Chile

FAO capacita a mujeres para mejorar el acceso y elaboración de alimentos sanos e inocuos

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Arauco, mayo 9 de 2013.- El Proyecto FAO de apoyo a los pescadores artesanales y sus familias en la Comuna de Arauco, va directamente encaminado a mejorar la seguridad alimentaria a cerca de 500 emprendedoras de la zona.

"El proyecto FAO atiende en las caletas de Arauco a grupos de modestos productores y sus familias afectados por el maremoto de 2010. En particular a las mujeres recolectoras cuyas labores van desde la recolección de luche, hulte, cochayuyo, hasta la preparación y venta de empanadas de carapacho, y mariscos. Son productos populares y demandados. Por esta razón, FAO las entrena y capacita en el manejo adecuado de esos alimentos y les ayuda a comprender que en sus manos está la responsabilidad de la salud de centenares de personas. Además, permite mejorar la calidad y garantizar nuevos ingresos monetarios a esas familias", añade Selim Mohor, responsable del Proyecto.

"Las comunidades de pequeños productores de las caletas de Arauco y Yani deben utilizar su patrimonio de imagen y tradiciones culturales para invitar al consumidor a una nueva experiencia del gusto, esto ligado al conocimiento de buenas prácticas de higiene, garantiza el acceso a los alimentos de los productores, como de los consumidores de las áreas rurales y urbanas de la gente del mar y eleva su calidad de vida", señala Rodolfo Rivers, Oficial de Inocuidad y Calidad de los Alimentos de la Oficina Regional de la FAO.

De esta manera -añade Rivers- el crecimiento económico de la provincia de Arauco, debe lograrse con la participación de las comunidades más vulnerables, aumentando sus oportunidades de empleo y obtención de ingresos, siendo el papel de las mujeres fundamental para lograr este objetivo.

Trabajando en pos de la seguridad

La realización de los talleres estuvo a cargo del Oficial de Inocuidad y Calidad de los Alimentos de la Oficina Regional de la FAO, Rodolfo Rivers, en conjunto con el consultor Diego Varela.

"En este taller, además tuvimos la oportunidad de hablar sobre la importancia que tiene la innovación como motor de crecimiento y desarrollo. Conversamos con las manipuladoras de alimentos la relevancia que tiene darle valor agregado a sus productos creando nuevas formas de servicio, nuevas presentaciones para las comidas preparadas y nuevos productos usando materia prima local. La recepción fue muy buena y se vio un gran entusiasmo por empezar a innovar en la oferta culinaria local", dijo Varela

Además, en las capacitaciones participaron las sociólogas Claudia Meza y Gabriela Peters.

"Este tipo de actividades son las que permiten que las mujeres vayan tomando conciencia de la responsabilidad que tienen en la manipulación de alimentos, especialmente porque la mayoría realiza actividades relacionadas con alimentos que van más allá de su rol de dueñas de casa", indicó la consultora FAO, Claudia Meza, durante la actividad.

A las asistentes a los talleres se les entregó, como apoyo, el manual: "Buenas prácticas de higiene en la preparación y venta de los alimentos en la vía pública en América Latina y el Caribe", elaborada por el equipo de Inocuidad de la Oficina Regional de la FAO. Adicionalmente, se les hizo entrega de piezas de la campaña comunicacional "Come Sano" y de termómetros para monitoreo de cadena de frio.