naturales (FAO 01/03/2021). Por otra parte, los cultivos de coca se están desplazando hacia la “frontera agrícola” y hacia los territorios protegidos como los parques naturales porque en estos está prohibido el uso de herbicidas y la aspersión con glifosato (El Espectador 18/02/2021).

Entre enero y febrero de 2021 se produjeron al menos 487 eventos de desastres naturales que afectaron a 21.016 personas (4.834 familias) y 1.054 viviendas en al menos 23 departamentos del país, particularmente en el centro y occidente del país (Chocó, Huila, Nariño, Putumayo y Tolima). La cantidad de eventos se redujo un 47% y las víctimas aumentaron un 4% en comparación con el mismo período de 2020, lo cual sugiere una mayor capacidad destructiva de los eventos registrados (UNOCHA 01/04/2021). Sin embargo, llama la atención que la Unidad Nacional de Gestión de Riesgos de Desastres (UNGRD) no publica las estadísticas del reporte de atención a emergencias desde diciembre de 2020, lo cual podría significar una reducción de la capacidad operativa y una tendencia a registrar los eventos con mayor afectación (UNGRD 31/03/2021).

El Fenómeno de la Niña está produciendo importantes precipitaciones en 190 municipios de 20 departamentos desde inicios de marzo, particularmente en el occidente del país (Valle del Cauca y Sur de Antioquia), por lo cual existe riesgo de deslizamientos de tierra (ECHO 04/03/2021, ECHO 16/03/2021, ECHO 23/03/2021). Por otra parte, las inundaciones están afectando a Arauca, Chocó, La Guajira, Nariño y Putumayo (FAO 11/03/2021).