Bolivia

Recuperar y revitalizar la educación para la generación COVID-19: Día Internacional de la Educación 2021

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original
© UNICEF Bolivia/2020/Arana

21 Enero 2021

El próximo 24 de enero de 2021 se celebra el Día Internacional de la Educación bajo la consigna: Recuperar y revitalizar la educación para la generación COVID-19. Este año la fecha llega bajo la sombra de la pandemia del COVID-19 que condujo a una interrupción mundial del aprendizaje en una escala y gravedad sin precedentes.

El cierre de escuelas, universidades y otras instituciones de aprendizaje, así como la interrupción de muchos programas de alfabetización y aprendizaje permanente, ha afectado la vida de 1.600 millones de estudiantes en más de 190 países. En Bolivia 2.870.794 niños, niñas y adolescentes fueron afectados.

Los gobiernos se movilizaron rápidamente para ofrecer soluciones alternativas, pero al menos un tercio de los estudiantes del mundo no pudieron acceder al aprendizaje remoto. Y, lamentablemente el fantasma de la interrupción de la educación sigue presente.

La pandemia ha amplificado las desigualdades sociales, económicas y digitales, poniendo a una generación en riesgo de una catástrofe de aprendizaje como señala la Directora Ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, en su última declaración pública: “La capacidad de los niños de leer, escribir y realizar operaciones matemáticas básicas se ha deteriorado, y las habilidades que necesitan para salir adelante en la economía del siglo XXI han disminuido. Su salud, su desarrollo, su seguridad y su bienestar están en peligro. Los niños más vulnerables sufrirán las peores consecuencias”.

El Secretario General de las Naciones Unidas en su Informe de Política sobre Educación y COVID-19, ha destacado la importancia de la educación para toda sociedad, como bien público común y base de cohesión social, bienestar y oportunidades.

Al mismo tiempo, la pandemia ha puesto la atención en la necesidad de hacer que los sistemas educativos sean más resilientes a las crisis y más inclusivos, flexibles y sostenibles. También ha demostrado la capacidad de los sistemas para innovar, ampliando las fronteras de las posibilidades de aprendizaje; el emprendimiento de los maestros para asegurar la continuidad del aprendizaje; y destacó el inmenso valor que la educación tiene para los estudiantes, las familias y las comunidades.

La educación como derecho de todos los niños, niñas y adolescentes puede reanudarse sobre la base de:

  1. Tomar todas las medidas posibles para reabrir las escuelas de manera segura e inclusiva.

  2. Apoyar a todos los maestros como trabajadores esenciales de primera línea y priorizar su formación y desarrollo profesional.

  3. Invertir en el desarrollo de competencias para la recuperación inclusiva.

  4. Reducir la brecha digital que ha impedido que los estudiantes accedan a la educación durante el cierre de escuelas.

  5. Proteger, si no aumentar los presupuestos de educación, garantizar que los paquetes de estímulo como por ejemplo el Bono Juancito Pinto, apoyen las medidas para mitigar las pérdidas de aprendizaje y retornar a los más vulnerables al sistema educativo.

La educación debe estar en el centro de la recuperación y la transformación hacia una sociedad más inclusiva, segura y sostenible. Ahora es cuando se debe invertir en la educación porque es un vehículo para fomentar la justicia social, la paz, el respeto a la diversidad, los derechos humanos y los valores democráticos.