2018 Humanitarian Needs Overview: Colombia [SP]

NECESIDADES HUMANITARIAS & CIFRAS CLAVE

La población víctima y los grupos poblacionales más vulnerables como los grupos étnicos, las mujeres, niñas, niños, adolescentes y jóvenes (NNAJ) que viven en zonas rurales de difícil acceso y zonas urbanas, han sido quienes han recibido el mayor impacto humanitario durante varias décadas, como consecuencias del conflicto armado y violencia generalizada en Colombia.

En el contexto actual, existen factores que agudizan y crean nuevas necesidades humanitarias sectoriales. El impacto humanitario se evidencia en el aumento de los desplazamientos masivos, eventos de limitaciones a la movilidad y restricciones al acceso humanitario, masacres, acciones bélicas y ataques contra la población civil, representados en 4.9 millones de personas con necesidades. Preocupa el accionar armado y expansión de los grupos armados no estatales y los grupos armados posdesmovilizacion (GAPD), sumado a la reconfiguración y nuevas dinámicas de violencia de nuevos grupos armados organizados en los territorios de donde salieron las FARC-EP, posterior a la firma del acuerdo de paz.

Estos factores representan el principal riesgo de revictimización de las comunidades ya afectadas, además de las emergencias asociadas a eventos naturales y/o antrópicos que se producen de manera cíclica. Las pocas oportunidades socio-económicas en las zonas rurales alejadas, la débil presencia del Estado y limitada distribución de la tierra y la importante llegada de venezolanos y retorno de colombianos desde Venezuela, muchos de los cuales tienen necesidades de protección internacional y falta de acceso a derechos y servicios básicos, crean nuevas necesidades humanitarias multisectoriales en diferentes regiones, a pesar de los esfuerzos del Estado y la complementariedad de la respuesta humanitaria en términos de atención y prevención de la población afectada. La implementación del acuerdo de Paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC- EP representa un reto en medio de los diálogos de paz ahora con el ELN y las elecciones presidenciales que se realizarán en 2018, ante las expectativas e incertidumbre de quienes le apuestan a un mejor futuro a pesar de las brechas y necesidades existentes.

PRIORIZACIÓN SECTORIAL HUMANITARIA

1 Necesidades y vacíos en la prevención, protección y atención de afectados por con licto armado y violencia generalizada.

Persisten las violaciones de Derechos Humanos e infracciones del DIH así como las necesidades humanitarias en el escenario pos acuerdo que requieren atención urgente. La reconfiguración y accionar de los grupos armados tradicionales en el conflicto y nuevos grupos armados sin identificar que luchan por el control territorial en zonas de donde salió las FARC EP continúa causando un impacto humanitario y de protección. Existe en algunas zonas un incremento de hechos victimizantes como desplazamientos masivos en zonas rurales y urbanas, al igual que reclutamiento forzado, amenazas, homicidios, violencia sexual, desapariciones y afectaciones por minas antipersonal, municiones sin explotar y artefactos explosivos improvisados (MAP/MUSE/AEI). Las restricciones a la movilidad y al acceso de bienes y servicios como parte del control social y territorial, invisibilizan otros hechos, evidenciando vacíos y superando en muchas ocasiones la capacidad de respuesta Estatal. Se requieren acciones y estrategias en materia de prevención, protección, fortalecimiento de capacidades y atención de la población afectada y en riesgo. Estas se concentran particularmente en comunidades indígenas y afrocolombianas, líderes y lideresas sociales, defensores y defensoras de derechos humanos, mujeres, NNAJ, personas en proceso de reincorporación a la vida civil, e incluso personas que requieren protección internacional y afectados por doble o múltiples afectaciones a causa del conflicto armado, la violencia generalizada, los desastres causados por amenazas naturales y ahora ante la llegada continua de personas desde Venezuela.

2 Pérdida, restricción al acceso y falta de garantías a medios de vida agrícola y no agrícola afectan la seguridad y la seguridad alimentaria y nutricional.

Los niños y niñas menores de cinco años, las personas mayores y las mujeres gestantes y lactantes de las comunidades indígenas, afrocolombianas y campesinas que viven en zona rurales alejadas de Colombia, presentan un alto deterioro de los medios de vida agrícola y no agrícolas por la afectación directa e indirecta de sus cultivos y el accionar de los diferentes grupos armados a través de restricciones de acceso y movilidad por la persistencia de minas antipersonal (MAP), confrontaciones, eventos de desastres, contaminación ambiental por los efectos de la explotación de recursos y falta de tenencia de la tierra, configuran situaciones de multiple afectación. Estas limitaciones en la siembra y toda la cadena productiva (transporte y comercialización) impactan en la seguridad alimentaria, creando riesgos de desnutrición e incluso muerte de niños y niñas, particularmente en menores de cinco años. Los vacíos y necesidades por la falta de provisión oportuna y adecuada de asistencia alimentaria y hábitos saludables, requieren de soluciones integrales con un enfoque multisectorial que brinde una recuperación nutricional y gestión de riesgos, ante los retos que plantea el escenario actual, incluyendo a la población migrante de Venezuela que se encuentra en situación de inseguridad alimentaria y malnutrición.

3 Vacíos en la generación de ingresos, sostenibilidad y recuperación temprana, limitan el restablecimiento de medios de vida.

Se identifican grandes vacíos en el acceso a fuentes de empleo formales y medios alternativos de generación de ingresos con enfoque diferencial, asociados a las necesidades por género, edad y pertenencia étnica de la población víctima. La llegada continua de personas venezolanas, muchas de las cuales tienen necesidades de protección internacional, ha afectado especialmente las zonas fronterizas, impactando la economía local y el mercado laboral, como también el acceso a los servicios básicos, y agravando la condición de vulnerabilidad y pobreza de las comunidades receptoras. Se mantiene la incertidumbre sobre oportunidades de empleo de la población excombatiente dentro del proceso de reintegración y de generación de ingresos sostenibles, producto de la sustitución de la actividad en economías ilegales. Las nuevas dinámicas de violencia generadas por la reorganización y surgimiento de grupos armados organizados y los desastres causados por amenazas naturales, las condiciones climáticas cíclicas y otros fenómenos ambientales, han contribuido en esas afectaciones y generan un reto en el ejercicio de recuperación temprana de las comunidades rurales. Se hace necesario facilitar oportunidades socioeconómicas con enfoque diferencial y multisectorial, asegurando el restablecimiento de los medios de vida (acceso a servicios, proyectos productivos sostenibles), fortalecer las capacidades técnicas, con énfasis en las mujeres, así como una fortalecida presencia y respuesta urgente y eficaz del Estado, en el marco del pos acuerdo.

4 Limitado acceso a servicios de salud en comunidades rurales, genera riesgo en la vida de las personas.

El acceso a servicios de salud, especialmente para comunidades indígenas y afrocolombianas continua con grandes limitaciones. La prestación del servicio en zonas urbanas alejadas de estas comunidades, la ausencia de medicina tradicional, la intermitencia del personal médico por dificultades administrativas, la falta de infraestructura, equipos e insumos médicos, garantías de seguridad, contaminación en zonas con actividad minera, entre otros factores, repercuten negativamente y dificultan la respuesta ante necesidades como salud física, mental y apoyo psicosocial, asistencia a víctimas de violencia sexual y maternidad segura. No solo es necesario estimular respuesta frente a la atención y asistencia en salud, también es necesario considerar estrategias de prevención vinculadas con los sectores de agua, saneamiento básico e higiene y seguridad alimentaria y nutricional por su interconexión y repercusión principalmente en los niños y niñas menores de cinco años, personas venezolanas en situación migratoria irregular y otros grupos vulnerables en riesgo de padecer enfermedades asociadas a los vacíos en otros sectores.

5 Restricción de acceso a la educación y riesgos de protección para los niños, niñas, adolescentes.

Los niños, niñas, jóvenes y adolescentes de comunidades rurales ven afectado el acceso a la educación de diversas maneras.
Factores como la distancia, limitaciones a la movilidad por acciones armadas o MAP, la falta de agua segura, alimentación escolar, pobreza, desastres causados por amenazas naturales, falta de oferta, procesos administrativos de los docentes y aspectos normativos (o desconocimiento de los mismos) para el caso de los niños y niñas venezolanos, se encuentran entre los factores que más se relacionan con la deserción escolar. Así mismo, la presencia de grupos armados genera el riesgo de reclutamiento y utilización de niños, niñas, adolescentes y jóvenes y los expone a afectaciones como la violencia sexual. En la vinculación de niños y niñas a actividades se registraron 48 mujeres y 98 hombres menores de 18 años y en delitos contra la libertad y la integridad sexual, 61 hombres menores de 18, mientras 180 mujeres son víctimas. Es importante contar con garantías de acceso a la educación y educación en emergencia con enfoque diferencial, incluyendo acceso pleno al sistema educativo para niños, niñas y adolescentes venezolanos, así como estrategias de prevención, a través de implementación de proyectos para uso y provecho del tiempo libre, estímulo hacia proyectos de vida y fortalecimiento de la escuela como entorno protector.

6 Acceso limitado a agua potable y a sistemas adecuados de saneamiento e higiene.

La disponibilidad y calidad del agua segura de las comunidades rurales, cada vez más presenta un deterioro por múltiples razones. Los ataques contra la infraestructura petrolera que han contaminado fuentes de agua, además de la contaminación del suelo y ambiente por otras actividades extractivas (minería ilegal/ legal), la presencia de minas antipersonales y los eventos desastres causados por amenazas naturales, plantean grandes desafíos asociados a las necesidades y vacíos desencadenados en otros sectores (seguridad alimentaria, salud y medios de vida). Las limitaciones al acceso en términos de agua potable y saneamiento se acentúan en zonas rurales de Colombia afectadas por el conflicto armado y emergencias de origen natural. Se necesita estrategias de complementariedad con las instituciones, tanto para garantizar el acceso de la población a fuentes de agua segura para el consumo, como para prevenir riesgos en otros sectores como salud y seguridad alimentaria y nutricional.
Así mismo mejorar la infraestructura de agua y saneamiento, el manejo de desechos sólidos y controlar vectores transmisores de enfermedades; finalmente contar con tecnologías y/o medios adecuados para asegurar el consumo de agua segura de estas comunidades.

7 Vacíos en la oferta y disponibilidad de albergues en situaciones de emergencias.

En el escenario de emergencias generadas por desplazamientos masivos, eventos de origen de natural y otras situaciones de conflicto armado y/o violencia generalizada, las comunidades afectadas particularmente indígenas y afrocolombianas, enfrentan situaciones donde los albergues temporales presentan limitaciones en la infraestructura, dotación, privacidad y seguridad, acceso a servicios básicos, al igual que enfoques diferenciales de género y pertenencia étnica, entre otros aspectos. La llegada continua de personas venezolanas, muchas de las cuales tienen necesidades de protección internacional, crea un reto en la respuesta ante la incertidumbre sobre la oferta y toda la implicación de lo que representan los albergues en una situación de eventual flujo masivo. Es necesario considerar y asegurar la oferta y disponibilidad de estos espacios de alojamiento, bajo los principios establecidos y que respondan a los vacíos y limitaciones identificadas. Así mismo, acompañados de acciones y estrategias que permitan el restablecimiento del tejido social y familiar posterior al hecho victimizante, y favorezca la atención de población con necesidades especiales con un enfoque de recuperación temprana.

UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs:
To learn more about OCHA's activities, please visit https://www.unocha.org/.