Colombia

Colombia: El Banco, Magdalena, se hunde cada día más

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Alex Eduardo Yepez Vega*

Mientras que algunos pueblos de Colombia se animan para celebrar la navidad, el pueblo Banqueño vive la angustia de ver el nivel del agua aumentar cada día más.

Sus 80.000 habitantes hacen esfuerzos al igual la Alcaldía Municipal por crear brigadas de ayuda a los 25.000 damnificados, esfuerzos que se tornan pequeños comparados con la gran magnitud de la emergencia.

El sector comercio -que es abastecido desde las ciudades de Bucaramanga, Valledupar y Barranquilla, y que provee a los municipios del sur de Bolívar (Hatillo de Loba, Altos del Rosario, Margarita, Mompox, San Fernando, El Peñón), Sur del Cesar (Chimichagua, El Paso, Tamalameque, La Boca, Arjona) y Sur del Magdalena (Guamal, San Sebastián, San Zenon, Santa Ana)- explica el motivo de las alzas de los precios en los productos de la canasta básica, debido a la dificultad de transportarlos en Ferris y Chalupas que ya no circulaban por el río.

Para acceder a estos medios de transporte se están cobrando sumas altísimas de dinero por hacer llegar a los almacenes las cargas de alimentos.

Los dueños de los almacenes dicen que "los alimentos llegan con dificultad, y es mucha la gente que ya no puede venir a comprar por falta de dinero.

De hecho, los cultivos de yuca, maíz, plátano, mafufo (Col=EC), han sido arrasados por el desbordamiento del río Magdalena. Los animales, sobre todo las reces que se han salvado de ahogarse, han sido trasladados a los famosos playones, dejando desabastecidos los hogares con la leche y la carne de res, que además de poca es extremadamente cara, y los que tienen sus casas de barro ven como el agua las desvanece o las agrieta, no pudiendo abandonarlas por la inseguridad que aumenta o sencillamente porque no tienen con qué pagar la canoa que los pueda hacer llegar a alg=FAn lugar de compra.

Los accidentes en el río han aumentado, y se han presentado choques de remolques y chalupas por el afán de llevar grandes cantidades de alimentos a los pueblos con altas velocidades. Por si fuera poco, en las noches los pasajeros se quedan en puntos intermedios entre una ciudad y otra, pues los puntos de llegadas para alimentos y pasajeros varía dependiendo de los niveles del agua.

Seg=FAn declaraciones del comandante de la Policía local, capitán Holger Perez, "los operativos de rescate en el río han aumentado. En las noches llegan los ciudadanos pidiendo ayuda porque los remolques se chocan y se hunden".

Seg=FAn el oficial, hasta hace poco sólo se trataba de accidentes, "el pasado martes, cerca de Mompox, se hundió una canoa con 17 personas a bordo. Siete se ahogaron y diez más se reportaron como desaparecidas".

Sobreviviendo la inundación

En Cambuches de tablas, cartones, láminas de zinc y cajas de gaseosas, los damnificados han construido improvisadas viviendas, pues no han podido ser evacuados a los estadios y colegios de la zona.

A=FAn así se resalta el esfuerzo y la gestión coordinada por Matias Oliveros del Villar, Alcalde de El Banco Magdalena, quien en días pasados visitó la capital de la Rep=FAblica con el fin de solicitar ayudas más efectivas.

Oliveros del Villar estuvo en el Palacio de Nariño el pasado viernes. Allí fue escuchado por todos los Alcaldes Municipales de Colombia y por Fabio Valencia Cossio, en el Ministerio de transporte, logrando que esta entidad le diera en comodato un ferry y una chalupa para transportar a los damnificados y ayudar al comercio para evitar las especulaciones en los precios.

Dentro de su gestión, el Alcalde comprometió al ministro del Interior, Sabas Pretelt de la Vega, para que realizara un sobrevuelo por las zonas afectadas. El Ministro aterrizó en El Banco acompañado del gobernador del Magdalena, Trino Luna; el director Nacional de Atención y Prevención de Desastres, Eduardo González; el director nacional de la Defensa Civil, Coronel Héctor Beltrán Beltrán, y otros miembros regionales de organismos de ayuda.

El Compromiso del Gobierno central con los damnificados fue el de entregar ayudas en alimentos, colchones y medicamentos.

A la fecha se han recibido cerca de 1.000 ayudas por intermedio de la Gobernación del Magdalena en alimentos, y se esperan más donaciones en los próximos días, sobre todo en medicinas, pues se teme la propagación de una epidemia de dengue en la zona de las inundaciones.

Entre tanto, las personas caminan en botas por las calles, y si no logran pasar por las tablas de puente corren el riesgo de ser picados por las rayas de agua dulce, que a diario hacen que niños y grandes lleguen de emergencia a los hospitales locales.