Colombia

Colombia: Defensores de derechos humanos en la mira

Format
Analysis
Source
Posted
Originally published
BOLETÍN QUINCENAL AÑO XIV, N=BA 367 Septiembre 10 a 24 de 2003
Banco de Datos de derechos humanos y violencia política del Cinep

"General: que los traficantes de derechos humanos no lo detengan"
Presidente Uribe, sep 8/2003

El 8 de septiembre, en la posesión del General Edgar Lesmez como comandante de la Fuerza Aérea, el Presidente Uribe pronunció un esquizofrénico discurso contra las ONG de derechos humanos a quienes denominó como "politiqueros al servicio del terrorismo, que cobardemente agitan la bandera de los derechos humanos", "traficantes de los derechos humanos", "...ellos y los terroristas que ellos defienden han producido el desplome social de la Nación"1.

Lo preocupante de este discurso, no está en que el Presidente haya respondido de manera precipitada y sin hacer una lectura juiciosa de dos informes, a propósito muy distintos uno de otro, sobre temas de actualidad nacional2; o que su esquizofrenia lo lleve a fabricar fantasmas y a crear un 'eje del mal' al que hay que enfrentar, siguiendo los pasos de su colega Bush; o que pretenda cambiar los significados de las palabras apropiándose de un lenguaje intimidatorio, utilizado antes por los militares. Lo que realmente preocupa es que esos señalamientos agravan la vulnerabilidad de los defensores de derechos humanos y resquebrajan seriamente, las bases de la democracia y de la legitimidad estatal que se propuso conseguir en su mandato.

Defensa de los DH, acción política

Los defensores de derechos humanos juegan un papel decisivo en países que sufren conflictos armados internos o dictaduras. Situaciones que conllevan a la ruptura del tejido social, la desestructuración de las organizaciones sociales y movimientos políticos de oposición y al aniquilamiento de los líderes sociales. En estos contextos los defensores son, a menudo, la =FAnica fuerza que se interpone entre los ciudadanos corrientes y el poder desenfrenado del Estado o de los grupos armados. En países que atraviesan un período de transición o de reformas, la labor de los defensores es fundamental para garantizar que las libertades recién conseguidas florezcan y hacer que los autores de las violaciones a los derechos humanos respondan por sus actos.

En este sentido, Mary Robinson, ex Alta Comisionada de las Naciones Unidas para Derechos Humanos, comentaba: "En los cincuenta años que siguieron al establecimiento de los principios básicos de los derechos humanos por la declaración universal, hubo una violación casi sistemática de cada uno de sus 30 artículos. Lo más triste es que los que trabajan para promover y proteger los derechos humanos, son a menudo los que primero sufren ofensas de los derechos fundamentales"3.

En distintos momentos de la vida política del pais, se ha difundido con intencionalidad descalificadora, la opinión de que los defensores esconden banderas políticas en su trabajo de derechos humanos. Creemos como lo señala Roberto Garretón, que la defensa de los derechos humanos tiene una dimensión humanitaria y otra política. "La primera es evidente, la segunda suele ser motivo de críticas de los gobiernos y es negada por los propios defensores. Insisto en que la defensa y promoción de los derechos humanos es esencialmente política, como políticas son las más graves violaciones: no sólo se trata de liberar a un preso o encontrar a un desaparecido, sino suprimir la detención arbitraria, erradicar la tortura y hacer imposible las desapariciones"... "Lo que quiere un defensor de derechos humanos es el establecimiento de un régimen respetuoso de las libertades, y eso es política pura y simple"4.

Más a=FAn, un defensor de derechos humanos es por esencia parcial, no es ni puede ser neutro entre el torturado y el torturador. Señala Garretón: "Se acusa a los defensores del crimen de ser 'selectivos'. El problema es al revés: los defensores no seleccionan nada, defienden a las víctimas. Lo que ocurre es que son los violadores los que tienen la maldita costumbre de 'seleccionar' siempre a sus víctimas: siempre son opositores, miembros de otras razas o creencias, etc y muy frecuentemente los 'seleccionados' son los defensores de los derechos humanos"5. Un defensor de los derechos humanos debe ser un auténtico combatiente por la democracia.

Tipología de las agresiones

La situación es particularmente dramática. Desde 1987, cuando se produjo el asesinato en Medellín, de Héctor Abad Gómez, presidente del comité de derechos humanos de Antioquia, hasta hoy, se ha configurado una estrategia de represión y de agresiones contra defensores y líderes sociales que combina distintas modalidades.

Dicha estrategia deslegitima la labor de las ONG de derechos humanos al señalarlas como 'auxiliadoras de la guerrilla', y ahora, por el presidente Uribe, como "politiqueros al servicio del terrorismo y como traficantes de los derechos humanos", para lo cual se ha utilizado, muchas veces, su pasado de izquierda. Los Defensores tienen absoluta claridad de que su trabajo no les da inmunidad frente a la ley ni frente a los delitos que cometan, como tampoco pueden ser estigmatizados por promover la protección y realización de los derechos humanos. Entre las modalidades de represión contra defensores y líderes sociales, destacamos:

  • Campañas de difamación, estigmatización y acusaciones infundadas: autoridades militares y civiles, incluyendo a altos funcionarios del Gobierno han difundido documentos contra la labor de las ONG, con montajes de acusaciones.
  • Persecución judicial: utilización sistemática de informes de inteligencia militar, señalamientos de la red de informantes y cooperantes, irregularidad de los testimonios (testigos que declaran con reserva de identidad, testigos 'clonados', pagados, protegidos y alojados en instalaciones militares), amenazas, atentados y persecuciones a los abogados que asumen la defensa, presiones directas de los militares sobre los procesos judiciales.
  • Allanamientos arbitrarios: este tipo de acciones se realizan con base en los informes y fuentes anteriormente descritos. Por otro lado, los miembros del ejército, por las vías de hecho asumen poderes de policía judicial. Los distintos informes de derechos humanos han detallado la cantidad de casos de allanamientos y registros de viviendas y oficinas de defensores y lideres sociales.
  • Amenazas, desplazamiento y exilio forzados: más de cien activistas de derechos humanos viven bajo intimidación y por lo menos 40 han debido salir del país en los =FAltimos tres años. Los más afectados han sido los miembros de organizaciones locales y regionales que trabajan en zonas de conflicto, lo que ha supuesto el cierre o desaparición de las organizaciones y comités de defensores y el aislamiento de las víctimas de violaciones de derechos humanos, sin posibilidad de solicitar acciones de defensa, protección o reparación.
  • Asesinatos y desapariciones: Un informe de la Organización Mundial Contra la Tortura, OMCT, (marzo 1997) señala que entre 1990 y 1995 se registraron 25 ejecuciones sumarias de defensores colombianos. Entre 1996 y 1999 se cometieron 38 ejecuciones extrajudiciales, 4 desapariciones y 5 secuestros, seg=FAn la Comisión Colombiana de Juristas6. Durante el año 20027, 17 defensores de derechos humanos fueron victimas de homicidio y/o desaparición forzada ; 177 sindicalistas fueron asesinados y 7 desaparecidos8; 50 líderes indígenas fueron asesinados entre enero 2002 y mayo 2003. Entre enero y agosto de 2003, 50 sindicalistas han sido asesinados.
Al anterior panorama debe sumarse el hecho de que el actual gobierno desconoce las recomendaciones de los distintos organismos internacionales, orientados a posibilitar un ambiente favorable para el trabajo de los defensores y líderes sociales. Compromisos internacionales adquiridos recientemente -Pre-mesa de donantes de Londres- por el gobierno colombiano se contradicen con sus declaraciones y con sus acciones. Los pocos espacios de interlocución entre las ONG de derechos humanos y el gobierno, perdieron todo sentido una vez que el Jefe de Estado descalificó, como interlocutores válidos, a los defensores y sus organizaciones al calificarlos como "traficantes de los derechos humanos y politiqueros al servicio del terrorismo".

Casos

El 21 de agosto de 2003, en un operativo realizado por la Fiscalía de Saravena, el Ejército Nacional, el DAS y el CTI se allanaron las casas de dirigentes sociales de Arauca y varios de ellos fueron detenidos. Seg=FAn las informaciones recibidas con los funcionarios de las diversas instituciones que realizaron los allanamientos realizados a las 4 AM- y detenciones estaban dos encapuchados que señalaban a las personas que debían ser detenidas. El listado parcial de las personas detenidas es de 29.

En la madrugada del 24 de agosto, se desarrolló un operativo de la Fiscalía y la Policía, en algunos municipios del departamento del Tolima, donde fueron detenidas 59 personas entre las cuales se encuentran la Secretaria General de la seccional de Sintragritol de Cajamarca, el Párroco, la fiscal de la Junta de Acción Comunal y una líder social de Anaime.

Un montaje orquestado por las Fuerzas Militares, con el apoyo de los medios de comunicación pretende deslegitimar el trabajo de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz y acabar con el proyecto de reconstrucción, vida y resistencia que las comunidades del Cacarica han venido construyendo.

* * *

1. Ver el texto completo del discurso en: www.actualidadcolombiana.org

2. El incidente se produjo a raíz del lanzamiento del libro "El embrujo autoritario", balance de los derechos humanos en el primer año de gobierno de Uribe, elaborado por varias ONG sociales y de derechos humanos, y por la próxima publicación del Informe de Desarrollo del PNUD.

3. Sesión Plenaria de Apertura, "Papel de los defensores de derechos humanos en una era de globalización", Cumbre Mundial de Defensores de Derechos Humanos, Paris, 1998.

4. Roberto Garretón, abogado, defensor de los derechos humanos en Chile durante la dictadura, Embajador de Chile ante los organismos internacionales de derechos humanos (1990-1994) y Relator Especial para la Rep=FAblica Democrática del Congo. Ver: "La defensa de los Derechos Humanos, una tarea universal" en: Los defensores de derechos humanos en primera línea, Observatorio para la protección de los defensores de los derechos humanos, FIDH y OMCT, 1998.

5. Garretón comenta que en los trabajos preparatorios de la Declaración sobre los Defensores se propuso que se estipulara que estos debían ser imparciales y no selectivos. Agrega que "afortunadamente de ello no quedó nada. La proposición revelaba que sus autores no entendían nada de defensa de los derechos humanos".

6. Comisión Colombiana de Juristas, "Ataques contra defensores de derechos humanos". Bogota, 2000.

7. Comisión Colombiana de Juristas.

8. Fuente: Escuela Nacional Sindical.