Bolivia

Discurso de Eduardo Rodriguez Veltze tras su posesion como Presidente Constitucional de Bolivia

Source
Posted
Originally published
Sucre, Casa de la Libertad, 9 de junio de 2005 - Señor Presidente del Congreso Nacional, señor Presidente de la Cámara de Diputados, miembros de la directiva, señores senadores y diputados, señores ministros de la Corte Suprema de Justicia, bolivianos y bolivianas:

Concurro a este acto en cumplimiento de un deber constitucional que me ha traído a esta posición como un juez de la rep=FAblica que debe cumplir un mandato constitucional.

Lo hago imbuido del mejor sentido no solamente de responsabilidad patriótica sino convencido de que la democracia y el sentido de unión y paz es el mejor destino para los bolivianos.

Por eso, mis primeras reflexiones quiero dirigirlas a todos mis compatriotas, aquellos bolivianos y bolivianas, particularmente a quienes en este as =FAltimas jornadas, han expresado protestas, sacrificios, han sufrido las consecuencias de ellas, a todos aquellos que sienten que Bolivia, como lo decían los presidentes de las cámaras, es una sola.

Yo quiero, desde el fondo de mi corazón, decirles, que cuando conversaba con mis hijos o con jóvenes, veía una enorme desesperanza en el futuro, porque no estábamos siendo capaces de darle, sobre todo, a quienes nos van a seguir en las próximas generaciones y a quienes nos debemos, un país más ordenado.

Se trata de un sentimiento que creo que como lo ha dicho don Hormando Vaca Diez, talvez unos demonios se encargaron de desordenarlo, pero aquí estamos, talvez con la ayuda no de demonios sino de ángeles o talvez de otro tipo de bendiciones, podamos superarlas.

Estoy convencido también de que mi mandato tiene que ver con una renovación del sistema. Estoy convencido de que las expresiones de descontento no son sólo de la semana pasada, de octubre, de abril, o de atrás.

Son talvez, producto de aquella capacidad de fortalecer un sistema democrático que gracias a Dios vive el periodo más largo, sostenible desde la historia de la Rep=FAblica.

Vivimos más de 20 años con democracia sostenida con grandes dificultades, si, con problemas como los que estamos viviendo estos días, si. Pero creo que en la dificultad, en el tropiezo, está la virtud para no volver a tropezar.

Por eso estoy convencido que una de mis atribuciones, una de mis capacidades, será convocar a ese proceso electoral, donde se transforme, se renueve la representación ciudadana para que este Congreso que como lo ha destacado el presidente de la Cámara de Diputados, siga agregando a una construcción democrática, más justa, mas equitativa.

No cabe duda que el Congreso de la Rep=FAblica de Bolivia en estos =FAltimos 20 años o un poco más, ha dado los pasos más trascendentales en la historia democrática del país, como también creo, lo ha hecho la judicatura.

Talvez, como nunca antes, en estos =FAltimos 20 años, el Congreso ha sido más diverso en su representación, como por ejemplo y paralelamente y gracias a este Congreso, la judicatura también ha sido capaz de renovarse y encaminar un sistema judicial más independiente, más íntegro y con una capacidad de tener una justicia para todos.

Pero nos queda mucho por andar, en estas reflexiones, yo recuerdo lo que un extraordinario latinoamericano, don Octavio Paz, nos señalaba que una de las grandes incapacidades de la democracia es correlativa a la incapacidad, a la autocrítica.

Creo que una de las virtudes del proceso democrático y particularmente del Congreso y en su caso del Poder Ejecutivo, es hacer de la crítica, la autocrítica, una capacidad permanente para no tropezarnos más.

Pero también nos decía este extraordinario pensador que además de esa capacidad de autocrítica, nuestras democracias estaban la incapacidad de mirar a la otredad, a aquellos excluidos, aquella gente que fue permanentemente separada de las consideraciones tradicionales.

Creo, estoy convencido, de que Bolivia merece mejores días, y podemos ofrecer a nuestros hijos, a nuestros menores, a quienes van a a ser los herederos de la rep=FAblica, mejores días.

Quiero cumplir como un juez de la Rep=FAblica un mandato breve con la asistencia, la ayuda del Congreso y tomo la palabra de su presidente y el ánimo y la buena voluntad de todos ustedes para que seamos capaces de mirara adelante.

Quiero pedir y vuelvo nuevamente a pedir, a insistir a todos los bolivianos que están en situaciones de dificultad, en situaciones de ejercer un derecho de protesta, de pedir, exigir, e insistir en cambios que construyamos juntos una capacidad de hacerlo, de hacerlo talvez en paz, en un gran acuerdo nacional que nos permita abordar con convicciones firmes, con posibilidades reales, aquellos grandes desafíos.

Este Congreso, como bien lo han anotado, ha dado un paso extraordinario al ejercer el poder constituyente derivado y establecer nuevas formas de renovar nuestra capacidad democrática introduciendo el referéndum, la asamblea constituyente y otros institutos.

Seamos capaces de articularlos, de llevarlos a términos reales, a términos de ejecución concreta, en plazos previsibles. Las autonomías, las reivindicaciones regionales merecen similar atención.

Convengo plenamente con el presidente del Congreso que bolivianos somos todos, seamos capaces de conjugar, de hacer ecuaciones factibles, donde nos podamos sentir todos más bolivianos todavía.

Y también seamos capaces de abordar el tema de los hidrocarburos, de su efectiva pertenencia a la Rep=FAblica de Bolivia. La Constitución dice que los hidrocarburos son del dominio originario del estado, nada a cambiado, lo que ha cambiado, es la forma de administrarlos.

Y es este el Congreso, el Poder Legislativo el que deberá ser capaz, en esta oportunidad o en su capacidad renovada luego de un proceso electoral, o cuando sea el momento más oportuno en que se resuelvan todas las dificultades para hacer efectivo ese principio constitucional y la mejor manera de recuperar aquello que la naturaleza y Dios, dio a este país.

Quiero que tengan los bolivianos la convicción de que mi paso excepcional por la Primera Magistratura del país velará porque sigamos trabajando juntos.

No me anima ning=FAn propósito de orden político, partidario, personal, en torno a la Primera Magistratura. Insisto, soy miembro de la Corte Suprema, pretendo seguir siéndolo y ejercer mi labor de servicio p=FAblico hasta donde me toque cumplir.

Invoco su cooperación, invoco al pueblo boliviano la capacidad de reencontrarnos, reencontrarnos solidariamente, de encontrar en el día de mañana, la posibilidad de darnos la mano nuevamente en paz y ser capaces de volver a cantar himnos de paz y de unión, todos juntos.

Que Dios nos acompañe, ABI