Bolivia

Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre las actividades de su oficina en el Estado Plurinacional de Bolivia (A/HRC/16/20/Add.2)

Sources
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Consejo de Derechos Humanos

16.º período de sesiones

Tema 2 de la agenda

Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos e informes de la Oficina del Alto Comisionado y del Secretario General

Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Adición

Resumen

Durante 2010 se registraron en el Estado Plurinacional de Bolivia notables avances en el desarrollo legislativo para implementar la amplia esfera de derechos humanos reconocidos en la Constitución, así como importantes reformas legales, políticas e institucionales dirigidas a poner fin a la discriminación y la exclusión histórica de los pueblos indígenas, de los afrobolivianos y otros grupos vulnerables.

En cuanto a los pueblos indígenas, se apreciaron importantes progresos en el ámbito de sus derechos políticos y de su representación, al igual que en el afianzamiento de las autonomías indígenas. El derecho a la consulta tuvo un papel significativo en el proceso de elaboración del anteproyecto de ley de deslinde jurisdiccional, pero no se aplicó o se aplicó solo parcialmente con respecto a otras medidas legislativas y administrativas susceptibles de afectar los intereses de los pueblos indígenas. La situación del pueblo guaraní continuó siendo motivo de preocupación.

En un contexto social todavía caracterizado por frecuentes manifestaciones de racismo, discriminación e intolerancia, especialmente en contra de personas de origen indígena y afrodescendiente y de las mujeres, se promulgó la Ley contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación, que representa un importante e histórico avance en la lucha contra el racismo y la discriminación y responde a varias recomendaciones internacionales en este sentido. Dicha Ley establece los lineamientos de una sólida política pública en la materia. Sin embargo, prevé algunas restricciones a la libertad de expresión y de prensa que deben ser adecuadamente definidas de conformidad con los estándares internacionales.

Indicadores de derechos económicos, sociales y culturales, tales como la asistencia escolar y el índice de pobreza extrema, registraron ciertas mejoras.

A pesar de las reformas llevadas a cabo y la adopción de legislación para abordar problemas históricos que afectan la administración de justicia, ésta continuó afectada por una crisis estructural que precede al actual gobierno, siendo susceptible a presiones políticas y económicas y a un acceso a la justicia insuficiente. La transición hacia los nuevos tribunales superiores, cuyos magistrados serán electos, por primera vez en la historia del Estado Plurinacional de Bolivia, por sufragio popular, no se realizó en el plazo inicialmente establecido por ley. Los juicios por graves violaciones de los derechos humanos evidenciaron avances, pero siguió alta la impunidad tanto en casos recientes como del pasado.

Se reportaron algunos casos de muertes, tortura y otros tratos inhumanos crueles o degradantes, cuya responsabilidad fue atribuida, en su mayoría, a miembros de la Policía.

En el presente informe, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos también expresa preocupación por la violencia contra las mujeres, y aborda el fenómeno de los linchamientos, los derechos de las personas privadas de su libertad, los derechos de las víctimas de violaciones de derechos humanos durante gobiernos inconstitucionales y la situación de los defensores de derechos humanos y periodistas.

También se detallan las principales actividades de la oficina del Alto Comisionado en el país e incluye diez recomendaciones prioritarias formuladas por la Alta Comisionada.