Violencia, descontrol e inseguridad profundizan el conflicto electoral en Bolivia

Report
from Voice of America
Published on 07 Nov 2019 View Original

Fabiola Chambi

LA PAZ, BOLIVIA — Una jornada de violencia y descontrol se registró en varias ciudades de Bolivia dejando a una persona muerta y al menos 90 heridos, tras los enfrentamientos entre seguidores del presidente Evo Morales y ciudadanos que mantienen bloqueos como medida de presión para exigir su renuncia.

La muerte de Limber Guzmán Vázques, de 20 años, en Cochabamba, es la tercera de este conflicto que se detonó ante las denuncias de presunto fraude electoral en los comicios del pasado 20 de octubre.

El candidato a la Presidencia y líder opositor por Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, lamentó los hechos de violencia.

"Creo que se trata de un momento muy duro pero no hay que aflojar, y es muy importante que ustedes bajo el liderazgo de quienes están en la coordinación de la tarea de mantenerse en moviliación permanente, midan la acción y midan la reacción", dijo Mesa.

La posición de Morales

El presidente Evo Morales, a través de su cuenta de Twitter, llamó a la pacificación del país y lamentó el deceso de Limbert Guzmán, a quien consideró una "víctima inocente de la violencia promovida por grupos políticos".

El gobierno de Morales ha dicho en la OEA que se intenta desestabilizar el país. Morales ha convocado a sus bases para que enfrenten lo que cataloga como un intento de la oposición por llevar al país "al neoliberalismo, al militarismo y (a la época de los) golpes de Estado".

Los enfrentamientos del miércoles se dieron en medio de fuertes críticas de la población a la policía, a cuyos agentes le exigen garantizar la seguridad.

"Nos han dejado solos, nos dan la espalda", dijo a la Voz de América una manifestante el miércoles, en alusión al accionar policial.

Sigue la presión del comité cívico de Santa Cruz

El presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, prevé entregarle el jueves a Evo Morales una carta de renuncia, para que el presidente la firme.

Este sería su segundo intento. Esta semana fue impedido salir del mismo aeropuerto y enviado por la policía en una avioneta hacia Santa Cruz, después que simpatizantes de Morales no permitieron que saliera de la terminal aérea.

Previo a la salida de Camacho hacia Santa Cruz, se reportaron enfrentamientos entre los que siguen a Morales y los que respaldan la petición de renuncia.

Está en curso una auditoría de la OEA, que fue organizada por Morales pero que la oposición no contempla, alegando que no fueron tenidos en cuenta. La auditoría tiene carácter vinculante, y Morales ha dicho que iría a segunda vuelta si se prueba que hubo fraude.

El candidato presidencial Carlos Mesa ha pedido nuevas elecciones.

Bolivia lleva 16 días sumergida en un paro nacional indefinido con movilizaciones y bloqueos en todo el país.