El compromiso de Brasil con los esfuerzos humanitarios asegura alimentos para los pobres en 35 países

Report
from World Food Programme
Published on 21 Aug 2012 View Original

BRASILIA –Brasil ha proporcionado más de 300,000 toneladas de productos alimenticios a 35 países a través del PMA desde el 2011 y sus contribuciones han incrementado de 1 millón de dólares en 2007 a 75 millones de dólares a la fecha, haciendo de esta nación suramericana uno de los mayores donantes del PMA, según funcionarios brasileños y del PMA.

En el Día Mundial Humanitario, el Ministro Milton Rondó, Coordinador General de las Acciones Internacionales contra el Hambre, del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, destacó el éxito de Brasil en reducir la desnutrición y sacar a más de 30 millones de la pobreza en la última década a través de la Estrategia Hambre Cero. Rondó señaló que el marco de la política social de Brasil ha sido el modelo para países en desarrollo y generado esfuerzos para promover la cooperación Sur-Sur.

“Después de haber renovado el compromiso de Brasil dos veces, es probable que las contribuciones continúen en 2012-2013. Países como Bolivia, el Congo, Etiopía, Gambia, Honduras, Uganda, Mozambique, Níger, Senegal y Zimbabue se espera que reciban alrededor de 90,000 toneladas de arroz hasta finales de año”, dijo Rondó.

Brasil ha estado desempeñando un papel cada vez más importante en asistencia humanitaria entrando a acuerdos, a través de los cuales Brasil proporciona comida y otros países cubren el transporte y la distribución de costos. El valor total de las actividades de estos acuerdos ha sumado cerca de 300 millones de dólares. De éste total, 140 millones de dólares es el valor de contribuciones en especie alimentarias programado a operaciones del PMA y 160 millones de dólares representan costos asociados.

Impacto

En Haití, más de 24,000 toneladas de arroz brasileño y frijoles fueron distribuidos a poblaciones post-emergencia como un acto de solidaridad y apoyo al pueblo haitiano. Los costos asociados a la distribución fueron cubiertos por España.

En El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, alimentos en especie has sido distribuidos a través de las comidas escolares del PMA y los proyectos alimentos por trabajo con ayuda en efectivo de Australia.

Más de 65,000 toneladas de maíz y frijoles han llegado a las poblaciones más vulnerables en el Cuerno de África desde que la hambruna fue declarada en Somalia en julio de 2011.

En la región del Sahel en el África Occidental, azotada por la sequía, más de 32,000 toneladas de arroz brasileño están en movimiento, gracias al apoyo de ECHO y otros fondos.

En Honduras, donde una tormenta tropical devastó a una comunidad en la región del sur, familias están reconstruyendo sus hogares a cambio de alimentos.

“Esto es un sueño hecho realidad”, dijo el hondureño Mariano Muñoz, quien recibió arroz brasileño y maíz como parte de su ración familiar. “Antes teníamos una casa pequeña, ahora estamos construyendo una más grande. Esto me hace sentir muy orgulloso [...] y es gracias a la ayuda que hemos recibido”.

El apoyo de Brasil al PMA va más alla de las contribuciones alimentarias

El Centro de Excelencia contra el Hambre del PMA se ha establecido en colaboración con el gobierno brasileño para asistir gobiernos seleccionados en África, Asia y América Latina en el desarrollo de soluciones sostenibles contra el hambre. El principal objetivo del Centro es jugar un papel crucial en facilitar el diálogo sobre políticas y aprendizaje Sur-Sur en torno a las comidas escolares, nutrición y programas de seguridad alimentaria.

“La asociacion entre Brasil y el PMA va más allá de la ayuda humanitaria. Además de donar comida para quienes tiene hambre, queremos donar los conocimientos técnicos y ayudar a construir la resiliencia”, dijo Daniel Balaban, Director del Centro de Excelencia.

"Los africanos compran para África"

Brasil ha ayudado a países africanos a impulsar la productividad agrícola y el desarrollo rural con el fin de lograr la seguridad alimentaria. El Programa PAA África es una iniciativa pionera que se extiende a la financiación para la compra de alimentos a Etiopía, Níger, Malawi, Mozambique y Senegal, con el objetivo de beneficiar a los pequeños agricultores y personas vulnerables. Lanzado en 2012 como una iniciativa conjunta del Gobierno del Brasil, el PMA y la FAO, se basa en la experiencia acumulada por Brasil en su propio programa de adquisición de alimentos (PAA).

“Experiencias en programas de alimentación escolar que compran comida de fuentes locales pueden enriquecer los debates entre Brasil y los gobiernos africanos en la promoción del derecho a la alimentación”, dice Balaban.