Bolivia + 7 more

Respuesta ante la crisis del COVID-19 en América Latina y el Caribe (LAC), Boletín 2 - agosto 2020

Format
Situation Report
Source
Posted
Originally published

Attachments

COOPI – Cooperazione Internazionale, basándose en sus más de cinco décadas de experiencia en respuesta humanitaria, y en particular en agua y saneamiento, asistencia y seguridad alimentaria, protección, nutrición, DRR y medios de vida, está respondiendo a la crisis causada por la pandemia del COVID-19 a nivel global.

COVID - 19 EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE (LAC)

Hasta el 4 de agosto en Sudamérica se sumaban 4,4 millones de casos de COVID-19, con un incremento de 4 millones en poco más de 3 meses y 300.000 casos en Centroamérica y el Caribe, con un incremento de 280.000 casos en un trimestre. En los 8 países donde opera COOPI (Bolivia, Colombia, Ecuador, Guatemala, Haiti, Paraguay, Perú y Venezuela), los casos suman 1.046.000 y crecen más rapidamente sobre todo en Perú, Colombia y Bolivia. No obstante, estos son los dos países donde más muestras se están realizando. Es muy dicifil estimar el volumen real de infección, sobre todo en Haiti y Venezuela.

RESPUESTA COOPI ANTE EL COVID-19 EN LAC

Ajuste de las operaciones y continuidad

COOPI continua sus operaciones en los 31 países donde interviene, incluyendo los 8 en la región LAC. Se han realizado Planes de Contingencia específicos para cada país, que se actualizan según necesidad, y se están tomando las medidas correspondientes para proteger la salud del equipo y la de las y los beneficiarias/os, respetando las medidas promovidas por los Gobiernos nacionales y trabajando en remoto en la totalidad de los casos.

No obstante, el compromiso de COOPI hacía las y los beneficiarias/os y los Gobiernos de los países donde trabaja sigue: por ello, la organización ofrece sus competencias como actor listo a activarse para la respuesta, complementando y apoyando las acciones que se desarrollarán, basandose en sus áreas de especialización y en una estrecha coordinación con los Gobiernos nacionales y las oficinas nacionales de las Naciones Unidas.

COOPI, basandose en las disposiciones del Gobierno nacional, sus procedimientos y SOP, busca el justo equilibrio entre los principios de “stay and deliver” y “do not harm”, considerando con atención las acciones que puedan suponer movilización de equipo y un riesgo de poder inadvertidamente propagar el virus.

Objetivo de la respuesta y sectores de intervención

En todo caso, nuestra prioridad principal es no hacer daño. Los riesgos de realizar actividades deben contrastarse cuidadosamente con los riesgos de detenerlas, y las decisiones deben documentarse oportunamente. Si las acciones pueden continuar remotamente, virtualmente, o pausarse temporalmente, esto debería convertirse en la prioridad para garantizar la seguridad del personal, socios, beneficiarios, participantes y solicitantes de estatus de refugiado, refugiados, comunidad LGBTIQ+ o personas que viven con VIH, en el contexto de la pandemia actual.

Por ello, se necesitan fondos flexibles y de rápida consecución. A la vez, basándose en su larga experiencia en RRD, COOPI se enfoca en la resiliencia de las comunidades con quién trabaja, y por ello, en construir soluciones duraderas para la población.

Igualmente, COOPI entiende que esta crisis tendrá secuelas de larga duración a nivel económico y social, y por ello pone a disposición también su experiencia en integración y desarrollo socio-económico.