Colombia

Colombia: Balance preliminar de los desastres en el 2006

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
El año finaliza con alrededor de 684.066 personas afectadas por los desastres naturales. 25% menos que el año anterior, declarado por muchos organismos como el año de los desastres naturales, pero muy por encima del promedio de los =FAltimos cinco años, a pesar de una disminución de lluvias en el segundo semestre. El balance unificado por la Cruz Roja Colombiana, la Defensa Civil y la Dirección de Prevención y Atención de Desastres del Ministerio del Interior nos muestra una afectación del 2006 de:

Afectación por desastres naturales en el 2006 (1 de enero al 26 de diciembre)

MUERTOS
HERIDOS
DESAPA
PERSONAS
FAMILIAS
VIV.DESTRU.
VIV.AVER
175
413
25
684.066
146.463
2.934
53.589


Reducir el riesgo de desastre y aumentar la capacidad de los municipios y las comunidades para enfrentar las emergencias y los desastres es el gran reto del Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres, pues 2.500.000 personas permanecen en permanente riesgo de desastre recurrente como inundaciones, deslizamientos, avalanchas y vendavales. Un n=FAmero mayor de personas están expuestas a riesgo por sismos y eventos como huracanes, Volcanes y tsunamis.

A esto se suma que el riesgo de desastre se hace complejo en el país, el desplazamiento siguió presentándose en el 2006; y el efecto acumulativo de este fenómeno que ya supera de lejos los 3 millones de personas, junto con los colombianos que están en el rango de pobreza por encima del 49%, aumentan la vulnerabilidad y el riesgo de desastre. (Cifra de pobreza tomada del SNE)

La Cruz Roja respondió mediante sus programas y con el apoyo de los organismos nacionales e internacionales y medios de comunicación beneficio alrededor de 1.080.000 de personas. La ayuda de la Cruz Roja Colombiana en cifras.

- 185.000 personas afectadas por desastres naturales fueron asistidas por la Cruz Roja Colombiana mediante la movilización de más de 8.000 millones de pesos, y la participación de 1.350 voluntarios y 150 empleados y directivos.

- Alrededor de 6.000 personas atendidas en situaciones como accidentes de transito, colapso de estructuras y accidentes repentinos.

- Más de 200 millones de pesos recaudados en la cuenta de emergencias, donde ciudadanos y empresarios hicieron su aporte solidario para ayudar a los afectados.

- Más de 30.000 personas en situación de desplazamiento recibieron asistencia humanitaria de emergencia por parte de la Cruz Roja mediante la movilización de más de 2.000 millones de pesos.

- 34.000 personas mejoraron sus condiciones de vida mediante el desarrollo de iniciativas de mejora de vivienda y condiciones de agua y saneamiento; y fortalecimiento de la organización comunitaria.

- 25.000 personas fueron capacitadas en prevención y atención de desastres; 205 instituciones educativas y 302 comunidades cuentan con un plan de respuesta a emergencias, a partir de la gestión de la Cruz Roja.

- 800.000 personas beneficiadas en eventos masivos, programas de prevención, apoyo psicosocial, y actividades de salud en los cuales la institución presto su capacidad de respuesta para atender situaciones específicas

Los mensajes más relevantes que nos deja este año para los organismos que gestionan y apoyan el manejo de desastres en Colombia:

  • Capacidades locales más fuertes. Fortalecer las capacidades locales para la gestión del riesgo de desastres mejorando la capacidad de resiliencia mediante la prevención, preparación y mitigación; fortaleciendo los organismos operativos y recuperando a comunidades del riesgo.

  • Autoridades locales y organismos privados más comprometidos. Estimular la creación de fondos locales para el manejo de emergencias y desastres.

  • Prepararse para ayudar y no esperar a que sucedan las cosas para responder. Preposicionar ayudas en sitios estratégicos con el fin de mejorar la rapidez y calidad con la que se atiende a los afectados.

  • Hacer que las victimas dejen de ser víctimas. Disminuir efectivamente el riesgo con acciones concretas y no perpetuar la ayuda que sale más costoso, ampliando la cobertura de los programas y promoviendo iniciativas que incorporen la reducción del riesgo y la recuperación hacia el desarrollo.