RMRP 2020 - El Caribe

Report
from R4V
Published on 13 Nov 2019 View Original

Prioridades estratégicas de la respuesta

Proporcionar y mejorar el acceso seguro y digno a bienes esenciales y servicios críticos en sinergia con la asistencia para el desarrollo sostenible.

Fortalecer la prevención, mitigación y respuesta a riesgos de protección, acceso a derechos, en particular de aquellos con necesidades específicas.

Aumentar la resiliencia y las oportunidades de integración.

Esto se logrará mediante la promoción, el desarrollo de capacidades, la provisión de asistencia directa y las intervenciones comunitarias. Los programas abarcarán varios sectores, como refugio, artículos no alimentarios, nutrición, seguridad alimentaria, WASH, salud, educación, protección e integración.

Situación

Cinco países de la subregión han acogido a un número significativo de refugiados y migrantes de Venezuela: Aruba, Curazao, República Dominicana, Guyana y Trinidad y Tobago.

Si bien los países del Caribe han otorgado un estatus regular a través de permisos de estadía y trabajo, algunos han introducido restricciones para que los venezolanos accedan a los territorios respectivos, lo que da como resultado opciones limitadas para que los venezolanos se beneficien de un estatus regular. Como resultado, muchos venezolanos ingresan de manera irregular en los países del Caribe, a menudo arriesgando sus vidas a través de peligrosos viajes en barco y expuestos a riesgos de tráfico de personas y/o contrabando. El acceso al asilo también sigue siendo limitado y hay reportes de casos de detención, deportación o no admisión sin acceso a un procedimiento de asilo en toda la subregión.

Las personas en situaciones migratorias irregulares enfrentan mayores amenazas y riesgos de protección y corren un mayor riesgo de explotación y abuso. A medida que crecen las vulnerabilidades, también se vuelven susceptibles de recurrir a mecanismos de afrontamiento negativos, incluyendo sexo de supervivencia Tomando en cuenta su pequeño tamaño/capacidad de absorción limitada, el creciente número de refugiados y migrantes de Venezuela ha tenido un impacto en las comunidades de acogida y en los servicios públicos.

Ante estos desafíos, los gobiernos de la subregión han trabajado cada vez más para identificar soluciones y responder a las necesidades de los refugiados, migrantes y comunidades de acogida vulnerables afectados por la situación en Venezuela. Dos países de la región han emprendido o establecido sistemas para el registro y la documentación de los venezolanos. Fortalecer el acceso a los servicios, en particular la educación y la salud, es una prioridad.