Bolivia

Lluvias y granizada afectan a 65 familias y anegan 25 has de cultivos

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Cochabamba, 25 ene (ABI).- Cerca de 65 familias afectadas y 25 hectáreas de cultivos anegadas dejaron las recientes lluvias registradas en los municipios de Quillacollo, Colcapirhua y Cliza y una granizada en la región de Pojo, de acuerdo con un reporte presentado el miércoles por la Unidad de Riesgos de la Gobernación de Cochabamba.

"En el nivel departamental, manejamos entre 30 y 35 familias afectadas por las crecidas de ríos o los rebalses de sistemas de riego, pero la situación está bajo control. El 90% por ciento de las parcelas inundadas son maizales y alfares", manifestó el responsable de esa repartición, Fernando Fernández.

Mencionó que la cifra de personas perjudicadas aumentó por una granizada que cayó el pasado martes en el municipio de Pojo, donde se informó que habría 30 grupos familiares perjudicados y una declaratoria de emergencia por la Alcaldía local.

La autoridad regional estableció que el municipio de Colcapirhua fue afectado en los sectores de Esquilán Alto y Bajo y Ladrilleras por el rebalse de un sistema de riego, lo que hizo que el agua ingrese a cultivos.

En el caso de Quillacollo, Fernández manifestó que en ese municipio se registró el rebalse del Río Rocha, puesto que en el sector denominado Pico de Loro se cruza con el afluente Tacata y la estructura de contención no pudo resistir la cantidad de agua en curso.

"Además, algunos compañeros regantes habían perforado el talud del río para regar sus parcelas, eso no estaba bien tapado y hubo filtraciones", añadió.

Las áreas más afectadas por las lluvias fueron Sapenco y los barrios Manco y Canillita, en el Distrito 3, con algunas casas anegadas, cuyos vecinos bloquearon el miércoles por algunas horas el kilómetro 11 de la avenida Blanco Galindo para demandar cooperación edilicia.

Por otro lado, Fernández dijo que en Cliza colapsó un sistema de riego y que se toma previsiones porque casi en la frontera con Tolata es construido un atajado grande que se llenó con agua y están en riesgo sus laterales.

Mencionó que se tiene previsto abrir un boquete en la estructura para que libere poco a poco la cantidad de líquido y con ello evitar que haya problemas posteriores.

Un informe preliminar determinó que en el sector afectado se anegaron varias hectáreas de maizales y alfares, porque una considerable cantidad de agua rebotó del atajado en construcción con rumbo hacia las parcelas.

Wsg/cc ABI