La adolescencia: Una época de oportunidades

Report
from UN Children's Fund
Published on 09 Feb 2011 View Original
Estado Mundial de la Infancia 2011

Prefacio

El año pasado, una joven mujer electrizó a los participantes en una consulta de las Naciones Unidas sobre cambio climático, que se llevó a cabo en Bonn, formulándoles la siguiente pregunta: "¿Qué edad tendrán ustedes en 2050?"

Todos los presentes aplaudieron. Al día siguiente, cientos de delegados lucieron camisetas impresas con esa pregunta, incluyendo al Presidente, quien admitió que, en 2050, tendrá 110 años y probablemente no verá los resultados de nuestra pasividad. El mensaje de la joven mujer fue claro: la clase de mundo en el cual ella vivirá algún día dependerá de aquellos que lo hereden y de aquellos que lo dejen como legado.

El Estado Mundial de la Infancia de 2011 se hace eco de esta reflexión fundamental. Hoy en día, 1.200 millones de adolescentes se encuentran en la encrucijada entre la infancia y el mundo adulto. Nueve de cada 10 viven en el mundo en desarrollo y afrontan grandes dificultades -desde acceder a la enseñanza hasta, sencillamente, permanecer con vida- que son incluso mayores para las niñas y las mujeres jóvenes.

En el marco de los esfuerzos mundiales para salvar vidas infantiles, se habla poco sobre la adolescencia. Dada la magnitud de los peligros que pesan sobre los niños y las niñas menores de 5 años, tiene sentido invertir en ellos; además, la atención que se ha prestado a este sector de la población ha producido resultados sorprendentes. En el transcurso de los últimos 20 años, el número de niños y niñas menores de 5 años que mueren todos los días por causas prevenibles se ha reducido en una tercera parte: de 34.000 en 1990 a cerca de 22.000 en 2009.

Pero debemos tener en cuenta una situación como la del Brasil, donde el número de muertes infantiles se redujo en más de 26.000 entre 1998 y 2008, aun cuando, en la misma década, 81.000 adolescentes entre los 15 y los 19 años fueron asesinados. Desde luego, es muy triste salvar niños en su primera década de vida sabiendo que muchos morirán en la segunda.

El presente informe da cuenta, con dolorosa claridad, de los peligros que encaran los niños y niñas adolescentes: los traumatismos que cobran 400.000 vidas todos los años; los embarazos y partos a temprana edad, una de las principales causas de mortalidad entre las niñas adolescentes; las presiones que impiden a 70 millones de adolescentes asistir a la escuela; la explotación, los conflictos violentos y las peores formas de abuso a manos de los adultos.

También examina los riesgos que conllevan las nuevas tendencias; por ejemplo, el cambio climático, cuyos efectos en muchos países en desarrollo ya están socavando el bienestar de incontables adolescentes; y la situación laboral, marcada por una tremenda falta de oportunidades de empleo para la gente joven, especialmente en los países pobres.

La adolescencia no es solamente una etapa de vulnerabilidad; también es una época llena de oportunidades, sobre todo para las niñas. Sabemos que cuanta más educación reciban las niñas, más probable es que retrasen el matrimonio y la maternidad, y que sus hijos gocen de mejor salud y educación. Proporcionar a los jóvenes las herramientas que necesitan para mejorar sus vidas, y motivarlos a participar en las iniciativas que buscan mejores condiciones para sus comunidades, equivale a invertir en el fortalecimiento de sus sociedades.

Por medio de numerosos ejemplos, el Estado Mundial de la Infancia 2011 deja claro que es posible alcanzar progresos sostenibles. Sobre la base de investigaciones recientes, también muestra que podemos avanzar de una manera más rápida y rentable, centrándonos, ante todo, en los niños y niñas más pobres de los lugares menos accesibles. Esta atención especial a la equidad ayudará a todos los niños, incluyendo a los adolescentes.

Es evidente que debemos redoblar nuestros esfuerzos. En este momento, en África, una niña adolescente sopesa los sacrificios que debe hacer para permanecer en la escuela. Un muchacho intenta, desesperadamente, evitar que un grupo armado lo reclute por la fuerza. En Asia meridional, una joven embarazada espera, con terror, el día en que dará a luz a su bebé sin ayuda alguna.

Al igual que millones de personas, la joven mujer que formuló la pregunta en Bonn no espera solamente una respuesta, sino hechos concretos. Por parte de todos nosotros.

Anthony Lake
Director Ejecutivo, UNICEF