Bolivia

Bolivia: Lluvias reducen incendios que arrasan millones de hectáreas

Un informe de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Tierras y Bosques señala que los focos de incendio bajaron de más de 35.300 el pasado sábado a 34.700 el lunes.

El sábado se registraron 1.035 nuevos incendios, cifra que bajó a 548 el domingo y a sólo 379 el lunes.

La jefa de Pronósticos del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología, Marisol Portugal, dijo a Efe que el domingo llegó a Bolivia un frente frío con lluvias y tormentas eléctricas en las regiones más afectadas por el fuego -Pando, Beni y Santa Cruz-, lo que permitió que se disipase el humo en esas zonas.

Agregó que para este miércoles se espera un nuevo frente frío que también dejará lluvias en varias regiones.

En esta época del año, los campesinos e indígenas bolivianos realizan una práctica ancestral llamada "chaqueo", consistente en prender fuego para limpiar sus campos, ampliar la frontera agrícola y convertir bosques en pastizales.

El humo ocasionó en las =FAltimas semanas la suspensión temporal de operaciones en varios aeropuertos y afectó la salud de muchos bolivianos.

Pese a las lluvias, autoridades citadas por medios locales se declaran preocupadas a=FAn, porque septiembre es la "época dura" de los "chaqueos", y temen que se alcance la cifra registrada en 2004, cuando los incendios devastaron seis millones de hectáreas.

Tres ingenieros forestales enviados por el Gobierno de Chile ayudan a Bolivia a diseñar y poner en marcha un plan contra el avance del fuego y se espera la llegada de expertos argentinos.

BENI

Durante seis horas una torrencial lluvia cayó en distintas localidades del departamento del Beni, sofocando incendios y disipando la densa humareda; sin embargo, también trajo consigo una amenaza para los peces, por las cenizas que la precipitación arrastró a los ríos.

La lluvia cayó desde la madrugada del lunes 30, entre las 04:30 horas y las 10:00 horas en los municipios de Trinidad, Rurrenabaque, San Borja, San Ignacio de Moxos, Magdalena y Riberalta, entre otros.

Con la tempestad, la mayoría de los incendios fue sofocada en distintas provincias del departamento, aseguró a Onda Local, el director del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología, Senamhi, Luís Fhillip.

Sin embargo, con la lluvia, las cenizas de los incendios llegarán hasta los ríos ocasionando la contaminación de los afluentes y poniendo en riesgo a los peces, explicó Fhillip.

"En las zonas donde cayó la lluvia (ésta) arrastra las cenizas a los arroyos y los peces está en riesgo de mortandad, murieron hace poco por hipotermia (con las bajas temperaturas) y ahora (pueden morir) por contaminación por cenizas", dijo.

Entre tanto, algunas calles de Trinidad se inundaron y el agua ingresó a algunas viviendas. Por lo que se mantiene la alerta roja en el departamento.

Hasta la pasada semana, el Centro de Operaciones de Emergencia, COE, registró 1. 437 focos de calor y 50 viviendas y sembradíos arrasados por el fuego ocasionado por los chaqueos en comunidades rurales.