Colombia

Colombia Boletín VAM #1: Octubre 2021

Format
Assessment
Source
Posted
Originally published

Attachments

Este boletín brinda información periódica referente a la situación de Seguridad Alimentaria y otros indicadores socioeconómicos de la población en Colombia, de acuerdo con datos produci- dos por WFP (primarios) y otras organizaciones gubernamentales y no gubernamentales (secundarios)

Puntos clave

  • La pobreza en Colombia aumentó entre 2019 y 2020. En el primer semestre de 2021 la pobreza se mantuvo en niveles similares a 2020 porque el COVID-19 sigue teniendo un impacto en la economía con persistencia de altos niveles de desempleo e informalidad, lo que dificulta la recuperación de los hogares.

  • Más de la mitad de la población colombiana se encuentra en una situación de inseguridad alimentaria (52%).

  • En el caso de la población migrante venezolana, más de seis de cada diez personas (64%) se encuentra en situación de inseguridad alimentaria.

1. PANORAMA NACIONAL— SITUACIÓN SOCIOECONÓMICA DE LOS HOGARES (DANE)

La situación socioeconómica en Colombia se deterioró entre 2019 y 2020. Los porcentajes de población en situación de pobreza monetaria, monetaria extrema y multidimensional aumentaron de un año a otro. Para 2020, 21 millones (42.5%) de personas se encontraban en situación de pobreza, de las cuales 7.5 millones (15.1%) se encontraban en pobreza extrema.

La estimación de pobreza en el país tiene una periodicidad anual y, por lo tanto, el porcentaje de población pobre para 2021 aún no se encuentra disponible. Sin embargo, algunos indicadores sobre desempleo e informalidad, muestran el impacto de la pandemia por COVID-19 en los recursos socioeconómicos de los hogares.

Entre 2019 y 2020, los ingresos de los hogares se vieron afectados por un aumento del desempleo que pasó del 10.5% a de 15.9%. En el primer semestre de 2021 la tasa de desempleo fue de 15.4%, es decir, hasta el momento no se observa un cambio sustantivo con respecto al año anterior.

Además del desempleo, los recursos de los hogares se ven afectados por los altos niveles de informalidad en el país. Desde la perspectiva del tamaño de empresa, cerca de la mitad (48.8%) de las personas que trabajan en las 23 ciudades principales son informales; es decir, trabajan en empresas pequeñas (hasta 5 trabajadores) que son más propensas a no estar registradas legalmente y a brindar condiciones precarias y bajas remuneraciones a sus trabajadores.

Desde la perspectiva de la seguridad social, el 63.2% de la población trabajadora en todo el país es informal; es decir, no está afiliada al sistema de pensiones, lo que hace que sus hogares no solo sean vulnerables en el presente, sino que estén desprotegidos frente a adversidades futuras.

En este contexto del mercado laboral, es probable que el porcentaje de población en situación de pobreza para 2021, se mantenga en niveles similares al 2020. Además, tanto el impacto de la pandemia de COVID- 19, como el paro nacional, han interrumpido las cadenas de suministro y los precios de los productos.